Beeping

Personas Mayores: Alteración temperatura corporal

Personas Mayores: Alteración temperatura corporal

Cuando tenemos una cierta edad, es fundamental controlar la temperatura corporal. Y es que a medida que envejecemos, el cambio de nuestro organismo resulta más significativo. De hecho, es algo que influye en la forma en la que se perciben ciertos síntomas, como es el caso de las décimas de fiebre en ancianos, y si no son capaces de adaptarse a la nueva situación, las personas mayores pueden resultar perjudicados en su día a día.
Es aconsejable controlar los cambios de temperatura corporal en personas mayores, por eso desde aquí vamos a tratar de abordar todo el tema con detalle.

¿Qué es y para qué sirve la temperatura corporal?

Es la capacidad del organismo para generar el calor que necesita y eliminarlo cuando le sobra. Está dotada de un rango de temperatura común en los humanos, cuya medición resulta útil para detectar enfermedades.
En la temperatura corporal interviene el metabolismo, sistema que va cambiando con el paso de los años. La temperatura corporal varía en función de la persona y de ciertos aspectos como la edad, el momento del día en el que nos encontremos y la actividad a realizar. Es por esa razón por la que no existe una cantidad de grados exacta considerada como correcta, aunque sí existe una aproximación que podemos tomar como referencia.

Temperatura corporal en personas mayores: ¿cuál es su rango normal?

Tal y como decíamos anteriormente, la temperatura normal no es la misma en un niño que en un adulto joven o en una persona mayor. Por esa razón, a la hora de medir si una persona está demasiado fría o caliente, no es posible tomar de ejemplo los grados de alguien concreto si no tiene la misma edad.
¿Cuál es la temperatura normal de una persona? La temperatura corporal de una persona adulta está en torno a los 36.5ºC y los 37.2°C. Sin embargo, si hablamos de una persona mayor, básicamente la tercera edad, su temperatura corporal está entre los 33.5ºC y los 35.5ºC.
En las personas mayores es clave vigilar su temperatura corporal, ya que si desciende mucho puede acarrear hipotermia. En el caso de una temperatura corporal baja, no necesariamente debe existir una causa aparente. Sin embargo, es posible que exista un motivo detrás, por lo que siempre conviene acudir al médico de cabecera.
Por otro lado, si la temperatura corporal ha subido mucho, es posible el cuerpo haya percibido una amenaza y que esté luchando contra ello, y en estos casos debemos ayudar al organismo por la debilidad del cuerpo propia de la edad.
En las personas de la tercera edad, los cambios de temperatura corporal repentinos pueden repercutir gravemente en su salud hasta el punto de provocar su muerte.

Causas de los cambios de temperatura corporal

Es lógico que la temperatura de nuestro cuerpo varíe con el paso de los años. Ahora bien, si la persona presenta un cambio repentino y brusco, debemos ser conscientes de que algo va mal.

¿Siente que su ser querido apreciaría una mano extra o un oído empático cuando usted no pueda estar allí? ¡Estamos aquí para ayudarle! Beeping le pone directamente en contacto con profesionales del cuidado de personas mayores verificados y acreditados en sólo 3 sencillos pasos. Así se sentirá menos culpable cuando no esté presente.

Tanto la hipotermia como la hipertermia se deben a la exposición de unas condiciones climáticas adversas. Sin embargo, en el caso de las personas de la tercera edad no es necesario exponerse a esta situación para presentar los mismos síntomas. A continuación vamos a poner las razones por las que se producen estos cambios de temperatura corporal en personas mayores.

Hipertermia

Hipertermia se presenta cuando la temperatura en el cuerpo aumenta significativamente, es decir, cuando la temperatura empieza a subir a partir de los 38ºC, cuyo estado está asociado a la fiebre.
Cuando se eleva la temperatura corporal de esta manera, el especialista deberá determinar si existe una causa de peso que lo explique, de ahí que sea imprescindible acudir a urgencias o al médico.
Las tres causas frecuentes que explican la alta temperatura corporal básicamente son: cambios climáticos, físicos o de comportamiento. De igual forma, a la hora de detectar una hipertermia o subida de grados en exceso, también podemos prestar atención a algunos síntomas característicos: estrés, mal humor, confusión, piel seca y cambios en las pulsaciones.

