Valores de tensión arterial en personas mayores: normal, alta, baja y descompensada

Valores de tensión arterial en personas mayores

La llamada presión o tensión arterial es uno de indicadores del estado de salud más importantes, especialmente en personas mayores. Tener un control sobre ella puede evitar males mayores como un ataque al corazón o un derrame cerebral. En este artículo vamos a hacer un repaso sobre su naturaleza, los valores que definen la tensión baja alta o descompensada y los remedios para equilibrarla, especialmente en personas mayores.

Qué es la tensión arterial

Nuestro sistema circulatorio posee venas, las cuales se encargan de llevar la sangre al corazón, y arterias, responsables de llevar la sangre desde el corazón al resto del cuerpo. Pues bien, la fuerza con que el corazón envía sangre por las arterías se denomina presión o tensión arterial.

Esa tensión es la responsable de que nuestro cuerpo pueda alimentarse a través de la sangre, ya que ésta lleva oxígeno y nutrientes para permitir que músculos, órganos, piel y otras partes del cuerpo puedan funcionar. La sangre también se encarga de trasportar dióxido de carbono y desechos a los órganos para que estos los procesen y los expulsen.

Como se puede apreciar los cambios en la presión arterial tienen consecuencias inmediatas en la salud de cualquier persona, siendo las personas mayores a quienes más les afecta.

Cómo se mide la tensión arterial

La presión arterial es la fuerza que la sangre ejerce sobre las paredes de las arterías. Por esta razón, para medir la tensión se utilizan brazaletes que realizan una determinada presión sobre un brazo. Con esa presión y su posterior liberación se detecta el latido de las arterias y su fuerza.

Ahora bien, ¿por qué la medida de la tensión arterial tiene dos números? Porque se miden dos parámetros:

  • La tensión arterial cuando el corazón recibe la sangre o diastólica, y que se suele llamar la “baja”.
  • La tensión arterial cuando el corazón se contrae y bombea la sangre o sistólica, y que denominamos comúnmente «alta”

Otra pregunta muy común sobre este tema es el significado de resultados como tensión 11 7. Los valores corresponden a los milímetros de mercurio o mm Hg. Esta unidad de medida de la presión corresponde a la altura que la presión de la sangre elevaría una columna de mercurio. Es decir, si la sangre estuviera rodeada por estas columnas en lugar de arterías, una tensión de 10 7 significa que el plasma elevaría la columna de mercurio 10 mm cuando el corazón está comprimido y 7 mm en reposo.

¿Cuál es la tensión normal?: tensión arterial valores por edades

La tensión normal en adulto (20-60 años) es de 12 8. Es decir, si cualquiera de los valores sube o baja de esos números, estaríamos hablando de tensión alta o hipertensión, baja o hipotensión, o presión arterial descompensada.

Aun así, estos valores estándares cambian, especialmente en personas mayores. De hecho, si se consulta una tabla de tensión arterial por edades, se puede comprobar que en edades entre 65 y 79, la tensión arterial normal sube. Así, una tensión 13 8 o 14 9 podría considerarse una presión arterial normal. Más abajo nos extenderemos un poco más sobre este tema.

¿Qué produce la tensión alta, baja o descompensada? Lo analizamos a continuación.

Valores tensión baja o hipotensión por edades y causas

Si se padece presión arterial baja, la principal consecuencia es que el flujo sanguíneo es más lento y el cuerpo recibirá menos sangre de lo normal, lo cual puede derivar en algunos problemas de salud que veremos más más abajo.

Tensión baja valores por edades

Al igual que ocurre con la presión arterial normal, también hay estipulados unos valores estándar para la tensión baja. Si hablamos de adultos menores de 60 años, una tensión 9 7 ya es considerada baja. ¿Por qué valores superiores como una tensión arterial 11 7 no? Porque cada cuerpo es distinto y hay personas que, por su naturaleza o edad, van reduciendo la presión arterial, como es el caso de la pérdida natural de musculación del corazón.

Por qué baja la tensión

Además de la mencionada degradación del corazón, hay otras razones que influyen en la bajada de la presión arterial. Algunas de las más comunes son:

  • Llevar una vida muy sedentaria.
  • Posición al dormir. Siempre es recomendable elevar la cabeza más que el resto del cuerpo al dormir.
  • Tomar medicamentos que bajan la tensión.
  • Padecer problemas respiratorios como asma o producidos por el consumo de tabaco.
  • En mujeres jóvenes, el embarazo puede ser causa de presión arterial baja.
  • Las enfermedades cardiacas también causan bajadas de tensión.
  • El hecho de no consumir suficiente agua al día.
  • Falta de nutrientes o anemia.

