Beeping

Como limpiar las sillas de plástico blancas

Como limpiar las sillas de plástico blancas

Los muebles de jardín siempre son de los que más sufren debido a que pasan mucho tiempo expuestos a la intemperie. Y lo mismo sucede con el mobiliario de terraza de un bar o de cualquier otro comercio. Lo bueno es que las sillas que se emplean en todos estos lugares son de plástico, por lo que soportan bastante bien las condiciones meteorológicas. Lo malo es que se ensucian mucho, especialmente las de color blanco. Pues bien, aquí vamos a descubrirte cómo limpiar las sillas de plástico blancas para que recuperen todo su esplendor.

La importancia de limpiar regularmente las sillas de plástico blanco

Las sillas de plástico suelen tener como objetivo amueblar los espacios de exterior, ya que prácticamente nadie las usa en interiores. Son los modelos ideales para terrazas o jardines por su alta resistencia a la intemperie, pero el plástico, por muy resistente que sea, no es para nada un material indestructible.
Es más, se trata de un compuesto poroso capaz de absorber bacterias, suciedad y todo tipo de agentes perjudiciales. Por eso hay que desinfectarlas frecuentemente. Pero es que, además, las sillas de plástico también van perdiendo su apariencia a poco que les va pasando el tiempo convirtiéndose en utensilios que incluso dejan de ser agradables para el uso.
Por eso, para evitar que se convierta en un foco de infección y para que se mantengan como el día que las compramos, es importante dedicarles un tiempo para que su conservación sea perfecta en todos los sentidos consiguiendo los mejores resultados.

Los productos que necesitas para limpiar las sillas

Una de las sorpresas que posiblemente te vas a llevar viene en este punto. Si habías pensado que ibas a necesitar muchos productos o que estos iban a ser de lo más especializados, puedes quitarte esta idea de la cabeza.
Para limpiar las sillas de plástico blancas y devolverles su color original, no necesitas más que una serie de productos que seguramente ya tienes en casa. La lista es la siguiente:

  • Un barreño, un estropajo y varios trapos sintéticos
  • Lejía
  • Agua oxigenada

Con los artículos que hay en esa lista tienes más que suficiente para conseguir que tu silla vuelva a tener el mismo aspecto que tenía el día que lo compraste. Lo mejor es que, si no tienes alguno de ellos a mano, siempre puedes cambiarlos por otros como el bicarbonato de sodio en el caso de la lejía o como el detergente de lavavajillas en el del bicarbonato.
No obstante, los que mejor resultado te van a dar son los que te hemos señalado, por lo que intenta llevar a cabo el tratamiento y limpieza de tu silla con ellos.

Cómo limpiar las sillas blancas de plástico paso a paso

Si hacerte con los productos para limpiar las sillas blancas de jardín es fácil, llevar a cabo el proceso de limpieza es algo que no te va a suponer ni el más mínimo reto. Como verás, hemos descompuesto las tareas en dos partes para que las puedas tener muy claras.
Lo primero es limpiar la silla del polvo y la suciedad que tiene incrustada. Para ello te aconsejamos llenar con agua ligeramente caliente un cubo y verter en su interior un par de unidades de lejía. Usa los estropajos para frotar toda la superficie de la silla con la mezcla de agua y lejía y verás que la suciedad de su superficie va desapareciendo poco a poco.

¿Sabías que un español de media dedica 6 horas a la semana a la limpieza? Eso es un día entero en un mes. ¿Estás seguro de que no le gustaría dedicar ese tiempo a otra cosa y dejar que otra persona se encargue de la limpieza? Nosotros podemos ayudarte con eso – Beeping es una sencilla plataforma de reservas online que te conecta con profesionales de la limpieza certificados y de confianza que harán el trabajo por ti.

Cuando hayas completado esta parte de la tarea, seca por completo la superficie de la silla para no dejar ni rastro de la lejía y el agua Verás que la silla no ha recuperado su color blanco del todo, aunque eso lo hará con el siguiente paso.
Este será el de utilizar un trapo empapado en agua oxigenada e ir recorriendo poco a poco toda la superficie de la silla. El agua oxigenada tiene una potente acción blanqueadora, algo que te va a venir muy bien para conseguir tu objetivo.
Termina secando por completo toda la superficie de la silla y deja que estas se mantengan sin uso durante un par de horas para que el resto de los productos usados desaparezca.

Comments are closed.