Cómo limpiar los azulejos de la cocina en la tercera edad

como limpiar los azulejos de la cocina

Es habitual que los familiares quieran proteger a sus mayores de caídas, resbalones o lesiones a través de la contratación de cuidadores o personal de limpieza. Sin embargo, ciertos investigadores han demostrado que ocuparse de algunas tareas hogareñas sencillas contribuye a un envejecimiento saludable al promover la independencia y mejorar sus funciones cognitivas.

Una de las tareas más minuciosas que no siempre pueden hacer las personas de edad avanzada guarda relación con los azulejos, que además de cubrir la parte pared, cumplen una función decorativa muy importante. Por eso, la tarea de limpiar azulejos es crucial para que la estancia luzca limpia y brillante.

Ahora bien, esta labor de limpieza no se realiza sólo con un abrillantador y un trapo. Requiere de un protocolo y otros cuidados especiales que pasamos a explicar con detenimiento para que los mayores u otras personas puedan ocuparse de ello personalmente.

Cada cuánto realizar una limpieza azulejo cocina

En primer lugar, tenemos que hablar de la periodicidad a la hora de limpiar los azulejos de la cocina. Esto va a depender del uso que se dé a la cocina, de lo que se cocine y de las zonas donde estén los fogones. Ponemos tres ejemplos:

  • Si se cocina a fuego lento y la cocina no tiene mucha ventilación, es recomendable limpiar los azulejos después de cocinar. Los azulejos habrán acumulado mucha humedad y olores.
  • Especialmente si se prepara comida que expulse grasa, aunque sea durante poco tiempo, es importante limpiar la zona donde se encuentre la vitrocerámica, plancha, etc.
  • De forma general, es recomendable una buena limpieza de azulejos en la cocina una vez a la semana.

Dicho esto, vamos a ver ahora cómo un familiar, amigo o el propio mayor, siempre y cuando esté capacitado, puede realizar la limpieza de azulejos a nivel práctico.

Cómo limpiar azulejos cocina

Primero de todo: hacer espacio para trabajar de forma cómoda. Para ello, es necesario retirar objetos como microondas, paneras, etc. Además, es posible aprovechar para limpiar estos objetos, especialmente las partes traseras que también acumulan suciedad y grasa.

Empezar la limpieza de azulejos quitando el polvo

Con un trapo seco se atrapa el polvo, realizando una primera limpieza para captar el polvo y la suciedad más superficial como la que provoca el humo. Hay que empezar siempre por la parte de arriba de las paredes, aunque por precaución es conveniente que otra persona se encargue de las partes más altas para garantizar la seguridad del mayor.

Limpiar los azulejos de grasa y restos de comida seca

Tras eliminar el polvo, toca limpiar los azulejos con algo más intensidad. Dependerá de la zona, así se encontrará más o menos grasa, pequeños restos de comida, etc.

Para quitar las partes secas y más duras es posible utilizar una pequeña espátula de cocina para, con cuidado, rascar esas zonas más resistentes. Si no se tiene esta herramienta, es posible llenar un recipiente con agua caliente y, con un pequeño estropajo, ablandar esa suciedad con varias pasadas.

Productos necesarios para la limpieza de azulejos

Por un lado, es posible adquirir productos específicos limpia azulejos del supermercado o el famoso KH-7 para eliminar la grasa. Por el otro, también se puede emplear jabón común, lavavajillas, amoniaco perfumado o productos como el bicarbonato, el vinagre y agua oxigenada con jabón.

En cuanto a las herramientas para aplicar estos productos de limpieza, recomendamos utilizar tres: la parte blanda de una esponja de cocina para limpiar, bayeta para retirar el producto y la suciedad, y un trapo seco para secar y abrillantar.

