Beeping

¿Qué beneficios tienen las relaciones interpersonales entre jóvenes y ancianos?

relaciones interpersonales entre jóvenes y ancianos

En una sociedad que cada vez tiene mayor esperanza de vida, la relaciones entre viejos y jóvenes son imprescindibles. A simple vista, estos dos grupos de edad no suelen tener muchos contactos por los innumerables perjuicios que afectan a ambos colectivos. Aun así, las relaciones interpersonales entre ambos grupos pueden ayudar a generar un ambiente de confianza en el que comprenderse mutuamente.

Si bien las innovaciones tecnológicas pueden suponer un problema para una de las dos generaciones, también es una vía de contacto esencial. Gracias a la tecnología las relaciones de mayores con jóvenes pueden fortalecerse. Esto permitirá extender la cultura generacional más allá de las relaciones familiares de abuelos con jovenes nietos. A la larga, será una buena manera de prevenir una de las lacras sociales más dañinas de nuestros tiempos: el edadismo.

Si quieres conocer más acerca de este asunto sobre mayores con jovenes, quédate para descubrirlo.

¿Qué saber sobre las relaciones de jóvenes con mayores en pleno 2022?

Es un hecho que la esperanza de vida de las personas mayores ha aumentado considerablemente con respecto a otros siglos. No obstante, los avances sociales no han tenido la misma suerte.

La comunicación entre jovenes y viejos es bastante complicada en los tiempos que corren. No hay interés por ninguna de las partes por entablar una conversación. Al menos, a simple vista. Los prejuicios que giran en torno a las personas jovenes hacen que los mayores los vean como vándalos y problemáticos. Algo poco acertado y lejos de la realidad.

Por ello, es esencial crear ambientes libres de prejuicios donde ambos grupos generacionales puedan relacionarse positivamente. Que tengan la oportunidad de intercambiar información y momentos para aprender unos de otros.

Las personas mayores tienen mucho que aprender de una época de la que desconocen casi todo. La tecnología ha irrumpido tan fuertemente que ellos se han quedado en el pasado. Con estos contactos, los jovenes podrían enseñar a los mayores algunas buenas utilidades de las mismas.

De forma alterna, los ancianos pueden contarles algunas experiencias de vida que han sufrido. Como han enfrentado las situaciones más complejas de su vida, a la par que les dan algunos consejos para el futuro.

Sea como fuere, estos encuentros organizados por asociaciones o instituciones pueden dar una segunda vida a los más envejecidas. Ofrecerles esa última oportunidad para sentir la juventud. Algo que, de seguro, vuelve a ser joven a cualquiera.

No obstante, no todo es tan bonito entre los contactos entre jovenes con mayores. En la actualidad una de las fobias que más afectan a las personas de la tercera edad es el edadismo. Pero, ¿qué es exactamente este miedo?

El edadismo y sus consecuencias en los mayores de 65 años

El edadismo es una de las consecuencias de la aparición de una nueva época lejos de la analogía. Tanto adultos como jóvenes han desarrollado un conjunto de actitudes y comportamientos negativos hacía las personas mayores. Un hecho que solo ha complicado aún más las relaciones intergeneracionales.

Tanto los prejuicios como los estereotipos que este pensamiento difunde están completamente alejados de la versión real. Al fin y al cabo, el edadismo es una fobia que genera odio hacía las personas de edades más avanzadas. Ya sea porque no les guste la dependencia que genera la edad o por otros motivos.

Como consecuencia, cualquier persona no adulta a la que preguntes puede darte una serie de valoraciones un tanto inexactas sobre los ancianos. A citar:

  • Dependientes y vulnerables
  • Con pérdidas de memoria
  • Solitarios y aislados de los demás
  • Enfermos o con fuertes dolores
  • Anticuados, de otra época
  • Sujetos con algún trastorno anímico

De entre todas estas descripciones, únicamente se pueden hablar de algunos adjetivos positivos. La mayoría los describe como cariñosos y dulces. Aunque este pensamiento surge de las relaciones que tienen directamente con sus abuelos. Es decir, lo único bueno es el sentimiento que nutre su relación familiar.

Por su parte, los medios de comunicación también lanzan una imagen un tanto estereotipada de este colectivo. Sea como fuere, ante esta problemática es necesario extender una visión mucho más acertada sobre el envejecimiento. Que, ante todo, prime el respeto y las buenas relaciones. Ya que, tarde o temprano, todos pasaremos por esa etapa.

¿Siente que su ser querido apreciaría una mano extra o un oído empático cuando usted no pueda estar allí? ¡Estamos aquí para ayudarle! Beeping le pone directamente en contacto con profesionales del cuidado de personas mayores verificados y acreditados en sólo 3 sencillos pasos. Así se sentirá menos culpable cuando no esté presente.

Beneficios que aparecen del contacto entre viejos y jóvenes

Del contacto entre jovenes y mayores pueden aparecer experiencias muy positivas. Sin ir más lejos, el estado de ánimo de ambos grupos podría mejorar significativamente. Ahora bien, ¿qué ventajas tendría en cada uno?

¿Qué reciben los más jóvenes?

Una relación interpersonal entre ambos colectivos puede ser realmente beneficiosa para las personas que la disfruten. Sin ir más lejos, tanto el rendimiento académico como la productividad personal se incrementarán.

Los jóvenes en este punto empezarán a ser mejores personas con su entorno, a agradecer las cosas y valorarlas. Algo que también repercutirá en su autoestima y motivaciones futuras.

¿Y las personas mayores?

En los mayores, los efectos también serán muy interesantes. En primer lugar, se sentirán mucho más enérgicos y motivados para realizar actividades varias. Tanto su valía interior como el sentimiento de ser importantes para alguien aumentarán, elevando también sus cambios de humor.

Por otro lado, darán una valoración positiva a todo lo que vivieron en el pasado y se alejarán de la depresión y otros trastornos emocionales. En general se sentirán mucho mejor consigo mismos gracias a interactuar con jóvenes.

En conclusión, las relaciones intergeneracionales traen consigo más beneficios que inconvenientes y es muy recomendable que sucedan. Los cuidadores de ancianos tendrían que buscar medios para organizar estas reuniones y así mejorar la calidad de vida de sus pacientes.

Comments are closed.