Las causas anteriores provocan una tensión baja “crónica” mientras que también existen bajadas de presión arterial agudas. Es decir, momentáneas o temporales. En personas sanas, una de las causas más comunes es levantarse con rapidez después de haber estado sentado o tumbado mucho tiempo, lo cual puede llevar a mareos. En cuanto a enfermedades que pueden bajar la tensión de forma temporal pero peligrosa para salud, una pequeña lista:

  • Infección en la sangre.
  • Reacciones alérgicas severas.
  • Pérdida de sangre en un accidente.
  • Deshidratación y golpe de calor.
  • Tomar medicamentos diuréticos.

En estos casos extremos se pueden dar valores de tensión baja 9/5. En casos así, los síntomas normales son mareos, vómitos y hasta la pérdida del conocimiento.

Cómo corregir la tensión baja

Existen medicamentos y complementos nutritivos para subir la tensión, tanto en casos crónicos como agudos. Sin embargo, los especialistas siempre recomiendan apostar el cambio de hábitos para ir regulando la tensión al alza y, muy importante, sin descompensación entre la “alta” y la “baja”. Algunos de esas recomendaciones son:

  • Siempre de forma moderada y tras consultar a un médico, aumentar la ingesta de sal sube la tensión.
  • Estar siempre hidratado.
  • Hacer pequeñas comidas y frecuentes al día: se recomiendan cinco diarias.
  • Hacer ejercicio moderado. En personas mayores, siempre bajo la tutela de un especialista.
  • Mantener una actividad mental adecuada también mejorar el riego sanguineo la subida de la tensión.

Por último en este apartado, es importante recordar que cuando las personas sufren tensión baja es importante corregirla lo antes posible. Ya hemos mencionado los síntomas de mareos y desmayos que se pueden sufrir. Lo cual, en personas mayores, puede derivar en caídas con lesiones importantes.

Valores tensión alta o hipertensión por edades y causas

A diferencia de la tensión baja -que también pueden sufrir personas jóvenes- la hipertensión es más propia de las personas mayores. Y es importante que esté muy vigilada porque los trastornos en la salud pueden ser muy graves, incluso producir la muerte.

Tensión baja valores por edades

Hasta más o menos los 60 años y tanto en hombres como en mujeres, superar una tensión 12 8 es considerada hipertensión. En cuanto a personas mayores de 60 años, como ya hemos dicho antes, es necesario superar valores de tensión 13 9 para hablar de presión arterial alta.

Mientras que la tensión baja reduce el flujo de sangre, la alta lo acelera generando otra serie de problemas de salud que también veremos luego.

Por qué sube la tensión

La edad es uno de los factores más importantes que influyen en la subida de la presión arterial. De hecho, se estima que en los países desarrollados, más de la mitad de la población ya en el lapso de la tercera edad sufre este problema. Este tipo de hipertensión es llamada “primaria” y se puede considerar una enfermedad degenerativa.

Las demás razones que implican una subida de tensión tienen que ver con hábitos adquiridos o enfermedades. A este tipo de hipertensión se la denomina “secundaria” y también puede afectar a personas menores de 65 años. Entre los hábitos causantes de tensión alta, los más comunes son:

  • Obesidad. Que provoca que se obstruyan las paredes de las arterias y, por lo tanto, suba la presión arterial.
  • Sedentarismo. Unido a la obesidad, puede ser fatal.
  • Disnea o apnea nocturna. La falta de la oxigenación en la sangre es un factor muy negativo para mantener una tensión adecuada.
  • Consumo excesivo de grasas.
  • Ser bebedor de alcohol o fumador.
  • Consumir drogas.
  • Sufrir de estrés.
  • Consumo excesivo de ciertos medicamentos como analgésicos o píldoras anticonceptivas, entre otros.
  • Exceso de sal (sodio) en las comidas.

En cuanto a las enfermedades que pueden derivar en la subida de la tensión, existen bastantes, pero las más graves son:

  • La diabetes puede aumentar el volumen intravascular.
  • Enfermedades relacionadas con los tiroides.
  • Enfermedades renales como las derivadas de la gota.
  • Ciertos tumores.
  • Enfermedades hormonales.