Comenzar ya con la limpieza y desinfección

Toca empezar con la faena. Pero antes de ver cómo hacerlo, es importante tomar una precaución: intentar no pasar la esponja ni añadir productos de limpieza sobre las juntas de los azulejos. Luego explicamos cómo limpiarlas, pero la idea es no desgastar el yeso o el blanqueador de juntas.

Dicho esto, dependiendo del producto a utilizar, el proceso de limpieza puede diferir:

  • Si se utiliza un producto del mercado como un limpiacristales o multiusos, tanto con atomizador o no, hay que añadir el producto a la esponja. Después se distribuye azulejo por azulejo y se deja actuar un par de minutos. Tras eso, es preciso utilizar el trapo seco para retirar el producto y dar brillo.
  • En el caso de usar vinagre, bicarbonato o jabón, es conveniente mezclar estos productos con agua tibia. Con una cucharadita de estos limpiadores en un litro de agua será suficiente. A continuación hay que mezclar bien la disolución y humedecer la esponja para aplicarla sobre los azulejos. Luego utilizar una bayeta para retirar la humedad y un trapo para secar y abrillantar.
  • Para el agua oxigenada sólo se necesitarán unas gotas de jabón líquido, remover bien, aplicar con la esponja y dejar que haga efecto unos diez minutos. A continuación, hay que utilizar la bayeta y el trapo, como en el caso anterior.
  • Por último, si se va a utilizar amoniaco (aunque sea perfumado), es importante usar guantes y mascarilla, y ventilar la cocina para evitar intoxicarse. El amoniaco es un gran desinfectante, pero al contacto con la piel, fosas nasales y ojos es muy perjudicial. De nuevo, mezclar una cuchara sopera con un litro de agua y disolver bien para luego aplicar con la esponja. No es necesario dejarlo actuar mucho tiempo. Luego, con la bayeta, hay que limpiar los azulejos y secar el brillo con el trapo.

Recibe CVs de cuidadores profesionales gratis

¿Crees que un ser querido podría necesitar que le echen una mano, o a alguien que le escuche y entretenga cuando tú no puedes estar con él?

¡Nos encantaría ayudarte! Beeping te pondrá en contacto con un cuidador profesional verificado y con experiencia. SIN COSTES INICIALES.

Cómo limpiar las juntas de los azulejos

Es posible contar con juntas de azulejos que aguanten bien la humedad. Pero en muchos casos, esas juntas suelen ser de yeso, que puede ir desgastándose si no se limpian con cuidado. Esto puede llevar a tener que aplicar una “lechada” para cubrir grietas.

En cualquier caso, para la limpieza de las juntas de los azulejos es posible utilizar los productos anteriores, pero aplicar la solución con un cepillo de dientes. Si está desgastado, mucho mejor.

Tras la limpieza, si han perdido blancura, siempre se puede aplicar un “blanqueador de juntas” en forma de rotulador. En el caso de que las juntas presenten grietas, también existen productos con dosificador para aplicar una lechada junta por junta.

Beneficios de limpiar azulejos de cocina por personas mayores

Puede que limpiar azulejos y juntas resulte una tarea tan necesaria como agotadora, pero realizarlas puede conllevar múltiples beneficios. Como es natural, la cocina va a lucir limpia y brillante, ayudará a que el moho producido por la humedad no se extienda por el techo o las paredes donde no existan azulejos y eliminará los olores al acabar con la suciedad acumulada y los restos de grasa. Sin embargo, hay más.

En realidad, siempre que sea posible, hacer este tipo de tareas implica que la persona mayor esté activa, lo que conlleva una actividad física que puede ser buena para mantener una salud física y mental adecuadas. Además, se ha comprobado que las tareas del hogar entre los adultos mayores reduce el riesgo de padecer caídas, dependencia, inmovilidad y enfermedades a largo plazo. 

De cualquier forma, a partir de cierta edad existe una pérdida de movilidad importante, en cuyo caso conviene contar con los servicios de personal cualificado que desempeñe este tipo de tareas más laboriosas.