Beeping

Limpia tu sofá.

limpiar sofa

De entre un amplio abanico de muebles del hogar, los sofás son sin duda alguna los más vulnerables a sufrir manchas. Son una forma de encontrar la paz y relajación en esos momentos de estrés y mucho ajetreo. En muchas ocasiones, pasamos mucho tiempo en ellos, incluso comiendo sobre él.

Es, en una de estas ocasiones, en las que, por un descuido, podemos llegar a manchar el material que recubre la estructura del sofá. Por ello, en este artículo te vamos a dar algunas recomendaciones de cómo limpiar tu sofá para mantenerlo en las mejores condiciones.

¡Descubre como limpiar un sofa de la mejor forma posible y sin desfallecer en el intento!

Puede que en la red encuentres un sinfín de trucos para dejar tu sofá impoluto. No obstante, muchos de esos métodos mágicos no acaban consiguiendo los resultados esperados. Asimismo, la forma de limpiar sofa variará en base a muchos factores como el tipo de material o las manchas que presente, entre otros.

Para conseguir que vuelva a su estado natural, como si del primer día se tratase, lo ideal es seguir una serie de pasos bien marcados. Primero de todo, aspira la superficie del sofá y todo rincón donde pueda acumularse suciedad. De esta forma, además de retirar la suciedad visible como pelos, migajas de pan o cualquier alimento inesperado, te librarás de los ácaros. Los ácaros además de ser perjudiciales para la salud, son una de las causas que hace que tu mueble luzca mal.

Por otro lado, tras aspirar la superficie del sofá, retira los cojines y realiza el mismo procedimiento. Es importante que aspires cada elemento perteneciente a este para no dejar ningún rastro de suciedad. Tras ello, tocará revitalizar las partes exteriores del mismo.

En el caso de las patas, puedes darles con un cepillo que no tenga cerdas muy duras para no dejar marca. O, si te viene mejor, con un paño húmedo que no deje ningún tipo de pelusa al pasarlo. Para la parte no visible del sofá (trasera y por debajo del mismo) aspira las pelusas que se hayan podido pegar a la estructura. Luego, si la tela es desfundable, apártala para, después, lavarla correctamente.

Trucos caseros para limpiar un sofá de tela sin fundas

A veces, podemos encontrarnos que nuestro sofá es de pieza única, no pudiendo retirar sus fundas para limpiarlas. Cuando esto ocurra, tendremos a nuestra disposición distintos métodos que nos ayuden a dejarlo en perfectas condiciones, como si fuera recién comprado.

Uno de los trucos es unir en una misma mezcla vinagre y bicarbonato. Para ello, tendrás que disponer de un litro de agua templada, un vaso de vinagre y una pequeña cucharada de bicarbonato. Lo siguiente será removerlo todo para que se disuelva correctamente. Esta mezcla tendrás que aplicarla en un paño con el que masajearás en círculos todas aquellas partes manchadas del mueble.

Deja la loción actuar durante un tiempo prudencial y, posteriormente, la superficie debería quedar bien limpia y suave. En ningún caso, apliques el líquido directamente sobre el sofá o solo provocarás la aparición de nuevas manchas.

Otro de los trucos caseros más extendidos es usar un producto completamente natural y al alcance de todos, la sal. Esta es recomendable para sofás de apariencia clara, ya que funcionalmente tiende a blanquear todo aquello donde es aplicada. Su aplicación tendrá que ser junto al zumo exprimido de varios limones. Al unir ambos productos, se deberá frotar con dicha elaboración aquellas manchas que presente la tela. Para facilitar el proceso, puedes usar un paño que extienda mejor forma la mezcla.

Si buscas un truco que sea útil para sofás de tela blanco, el percarbonato de sodio es la solución a tus problemas. Este compuesto actúa eficazmente blanqueando cualquier zona sucia del sofá. Tendrás que disolver aproximadamente 3 cucharadas de esta sustancia en un litro de agua. Tras ello, aplique esta solución acuosa en el mueble y déjalo actuar, al menos, durante diez minutos. Posteriormente, usando un cepillo de cerdas retira todo el producto y aclara la tapicería para asegurarte que no queda ningún resto.

Además de estos métodos, existen otros no tan efectivos como el agua oxigenada o la limpieza en seco. Puedes probarlos en tu caso concreto para ver si es efectivo con tu tipo de sofá. Si no, siempre dispondrás de los otros remedios para dejar la tapicería como el primer día.

Como limpiar un sofa de tela: tips y consejos para evitar dañar el material

Volviendo a los sofás que disponen de fundas, echa un vistazo a las instrucciones de lavado de las mismas. Seguir los consejos del fabricante será lo mejor para evitar dañar la tela o, en casos extremos, reducir su tamaño.

Si no contarás con estas especificaciones, tienes dos opciones. Por un lado, lavarlas a mano con jabón neutro y agua fría, frotando las manchas con un quitamanchas especializado. O, por otro lado, usando la lavadora en un programa suave de agua fría y sin aplicar, nunca, suavizante.

Su secado tendrá que ser de forma natural, sin usar secadoras y siempre alejado de los rayos del sol. Esto con el objetivo de que no se decolore por la exposición excesiva a los rayos ultravioletas. Si quieres ahorrarte quebraderos de cabeza cuando este seca la tela, intenta estirarla lo máximo posible para que mantenga su forma original.

Para terminar la limpieza de este elemento de casa, puedes hacer uso de una vaporeta que aporte el toque final. Esta puede ayudar cuando uses algunas de las recomendaciones que hemos citado anteriormente. Una vez eliminadas manchas difíciles, la vaporeta puede eliminar los restos de suciedad y alisar de paso la superficie.
Tras su uso, tan sólo tendrás que dejarlo secar el tiempo necesario y ¡listo! Tu sofá volverá a estar revitalizado como si fuera recién comprado.

¡Antes de usar cualquier método casero, consulta las especificaciones de tu sofá!

Si bien la gran mayoría de consejos, valdrán para muchos tipos de sofás, eso no tiene por qué pasar siempre. Antes de aplicar cualquier consejo, investiga de qué material está fabricado tu mueble y, junto a ello, que elementos pueden dañarlo.

En el mercado hay sofás de cuero, polipiel, terciopelo y muchos otros materiales. Cada uno de estos requerirá de un procedimiento distinto y, por tanto, puede que no sean útiles estos trucos caseros. De igual forma, fíjate en el color de tu sofá, ya que algunas soluciones solo son útiles para ciertos colores. Sería el caso de la sal o el percarbonato de sodio que aclaran la superficie.

¿Sabías que un español de media dedica 6 horas a la semana a la limpieza? Eso es un día entero en un mes. ¿Estás seguro de que no le gustaría dedicar ese tiempo a otra cosa y dejar que otra persona se encargue de la limpieza? Nosotros podemos ayudarte con eso – Beeping es una sencilla plataforma de reservas online que te conecta con profesionales de la limpieza certificados y de confianza que harán el trabajo por ti.

Asimismo, siempre que puedas, busca la opción menos dañina de limpiar sofa que exista. Si puedes retirar el polvo y, con ello, dejas el sofá en buenas condiciones, evita mojarlo o exponerlo a otros procesos.

Sea como fuere, esperamos que estos consejos te ayuden a dejar impecable un elemento tan esencial e importante como es el sofá.

Comments are closed.