Hipotermia

¿Qué pasa si la temperatura corporal es de 34? En este caso estamos hablando de hipotermia, es decir, cuando la temperatura corporal está por debajo de la temperatura normal. En este caso, la temperatura corporal baja aparece cuando estamos sometidos a mucho frío, aunque también puede ser por la aparición de algunas enfermedades, como la diabetes, e incluso por el abuso de drogas y alcohol. Hablamos de casos graves cuando existe de por medio una infección.
En el caso de la hipotermia, algunos de los síntomas más comunes son los siguientes: confusión, imposibilidad para regular la temperatura corporal, movimientos torpes e incluso fallos en algunos órganos.
El sistema termorregulador varía con el paso del tiempo y, en el caso de las personas mayores, la bajada de la temperatura corporal puede aparecer con mayor facilidad si no se tienen en cuenta algunos cuidados especiales, principalmente en la época de invierno.

¿Por qué tienen más efectos las alteraciones de la temperatura corporal en mayores?

La termorregulación es un proceso clave del organismo, cuyos cambios son más notorios a medida que envejecemos. De hecho, la temperatura corporal en las personas de la tercera edad puede cambiar drásticamente.
A medida que nos hacemos mayores la piel va perdiendo grosor, por lo que el sistema regulador encargado de controlar la temperatura corporal pierde eficacia. Esto provoca que las personas de la tercera edad tengan menos recursos al exponerse a cambios bruscos de temperatura. Incluso determinadas patologías pueden activar estos cambios, como es el caso de la demencia.

Cómo mantener la temperatura corporal correcta en personas mayores

Las personas encargadas del cuidado de las personas mayores deben vigilar los posibles cambios de temperatura. Los golpes de calor o el frío pueden provocar daños y provocar cuadros de hipotermia o hipertermia, incidiendo negativamente en su bienestar.
Para impedirlo, es importante que la persona de la tercera edad se vista adecuadamente a la hora de salir fuera y que el interior de la casa donde reside se encuentre a una temperatura agradable.
Los siguientes consejos sirven para controlar su temperatura corporal y evitar esos cambios bruscos:

  • Es fundamental disponer de ropa de abrigo efectiva y buscar el sol a la hora de pasear con ellos. De esa forma evitaremos una posible hipotermia.
  • Las personas mayores deben beber un mínimo de 2 litros de agua al día para mantenerse correctamente hidratados y evitar las horas más calurosas en época de verano. De ese modo, podemos protegerlos de una hipertermia.
  • En la temperatura corporal de las personas de edad avanzada también influyen el ejercicio, la alimentación y los hábitos diarios. Existen ciertos alimentos que proporcionan energía y calor al cuerpo, mientras que otros conceden una gran dosis de frescor. Dependiendo de los grados del ambiente y de su propia temperatura corporal, deberán consumir unos u otros.

Cuidadores profesionales

Las personas que se ocupan a domicilio de las personas mayores deben garantizar su salud, seguridad, bienestar y comodidad. Una de las cosas que deben hacer estos profesionales es velar por su temperatura y detectar posibles cambios en ella.

¿Siente que su ser querido apreciaría una mano extra o un oído empático cuando usted no pueda estar allí? ¡Estamos aquí para ayudarle! Beeping le pone directamente en contacto con profesionales del cuidado de personas mayores verificados y acreditados en sólo 3 sencillos pasos. Así se sentirá menos culpable cuando no esté presente.

Por esa razón deben poseer los conocimientos necesarios para que el interior de la vivienda registre los grados adecuados y para saber desenvolverse ante cualquier situación de emergencia que pudiera surgir, como los sudores repentinos en ancianos.
Para garantizar una calidad de vida óptima en las personas mayores, los cuidados a domicilio son fundamentales. Además, esta tarea ofrece tranquilidad a toda la familia.

Comments are closed.