Beeping

¿Qué es la parestesia y cuáles son sus causas y síntomas?

Qué es la parestesia

A todos nos ha pasado alguna vez que alguna de nuestras extremidades se nos duerma y provoque un efecto un tanto desagradable. Pues bien, esa sensación de hormigueo que se presenta es lo que se denomina parestesia que es. Su causa habitual y más conocida es que dejemos caer mucho peso sobre una extremidad en una posición nada favorables.

Aun así, lo que en un principio siempre nos ha parecido un efecto sin maldad alguna puede significar la existencia de una patología oculta. De ahí que esta patología esté presente en la sintomatología de diversas enfermedades. Por haber, hay parestesia por ansiedad, en piernas, zona facial, etc.

Por ello, con el fin de que conozcas mucho mejor esta interesante condición del cuerpo humano, aquí te va este interesante artículo. Pronto sabrás todo sobre que es la parestesia, cuáles son sus causas y cómo se suele tratar.

Parestesia qué es: información útil para conocer mejor esta afección

La parestesia es el término científico que ha recibido esa desagradable sensación de hormigueo que sienten muchas personas en algunas extremidades. Normalmente, es una palabra que no se asocia directamente a este significado. Gran parte de la población desconoce este tecnicismo.

Además de esa referencia, algunos científicos también se han atrevido a denominarla parestesia nerviosa. Ello porque el hecho de que algunas partes del cuerpo se nos queden dormida está en estrecha relación con el sistema nervioso. De hecho, no es la única forma de definirla correctamente.

Otros términos pasan por parestesia cutánea, ya que genera estímulos en la zona afectada de la piel. Desde cosquilleos o pequeños pinchazos hasta calambres, ardor e irritabilidad. Aun así, cualquiera que sea la forma de referirse a este hormigueo, siempre hay que saber diferenciarla de otras condiciones cutáneas.

La eterna confusión entre parestesia y disestesia

Para que entiendas a la primera la diferencia entre ambas patologías, tienes que entender que la mayor diferencia es la gravedad. La disestesia por ansiedad u otras enfermedades surge crónicamente y genera fuertes dolores en el paciente.

A diferencia de la parestesia, la disestesia causas se refiere más a un problema interno del sistema nervioso central. Las señales que este envían están dañadas, por lo que se traducen en fuertes dolores en la piel.

Otros términos con los que se confunde la parestesia de la piel

Como ya te he mencionado, la parestesia es una sensación de hormigueo que remite cuando el órgano vuelve a recibir riego sanguíneo. En cambio, existen otras dos afecciones que además de ese hormigueo provocan parálisis. Se tratarían de la plejia y la paresia.

La plejia es la parálisis total de los músculos sin posibilidad de conseguir movilidad durante un largo rato. Mientras tanto, la paresia es más bien una parálisis parcial que afecta, mayoritariamente, a la fuerza muscular y el movimiento.

¿Qué tipos de parestesia se pueden manifestar en las personas mayores?

Las personas mayores son uno de los colectivos que pueden llegar a sufrir una de estas patologías. De por sí suelen ser completamente inofensivas, pero nunca esta de más conocerlas y tratarlas. Así pues, tras conocer qué es parestesia, es momento de indagar sobre sus tipos. En concreto, existen estos 3:

  • Parestesia de Bernhardt (o también conocida como meralgia parestésica o síndrome de Roth-Bernhard): Este tipo suele materializarse cuando el afectado a ingerido alcohol o presenta traumatismos o infecciones. Suele percibirse como un trastorno sensitivo que se focaliza concretamente en el plexo lumbar. No es malo para la salud, aunque si un tanto incómodo.
  • Parestesia de Berger: No se conoce que puede llegar a causarla, aunque lo más probable es que esté relacionado con el riego sanguíneo. Afecta tanto a jóvenes como personas mayores. El campo de acción de parestesias en miembros inferiores, produciendo debilidad, hormigueos y sensaciones irritantes. La parestesia piernas no es grave para la salud.
  • Sinagesia: Surge en episodios traumáticos, neuropatías leves, disfunciones cognitivas o problemas de articulación. Tiende a verse como un temblor involuntario y esporádico de los músculos que comportan la lengua. Aunque en sí misma no es grave, aquellas causas que la provocan si pueden llegar a serlas.

Parestesia causas: descúbrelo todo sobre este padecimiento

Lo más habitual es que la parestesia sea causada por una presión involuntaria en los nervios de una zona corporal. Al hacerlo, el riego sanguíneo y el contacto con el cerebro comienzan a presentar dificultades para enviar señales. Es aquí cuando sentimos los característicos hormigueos.

