Día Mundial contra el Cáncer

Día Mundial contra el Cáncer

El cáncer es una enfermedad que se ha extendido a lo largo de los años y, hoy por hoy, es la segunda causa de muerte en todo el mundo. Según los datos obtenidos hasta el momento, si la población sigue actuando de la misma manera, los casos crecerán en torno a un 30% para el año 2030.


Muchos tipos de cáncer son curables y los tratamientos siguen avanzando. Sin embargo, aún se producen millones de muertes al año al no encontrar la forma en la que poder evitar su expansión y evolución definitiva.


El Día Mundial contra el Cáncer tiene lugar cada 4 de febrero y su objetivo es conmemorar a las personas que luchan cada día para acabar con la enfermedad y a las que desafortunadamente no pudieron vencerla.

¿Por qué se celebra el Día Mundial del Cáncer cada año?

En 2019 se lanzó una campaña llamada «Yo soy y voy a», que se ha convertido en el lema de este día tan especial. Se trata de un llamamiento que invita a las personas a participar y a demostrar su compromiso aportando su granito de arena.
Los avances que se han hecho hasta el momento para tratar la enfermedad son muchos, aunque las investigaciones realizadas dependen de los recursos obtenidos, de ahí que la sociedad deba involucrarse activamente para tratar de hallar los mejores tratamientos.
La visualización y movilización social son medios que contribuyen a la transformación social, convirtiéndose en herramientas fundamentales en materia de prevención y para controlar el desarrollo del cáncer.
Es de vital importancia abordar esta enfermedad y la mejor manera para que todo el mundo participe es conmemorar la lucha contra el cáncer año tras año. De ese modo, cada 4 de febrero tiene lugar un llamamiento general para no olvidar a los enfermos que están pasando por momentos muy complicados, ni a los profesionales que se esfuerzan al máximo ante la búsqueda de nuevos tratamientos.
De cualquier forma, no hay que confundir este día con el 24 de septiembre en el que tiene lugar el Día Mundial de la Investigación contra el Cáncer, cuyo propósito es fomentar la investigación para alcanzar avances médicos significativos.
A decir verdad, el Día Mundial contra el Cáncer es algo más social y durante esta jornada tienen lugar diversas actividades, charlas y convocatorias, cuyo cometido principal es informar a la ciudadanía. Es clave que las personas conozcan la enfermedad en profundidad, que sepan los medios que existen para plantarle cara y la necesariedad de impulsar nuevos proyectos de investigación que vayan enfocados a su tratamiento.

Cáncer: la enfermedad del siglo XXI

Como ya hemos mencionado, de un tiempo a esta parte se han adquirido nuevos conocimientos y la ciencia ha avanzado mucho, pero aún así no se ha podido minimizar la incidencia de la enfermedad en la población.
Siguen registrándose casos de tumores malignos cada día y cada vez son más los afectados. Su desarrollo está relacionado con muchos aspectos, aunque la genética es un condicionante bastante importante. Aún así, nuestra forma de vivir actual y la reiteración de malos hábitos, como el sedentarismo, el tabaquismo o la ingesta de comida rica en grasas y azúcares, no ayudan precisamente a reducir el riesgo.
Por tanto, las células del cuerpo se ven alteradas por causas hereditarias, pero también por ciertos agentes de carácter externo. Lo cierto es que el daño producido en una sola célula puede ser suficiente para dañar nuestro organismo al aumentar de tamaño y extenderse hacia las demás de manera descontrolada.
A día de hoy no es difícil conocer a alguien que tenga cáncer. Los porcentajes de personas diagnosticadas siguen aumentando y los tipos de cáncer más habituales y los que conllevan más muertes al año son los siguientes: cáncer de mama, de pulmón, de estómago, de próstata y el cáncer colorrectal.
El Día Mundial contra el Cáncer trata de ampliar los conocimientos que tienen las personas sobre la enfermedad para hacerles ver, entre otras cosas, lo importante que es sustituir los malos hábitos de vida por otros más saludables.
Si tenemos en cuenta los consejos insistentes de la Organización Mundial de la Salud, lo más recomendable es evitar el consumo de alcohol, dejar el tabaco, apostar por una dieta sana y equilibrada, y hacer ejercicio regular.

Recibe CVs de cuidadores profesionales gratis

¿Crees que un ser querido podría necesitar que le echen una mano, o a alguien que le escuche y entretenga cuando tú no puedes estar con él?

¡Nos encantaría ayudarte! Beeping te pondrá en contacto con un cuidador profesional verificado y con experiencia. SIN COSTES INICIALES.

Lazos contra el cáncer, ¿de qué colores son?

Lo más probable es que te resulte familiar el símbolo contra el cáncer. De hecho, durante el día en el que se conmemora la lucha contra un determinado tipo de cáncer se suelen repartir lazos de un color concreto.
El color del lazo del cáncer en general es el lavanda e incluye todos los tipos de cáncer. No obstante, cada afección cuenta con una tonalidad determinada para identificarla del resto. Desde aquí vamos a enumerar los colores que adopta el lazo contra el cáncer para que puedas asociarlo a cada variante:

  • El lazo rosa guarda relación con el cáncer de mama.
  • El lazo de color rosa pálido hace referencia al cáncer de útero.
  • El lazo negro tiene que ver con el cáncer de piel.
  • El lazo verde está relacionado con el cáncer linfático.
  • El lazo dorado simboliza la lucha contra el cáncer infantil.
  • El lazo de color turquesa contra el cáncer de ovario y de cérvix.
  • El lazo gris está asociado al cáncer cerebral.
  • El lazo de color esmeralda al cáncer de hígado.
  • El lazo azul claro está relacionado con el cáncer de próstata.
  • El Lazo violeta con el cáncer de esófago y estómago.
  • El lazo morado está asociado al cáncer de páncreas y el leiomiosracoma.
  • El lazo azul oscuro simboliza la lucha contra el cáncer de colon y de tiroides.
  • El lazo de color lavanda lo hace con el cáncer testicular.
  • El lazo naranja está relacionado con el cáncer de riñón y la leucemia.

El lazo contra el cáncer no es algo nuevo, sino que se empleó por primera vez en el siglo XIX en una carrera solidaria que tuvo lugar en Nueva York. Pasado un tiempo, más concretamente a partir de 1991, comenzó a convertirse en el símbolo de la lucha contra el cáncer.
Se trata de un pequeño gesto que invita a abordar el problema a través del cambio de hábitos poco saludables, algo que puede influir notablemente en la situación actual.

NOTA:
He recibido el texto de vuelta por contenido duplicado, pero básicamente son frases muy comunes como el Día Mundial del Cáncer, la lucha contra el cáncer o la Organización Mundial de la Salud, y desde Textbroker me han pedido que los reenviara de nuevo. Gracias!