Además se dan casos de hipertensión congénita derivada de una malformación de los vasos sanguíneos que hacen que los aquejados sean propensos a padecer tensión alta durante toda su vida.

Cómo corregir la tensión alta

Superar una tensión 13 9 puede ser corregida de varias formas. Por supuesto, lo primero es detectar el problema lo antes posible para que no se cronifique. Esto se puede conseguir atendiendo a los síntomas. En el caso de la hipertensión, son bastante fáciles de detectar. Algunos ejemplos son los mareos, ver borroso, las palpitaciones en oídos, cansancio, hemorragias de nariz u hormigueo en extremidades.

Una vez diagnosticada la hipertensión, si se quiere corregir de forma rápida -se dan casos de valores críticos de tensión 180/120- para evitar algún problema de salud como aneurismas, infartos de miocardio, síndrome metabólico o problemas cognitivos, se pueden tomar ciertos medicamentos. En el caso de personas mayores o personas con hipertensión crónica, estos tratamientos pueden deber de seguirse toda la vida. En otras ocasiones, una vez bajan los valores sistólico y diastólico, con un cambio en los hábitos de vida el problema se puede corregir. Esos hábitos son:

  • Llevar una vida más activa y realizar ejercicio moderado.
  • Evitar las grasas, el alcohol y el tabaco.
  • Reducir el consumo de sal.
  • Descansar bien.
  • Reducir de peso.
  • En el caso de las personas mayores que tomen medicamentos, es muy importante revisar los medicamentos que toman para evitar los que suban la tensión.

Qué es y valores tensión descompensada

No es una afección tan clara como la hipertensión o la hipotensión y, básicamente, se detecta cuando hay poca diferencia entre tensión alta y baja, o mucha. Esto implica que la presión cuando el corazón envía sangre a las arterias es muy similar o demasiado distinta a la presión arterial cuando el corazón recibe sangre. Tampoco existe un rango fijo y se considera una tension descompensada 9/7 o, en casos generalmente puntuales y en personas mayores, cuando los valores sistólicos y asistólicos se alejan. Caso, por ejemplo, de una tensión 14 7, donde la alta está bien mientras que la baja no llega a valores normales.

Por qué se descompensa la tensión

En muchas ocasiones no hay razón para preocuparse. Por ejemplo cuando se realizan esfuerzos, la tensión sistólica sube y suele descompensarse con respecto a la diastólica. En el caso de que el esfuerzo sea demasiado grande, aparecen síntomas como la alteración de la visión, cierta sensación de mareo, palpitaciones o, incluso, ganas de vomitar. El problema viene cuando estos síntomas se producen sin hacer excesivos esfuerzos.

Cómo corregir la descompensación de la presión arterial

En el caso de tener una tensión descompensada en el valor sistólico o alto, mostramos algunas de las razones y las soluciones a tomar para equilibrarla:

  • Exceso de consumo de alcohol y tabaco. Ambas sustancias suben inmediatamente la tensión tras la ingesta. Es muy recomendable dejar estos hábitos.
  • Exceso en la dieta de grasas, sal y bebidas excitantes como café. En resumen, evitar la obesidad o sobrepeso.
  • Cuidar mucho la medicación que se toma. La automedicación genera en muchos casos descompensación en la tensión. Un ejemplo es el abuso antiinflamatorios, paracetamol y otros medicamentos para paliar el dolor.

Si se padece de tensión baja y se quiere evitar una bajada de la misma con las consecuencias que eso implica, es recomendable seguir estas indicaciones:

  • Realizar ejercicio de forma regular. Como hemos dicho anteriormente, el deporte sube la tensión arterial.
  • Aumentar el consumo de sal.
  • Beber al menos dos litros de agua al día. Esto ayuda enormemente al funcionamiento del cuerpo.
  • Para casos crónicos, muchas personas utilizan medias de compresión en las piernas para conseguir que la sangre circule algo más hacia arriba y aumentar así la presión arterial.

Aunque en todos los casos de problemas con la tensión es esencial consultar a médicos, cuando la presión está descompensada es todavía más importante. La razón es que volver a valores normales puede ser más complejo y el propio diagnóstico sólo es accesible para profesionales.

