¿Por qué deben jugar los mayores?

¿Por qué deben jugar los mayores?

Si alguna vez has pensado que el juego es cosa de niños, los expertos te han sacado del error hace bastante tiempo. Todos podemos beneficiarnos de las ventajas neurocognitivas que tiene jugar, pero muy especialmente lo hacen las personas mayores.
Tanto las que tienen problemas degenerativos como las que no, pueden aprovechar y mejorar sus condiciones de vida incluyendo algunos juegos. Como cuidadores, hay que estar atento a estas herramientas, ya que son muy efectivas para tratar diversos problemas como vamos a ver.

¿Por qué deben jugar los mayores?

Los juegos, especialmente los que se llevan a cabo en grupos, tienen todo lo necesario para disipar algunos de los problemas de salud más frecuentes a los que se enfrentan los mayores.


Hay que tener en cuenta que estas personas suelen empezar a desarrollar un grave sedentarismo que desembocará en patologías diversas como la hipertensión, los problemas de movilidad o los relacionados con el corazón.
Por ello, un poco de ejercicio divertido como el que dan los juegos que luego veremos es una herramienta tremendamente eficaz para conseguir unos resultados de ensueño que mejorarán la vida de muchos ancianos.


Pero hay otro aspecto que tiene que importarnos: la salud mental. Esta viene dada tanto por la capacidad que tiene el juego para evitar la degeneración en enfermedades como la demencia como por su acción contra patologías como la depresión que son muy comunes en la tercera edad.


Aunque a veces no seamos conscientes, muchos problemas de salud física vienen motivados por procesos depresivos que tienen como punto de partida la pérdida de relaciones sociales y de actividades conjuntas.
Los juegos son capaces de poner remedio a todo lo anterior, por lo que hay que prestarles bastante atención y ver algunos de los que mejor pueden funcionar con los mayores.

¿Cuáles son los mejores juegos para las personas mayores?

El objetivo de los juegos que vamos a pasar a exponer es doble. Por un lado, queremos que los ancianos se diviertan tanto solos como en grupo, algo que el juego puede conseguir fácilmente. Por otro lado, hay que conseguir que los mayores se muevan, se ejerciten para conseguir retrasar el envejecimiento y el deterioro de su capacidad para moverse y ser autónomos.
Teniendo en cuenta este doble objetivo, diseñar los juegos para mayores es más sencillo, así que vamos a ver unos cuantos ejemplos.

Compás por parejas

Este juego asegura risas, movimiento y compenetración con otras personas mayores. Se puede hacer solamente en pareja, aunque lo mejor es que se lleve a cabo en grupo para que la acción sea mucho más divertida.


Basta con seleccionar una música cualquiera y usarla en periodos de no más de 30 segundos. Uno de los grupos, o uno de los miembros de la pareja, se moverá libremente al son de la música haciendo los movimientos que quiera. Posteriormente, con la música apagada, el compañero tendrá que imitar esos mismos movimientos.

Recibe CVs de cuidadores profesionales gratis

¿Crees que un ser querido podría necesitar que le echen una mano, o a alguien que le escuche y entretenga cuando tú no puedes estar con él?

¡Nos encantaría ayudarte! Beeping te pondrá en contacto con un cuidador profesional verificado y con experiencia. SIN COSTES INICIALES.

Es un juego muy divertido y, aunque al principio pueda dar vergüenza, libera una buena cantidad de prejuicios y hace que los ancianos se muevan y se acerquen unos a otros.

Bolos caseros

Muchas veces, los ancianos comienzan a perder habilidades como la concentración y la puntería por no entrenarlas. Tras este deterioro se está produciendo una merma de las condiciones mentales para el día a día, por lo que toca entrenar a través del juego para evitar este tipo de problemas.


Hacerlo es tan fácil como crear unos bolos en casa y competir para ver quien derriba más. No hace falta gastar nada ni buscar elementos pesados, estos bolos pueden ser, simplemente, botellas de agua vacías de 1,5 litros.
Con una pelota que tampoco sea demasiado grande ni pesada se puede comenzar a jugar con total sencillez. Lo bueno de este juego es que admite un número indeterminado de jugadores, que las personas mayores tendrán que poner en práctica habilidades que no usan frecuentemente y que es muy fácil de poner en práctica.

Rayuela

¿Quién no ha jugado alguna vez a este juego? La mayoría de los ancianos lo han hecho, por lo que, además de divertirse, van a recuperar recuerdos del pasado. Eso sí, la rayuela infantil es exigente porque hay que ir saltando con una u otra pierna, así que conviene adaptar mínimamente el juego a las condiciones físicas de los mayores.


De esta forma, basta con pintar la tradicional rayuela sobre el suelo. Después se darán objetos que son los que los ancianos lanzarán para marcar la casilla a la que se van a mover. Como sabrás, pisar los límites de la rayuela se penaliza, por lo que los mayores van a andar, inclinarse y, además, tendrán que mantener el equilibrio, algo que les vendrá muy bien en su día a día.

Búsqueda del tesoro

Este juego se puede hacer en casa, aunque es mejor salir al exterior y aprovechar un jardín o un parque. Antes de ponerlo en práctica, habrá que hacer un mapa de la zona y esconder en algunos puntos ciertos objetos que sirvan de recompensa.

Recibe CVs de cuidadores profesionales gratis

¿Crees que un ser querido podría necesitar que le echen una mano, o a alguien que le escuche y entretenga cuando tú no puedes estar con él?

¡Nos encantaría ayudarte! Beeping te pondrá en contacto con un cuidador profesional verificado y con experiencia. SIN COSTES INICIALES.

Después, los ancianos tendrán que dividirse en equipos para encontrar lo que antes hemos ido escondiendo. El juego es un buen ejercicio, pero además permite observar si las capacidades de orientación en el espacio siguen estando en plena forma mientras se entrenan, ya que son muchos los mayores que pierden poco a poco esta capacidad por dejar de usarla como es debido.

Como has podido ver, los juegos para personas mayores no son nada complicados. A cambio, ellos van a disfrutar de las ventajas que antes vimos, pero también de otras como, por ejemplo, una mayor autoestima y una cohesión con el grupo mayor que les permitirá volver a disfrutar de la vida social que todos necesitamos.


Ponerlos en práctica es muy sencillo y, además, los que hemos citado aquí son solo un ejemplo. Juegos hay muchísimos y prácticamente todos se pueden disfrutar durante la tercera edad sin ningún problema.