Sin embargo, a veces, se puede llegar a experimentar esta sensación sin que haya una causa entendible. Descartando las mencionadas anteriormente. En estos casos, el motivo que subyace tras la parestesia puede ser o no grave.

Hasta donde se sabe, cuando esta afección no es producida por la presión de los nervios, se debe a lo siguiente. Por un lado, a una enfermedad neurológica o que tenga como órgano diana al cerebro. Y, por otro lado, a las siguientes variables:

  • Déficit de vitaminas del grupo B (B1, B6, B12), así como otros nutrientes imprescindibles.´
  • Trastornos emocionales como la ansiedad o el estrés
  • Hernias discales
  • Diabetes
  • Esclerosis múltiple
  • Mielitis transversa
  • Fibromialgia
  • Consumo descontrolado de alcohol y otras sustancias tóxicas
  • Virus como el COVID o el VIH. Incluso por la inyección de algunas vacunas del coronavirus.

Estas son sólo algunas de las muchas causas que pueden llegar a provocar la parestesia. A continuación, te desglosamos las que creemos más importantes para que puedas entender su funcionamiento.

Parestesias por ansiedad y otros trastornos anímicos

La parestesia ansiedad es una de las más comunes en las personas mayores. Surge tras sufrir cambios radicales en el estilo de vida y la forma de relacionarse. Con la jubilación o el fallecimiento de personas importantes, los ancianos experimentan una serie de síntomas que empeoran su humor. Y, por tanto, su bienestar.

Entre esos síntomas es natural encontrar el estrés o la ansiedad generalizada como consecuencias frecuentes de esos cambios. Al desarrollar estos trastornos, las personas mayores se pueden enfrentar a episodios de parestesia facial por ansiedad o vivirla constantemente. Que se manifieste de una u otra forma depende más bien del azar.

Si bien no es dolorosa ni dañina, si es muy molesta para quien la padece. Más específicamente, la parestesia facial por estrés o aquellas que atacan a extremidades como las manos o los pies.

¿Siente que su ser querido apreciaría una mano extra o un oído empático cuando usted no pueda estar allí? ¡Estamos aquí para ayudarle! Beeping le pone directamente en contacto con profesionales del cuidado de personas mayores verificados y acreditados en sólo 3 sencillos pasos. Así se sentirá menos culpable cuando no esté presente.

Síntomas que acompañan a la parestesia

Identificar un episodio de parestesia no es nada complicado. Desde el primer momento podrás notar cuales son los efectos más extendidos. Primordialmente, se inicia con una sensación de hormigueo en la zona afectada y es acompañada de otras sensaciones. Estas pueden ir desde cosquilleos o entumecimientos hasta pinchazos, calambres o debilidad muscular.

En algunos momentos, el paciente puede que no se percate de que está sufriendo parestesia al seguir siendo la zona flexible. Pero este desconocimiento no durará mucho ya que afectará a la movilidad de la extremidad.

¿Cuánto puede llegar a durar un episodio provocado por parestesia ansiedad?

El tiempo de duración de esta afección no esta determinado de ninguna forma. Aunque la mayoría de los estudios han revelado que su efecto es puntual, siempre y cuando no sea síntoma de otra enfermedad. La parestesia por ansiedad síntomas puede llegar a estar activa durante un día entero.

La única manera de controlarla es relajar nuestro cuerpo y esperar plácidamente a que desaparezca. No es necesario, por tanto, tomar medicamentos ni nada en especial.

Lugares a los que afecta la parestesia

En las personas de la tercera edad, la parestesia se puede revelar en distintos sitios de su cuerpo. Aun así, los más frecuentes son los que te menciono a continuación:

  • Parestesias en piernas y pies
  • Parestesia cutánea
  • Parestesia en zonas inferiores con pérdida del movimiento temporal
  • Parestesia dental
  • Parestesia manos, dedos y zonas colindantes
  • Parestesia en cara y cabeza completa

Como ves esta condición puede llegar a manifestarse en casi todo el cuerpo. Las únicas zonas que se suelen salvar de sus efectos son las que se ubican en el centro de nuestro cuerpo. El pecho, el abdomen y la espalda no tienen la posibilidad de quedarse sin conexiones nerviosas. Su amplitud no lo permite. Por este motivo, sería infrecuente desarrollar una parestesia en este lugar.

Comments are closed.