Recibe CVs de cuidadores profesionales gratis

¿Crees que un ser querido podría necesitar que le echen una mano, o a alguien que le escuche y entretenga cuando tú no puedes estar con él?

¡Nos encantaría ayudarte! Beeping te pondrá en contacto con un cuidador profesional verificado y con experiencia. SIN COSTES INICIALES.

Buen estado de salud en valores anormales

Hay excepciones a la regla, lo que implica que hay que personas que pueden tener valores sistólicos y diastólicos irregulares y estar perfectamente de salud. A continuación dos ejemplos:

Tensión 9/7

Está considerada una presión arterial baja o hipotensión en ambos valores. Sin embargo, hay personas que no presentan los síntomas típicos de la hipotensión como los mareos. Es cierto que bajar de esos valores es preocupante, pero también los expertos alertan que los rangos de tensión 12 8 y 9 6 pueden ser normales para muchas personas. De hecho, éstas tienen muchas menos posibilidades de sufrir aneurismas o infartos de miocardio.

Tensión 13 9

Ya hemos dicho que la práctica deportiva aumenta la tensión sistólica, pero no tanto la diastólica. Así, en deportistas de alto rendimiento se pueden encontrar casos de tension 13 9 o incluso 14 9. Es cierto que está en el límite de los valores saludables, pero están justificados en el caso de los deportistas.

Además, estos valores son más comunes durante periodos de competición, para luego bajar a niveles de alrededor de 12 8 o incluso menores en periodos de descanso.

Cómo prevenir los problemas de tensión en personas mayores

En este último apartado vamos a hablar de cómo prevenir los problemas de tensión en personas mayores, los principales afectados de los tres tipos de afecciones con respecto a la presión arterial.

Cada cuánto tiempo los mayores deben mirarse la tensión

Primero de todo, hay que decir que no hay que esperar a tomarse la tensión cuando se sufren síntomas de hipertensión o hipotensión. En muchas ocasiones, estas dos dolencias no muestran síntomas hasta pasados años, cuando ya es posible que se haya cronificado el problema.

Por esa razón, cuando se superan los 40 años hay que empezar a medirse la tensión cada uno o dos años para detectar anomalías. Pero es a partir de los 60 años cuando esa revisión se recomienda que sea cada año. Además, si se conocen antecedentes familiares de hipertensión o hipotensión, no está de más hacerlo cada seis meses.

En cuanto a los síntomas en personas mayores por los que realizar una toma de tensión, además de los mencionados más arriba, hay otros:

  • Malestar ante la toma de algunos medicamentos. Ya hemos dicho que los relacionados con eliminación del dolor afectan a los valores de la tensión.
  • Cuando se comienza la realización de ejercicio físico con un fisio. Además de controlar las pulsaciones, también es importante revisar la tensión tras la finalización del ejercicios para ver si ha habido cambios.
  • Revisión puntual de la tensión tras haber consumido más alcohol de lo normal o comidas grasas.

Cómo tomarse la tensión

Si se cuenta con ayuda a domicilio o se está en una residencia, serán los profesionales de la salud los que se encarguen de realizar las mediciones. Si, por el contrario -ocurre con muchos mayores- se vive en casa, tanto si se va a la farmacia como si posee un aparato en casa, se recomienda:

  • Si se realiza una revisión rutinaria, es recomendable tomarse la tensión por la mañana y sin hacer consumido alcohol, café o realizar ejercicio. El resultado será el más preciso de los valores sintólicos y diasistólicos.
  • En caso de que quieran revisar las consecuencias para la tensión de toma de medicamentos o realizar el ejercicio, a la toma mañanera se recomienda realizar una nueva revisión por la tarde. La media de los valores será la correcta.
  • Para los que realicen la medición por su cuenta, es importante estar sentado, con las piernas abiertas y colocar el brazalete unos dos centímetros por encima del codo.

Tomarse la tensión con el brazalete aumenta la presión arterial, por lo que no es recomendable hacerlo continuamente, sino con la frecuencia pautada por médicos.

Confiar en profesionales para evitar problemas de tensión en mayores

Para finalizar este artículo, es importante volver a insistir en la importancia que tiene para los mayores tener controlada cualquier variación en la tensión arterial. Esta puede afectar a numerosos órganos y, dada la degeneración de los mismos por la edad, hasta provocar la muerte. Por eso, ante los primeros síntomas, no está de más ponerse en manos de profesionales.