Percibir paga por cuidar familiar dependiente

Percibir paga por cuidar familiar dependiente

Actualmente son muchas las personas que se encuentran en una situación vulnerable de dependencia y muchos los familiares que deciden hacerse cargo de ellas como cuidadores no profesionales.


En estos casos, las personas que ejercen este rol deciden dejar definitivamente su puesto de trabajo para dedicarse de lleno a su cuidado, aunque a veces no es posible asumir los gastos que este servicio conlleva.


La dependencia se ha convertido en una preocupación latente en nuestra sociedad. La esperanza de vida es mayor y todo el mundo quiere disfrutar de una vejez de calidad. Sin embargo, para que esto sea posible, es preciso aumentar las ayudas por cuidar a un familiar.


Velar por la seguridad de nuestros mayores y garantizar su calidad de vida es un compromiso que no sólo deben cumplir las familias, sino el Gobierno y las administraciones.

¿Tengo derecho a percibir una paga por cuidar a un familiar dependiente?

En primer lugar, vamos a definir lo que significa ser cuidador no profesional. Se trata de una persona que cuida a otra dependiente a la que le une un nexo de afinidad, consanguinidad, conyugal o de adopción.


Dicho esto, decir que la Ley de Dependencia establece el derecho a recibir una ayuda por cuidar a un familiar, siempre y cuando existan unas condiciones de habitabilidad y convivencia adecuadas y no se supere el tercer grado de parentesco.


Se trata de una medida especial que sirve de apoyo al cuidador familiar que se ve obligado a dejar su trabajo para prestar los cuidados que necesita la persona dependiente.


A pesar de todo, el escaso presupuesto del Estado ha dado lugar a ayudas insuficientes, que en los últimos años han sido muy criticadas.

¿Cuánto se paga por cuidar a un familiar?

Las pagas para cuidadores no profesionales irán en función de los tres grados de dependencia existentes en la actualidad. Según la normativa legal, los importes máximos que corresponden a cada grado de dependencia son los siguientes:

  • El Grado I se refiere a una dependencia moderada, lo que significa que la persona empieza a necesitar ayuda a la hora de desempeñar ciertas actividades del día a día. La ayuda no es constante, pero sí requerida todos los días. En este caso, la ayuda máxima es de 153€ al mes.
  • El Grado II es una dependencia severa. Aquí, la persona precisa de más ayuda, pero no quiere recibirla de manos de un profesional externo que, por otro lado, le sería de gran ayuda para potenciar su autonomía. En este caso, el familiar puede percibir hasta 268,79€ de ayuda.
  • El grado III es el grado de dependencia máximo. Aquí la pérdida de autonomía es total y la persona precisa un apoyo constante para realizar cualquier actividad cotidiana. Las ayudas en el grado III pueden llegar a un máximo de 387,64€.

A la hora de calcular la cuantía percibida no sólo se tendrá en cuenta el grado de dependencia, sino la capacidad económica del cuidador familiar.

Requisitos fundamentales para convertirse en cuidador familiar

Para que una persona sea considerada cuidadora no profesional y pueda solicitar una paga mensual por cuidar a su familiar dependiente ha de cumplir algunos requisitos:

  • El cuidador ha de convivir con la persona y residir en la misma casa o en la misma ciudad.
  • Antes de solicitar la ayuda, deberá haber cuidado a su familiar al menos durante un año.
  • Hasta un tercer grado de parentesco para acceder a la prestación.
  • Si se reside en un entorno rural, los beneficiarios percibirán la prestación en los casos de personas con Grado I y los cuidadores que hayan pasado del tercer grado de parentesco.
  • El cuidador que acredite sus capacidades para asumir adecuadamente las funciones para el cuidado de personas dependientes.
  • La persona que asume el rol de cuidador familiar deberá responder formalmente ante sus obligaciones.

Las Comunidades Autónomos son las que se hacen cargo de esta prestación, por lo que los requisitos pueden variar de un lugar a otro. De hecho, mientras en Madrid, el cuidador debe estar empadronado en el domicilio del dependiente, en Castilla y León basta con residir a menos de 40 kilómetros.

Recibe CVs de cuidadores profesionales gratis

¿Crees que un ser querido podría necesitar que le echen una mano, o a alguien que le escuche y entretenga cuando tú no puedes estar con él?

¡Nos encantaría ayudarte! Beeping te pondrá en contacto con un cuidador profesional verificado y con experiencia. SIN COSTES INICIALES.

Prestación económica para cuidados en el entorno familiar y apoyo a cuidadores no profesionales

Para beneficiarse de esta prestación económica, deben existir unas condiciones óptimas para vivir en un entorno cómodo y seguro. Sin ir más lejos, los servicios sociales pueden acceder a la vivienda para comprobar que se cumplen los requisitos exigidos.


Además de cumplir con todo lo mencionado anteriormente, la familia también deberá demostrar que no cuenta con medios suficientes para acceder a servicios privados y que no está haciendo uso de recursos públicos. Asimismo, como ya hemos descrito en un apartado anterior, la cuantía de la prestación dependerá del grado de dependencia y de la capacidad financiera que posea el beneficiario.


Una vez se le ha reconocido al familiar el rol de cuidador no profesional, tendrá que formalizarse el contrato laboral ante la Seguridad Social.

¿Dónde solicitar ayuda por cuidar a un familiar?

La Ley de Dependencia cuenta con varias prestaciones y puede ocurrir que la persona ya haya sido valorada con un grado de dependencia determinado. En el caso de que no sea así, para poder solicitar la prestación para cuidadores familiares es preciso seguir algunos pasos que vamos a describir a continuación:

  • Cumplimentar solicitud para determinar el grado de dependencia. Se puede hacer de forma telemática o presencial en el ayuntamiento del lugar de residencia de la persona dependiente.
  • Una vez recibida, la Dirección General de Dependencia y Atención al Mayor deberá citarse tanto con el cuidador como con el familiar dependiente para llevar a cabo la valoración correspondiente.
  • Las partes implicadas deberán esperar hasta recibir respuesta con el grado de dependencia que se trate.
  • Una vez aclarado este punto, el familiar podrá acudir de nuevo al ayuntamiento para solicitar la prestación.