La mejor plancha de camisas para facilitar el trabajo a las personas mayores: ¿maniquí de planchado o plancha vertical?

plancha de camisas

A todo el mundo le gusta llevar ropa limpia y planchada a diario para que esté suave y huela bien. A las personas mayores también, por eso pueden optar por un servicio eficaz de lavandería o bien decantarse por una solución factible para poder desempeñar esta tarea por sí solas.

Cambiarse de camisa cada día puede suponer una tarea demasiado engorrosa, pero existe la posibilidad de facilitar el proceso al máximo, por eso a continuación vamos a mostrar cómo funcionan los planchadores de camisas o maniquís de planchado.

Se trata de herramientas novedosas que permiten ahorrar mucho tiempo y esfuerzo. Desde aquí también contaremos sus diferencias con respecto a la plancha de camisas vertical, un aparato que, junto a la plancha convencional, se ha convertido en todo un clásico.

¿En qué consiste un planchador de camisas?

El planchado de camisas, también conocido como maniquí de planchado, no es más que la evolución de la plancha vertical, sólo que consiste en la plancha automática de camisas, sin que nosotros tengamos que hacer nada más que esperar.

Su funcionamiento es realmente sencillo. En vez de utilizar manualmente la típica plancha de vapor para camisas, cuenta con una pequeña bolsa con la forma de un maniquí que se hincha con aire caliente, ajustándose a la forma de tu camisa para dejarla perfectamente planchada.

De ese modo, lo único que tiene que hacer el mayor es colocar la prenda en la máquina tras salir de la lavadora y esperar a que haga su trabajo sin más. Lo mejor de todo es que también sirve para jerséis, camisetas y blusas, siempre y cuando admitan la función de una secadora.

¿Qué tener en cuenta para comprar un buen planchador de camisas?

Básicamente es necesario fijarse en dos aspectos importantes: talla y potencia. Si el maniquí es demasiado pequeño, la camisa no se adaptará bien y no se planchará como nos gustaría. En cuanto a la potencia, cuantos más vatios de potencia posea, mejor hará su función de planchado.

También hay que pensar en la función de secado que algunas de estas máquinas llevan incorporado. Si se quiere que el planchador también sea secadora, hay que preguntar por los prácticos modelos 2 en 1 del mercado.

A la hora de comprar planchadoras de camisas automáticas es posible contar con varias plataformas como es el caso de Amazon o grandes superficies como Lidl.

A decir verdad, no es un producto que se encuentre fácilmente en cualquier tienda y lo ideal es poder encontrar diferentes modelos en un mismo catálogo para elegir el que mejor se acerque a nuestras expectativas. Y si, además, cuenta con opiniones y comentarios de otros usuarios para conocer sus experiencias, aún mejor.

En cuanto a las marcas, hablamos de productos novedosos que aún no han entrado de lleno en el mercado, aunque algunas marcas conocidas ya las han incluido en sus catálogos como Ufesa, Philips, Rowenta o Siemens.

Teniendo en cuenta el dinero que hay que gastar en un planchador de camisas, existen diferentes modalidades y la elección final dependerá del nivel de exigencia del mayor y del presupuesto que tenga.

Los modelos más baratos cuestan menos de 60€, aunque su potencia no es demasiado elevada y tienen pocas tallas. Los de gama media no suelen sobrepasar los 100€ y suelen contar con buenas características. Ahora bien, si lo que se buscan son resultados más  profesionales, es necesario pasarse a los planchadores de mayor calidad, cuyo precio está por encima de los 100€.

Recibe CVs de cuidadores profesionales gratis

¿Crees que un ser querido podría necesitar que le echen una mano, o a alguien que le escuche y entretenga cuando tú no puedes estar con él?

¡Nos encantaría ayudarte! Beeping te pondrá en contacto con un cuidador profesional verificado y con experiencia. SIN COSTES INICIALES.

Planchadores de camisas vs. planchas de camisa verticales

La plancha de vapor para camisas que funciona de forma vertical es más rápida y práctica que las planchas tradicionales. Además, no necesitan tabla de planchar y en pocos segundos estará lista para alisar camisas y otro tipo de prendas, siendo más factible para las personas mayores al  evitar la mala postura, el esfuerzo y el dolor de lumbares, característicos de la plancha convencional.

El planchador de camisas, por su parte, es muy fácil de usar. Sólo hay que colocar y ajustar la prenda en el maniquí y apretar un botón para que empiece a hacer su tarea y eliminar las arrugas. El tiempo puede variar de un modelo a otro, pero en cuestión de 5 o 10 minutos máximo estará lista la camisa, empleando el valioso tiempo del mayor en descansar o hacer otras cosas. Además, como ya hemos mencionado, algunos de estos planchadores incluyen función de secado para facilitar aún más la tarea.

Ahora bien, el maniquí de planchado no puede planchar prendas inferiores como faldas o pantalones, al contrario que la plancha de vapor vertical, que ofrece multitud de usos. De hecho, también sirve para tapicería y es eficaz en cortinas.

Si se desea evitar una carga de trabajo importante, es preferible optar por un planchador de camisas; una solución muy interesante con la que obtener buenos resultados. Ahora bien, si la persona mayor prefiere ahorrar un dinero en la factura de la luz, puede que el maniquí de planchado no sea para ella. Estos electrodomésticos necesitan un consumo elevado de electricidad y es posible que no compense utilizarlo regularmente, de ahí que tal vez sea buena idea contar con la ayuda de una plancha de vapor vertical.