Qué es la cofosis

La cofosis (también llamada anacusia) es una discapacidad que afecta al aparato auditivo y que se caracteriza por producir una sordera total. Pese a la gravedad, hay tratamientos al respecto que mencionaremos, además de otra información de interés.

Cofosis: qué es, tipos y síntomas

A diferencia de otros tipos de sordera como la parcial y la profunda, la cofosis impide a los afectados y afectadas oír sonido alguno en el oído afectado. Esta dolencia se puede presentar ya en el nacimiento por diversas causas (que luego veremos) y también a lo largo de la vida.

Tipos de cofosis

Dentro de esta dolencia auditiva hay dos tipos esenciales:

  • Cofosis unilateral, cuando el problema afecta a un solo oído.
  • Cofosis bilateral, cuando afecta a ambos.

En el caso de la unilateral, la calidad de vida y problemas derivados de la afección son mucho menores. Luego ahondaremos en este aspecto.

Diferencia entre cofosis e hipoacusia

También es importante destacar que no hay que confundir la cofosis con la hipoacusia. Esta última afección también es una forma de discapacidad auditiva pero no total. Mientras que el término “sordera” se aplica a pérdidas de audición más allá de los 70 decibelios (hasta llegar a la cofosis), la hipoacusia engloba a las pérdidas menores a los 70 decibelios.

Síntomas de la cofosis

Excepto cuando la cofosis es de nacimiento, no es común el síntoma repentino de no escuchar prácticamente nada. Por el contrario, las pérdidas de audición se van produciendo de forma paulatina hasta que se alcanza una pérdida total, momento en el que al problema auditivo se lo denomina anacusia o cofosis.

Causas de la cofosis

Existen diversas causas y éstas influyen en el momento en el que la dolencia aparece. Un pequeño resumen al respecto:

  • Factores congénitos. El más común es que la madre sufra problemas o enfermedades durante el embarazo y eso afecte al desarrollo genético del feto.
  • Factores hereditarios o genéticos. Son la causa de nacer con una cofosis pero también pueden producir la enfermedad con los años. Que la madre sufra problemas o enfermedades en el embarazo también puede derivar en una malformación genética.
  • Factores adquiridos. Exponerse a ruidos dañinos para el oído, una mala medicación, enfermades como la meningitis, traumatismos, infecciones de oído o no tratar síndromes como el Meniérè pueden desembocar en cofosis.

Cómo prevenir la cofosis

En el caso de que la discapacidad auditiva de la cofosis aparezca de forma paulatina es posible retrasar la dolencia e, incluso, pararla. Para ello, el consejo esencial es la revisión periódica ante las primeras sospechas de estar perdiendo audición.

Además, como la cofosis también puede derivarse de causas adquiridas como la acumulación de cerumen, es muy importante mantener los oídos limpios para evitar infecciones.

Por supuesto, otro consejo importante para evitar la cofosis es no estresar el órgano auditivo por ninguna circunstancia.

Tratamientos para la cofosis

En el apartado anterior ya hemos mencionado el uso de prótesis auditivas, pero hay otros tratamientos más aplicados tanto a la cofosis unilateral como la bilateral. Son los siguientes:

  • En el caso de que sea en un solo oído (unilateral), tanto si es congénita como adquirida, es muy importante el uso de audífonos o prótesis auditivas para no estresar el oído sano.
  • Cuando es bilateral, tanto desde el nacimiento como si ha aparecido a lo largo de la vida, el implante coclear es el tratamiento más utilizado. Este consiste en implantar un transductor en el interior del oído. Su función es traducir las señales acústicas que entran al oído en eléctricas que se aplican en el nervio auditivo.

Recibe CVs de cuidadores profesionales gratis

¿Crees que un ser querido podría necesitar que le echen una mano, o a alguien que le escuche y entretenga cuando tú no puedes estar con él?

¡Nos encantaría ayudarte! Beeping te pondrá en contacto con un cuidador profesional verificado y con experiencia. SIN COSTES INICIALES.

Anartria: afección derivada de la cofosis

Después de todo lo dicho es importante mencionar otra discapacidad que puede derivarse de la propia cofosis. Es la llamada anartria y consiste en un trastorno leve o grave a la hora de articular sonidos. En los casos más serios, puede reducir esa capacidad a cero.

Los casos más leves se dan en personas que han empezado a aprender a hablar antes de sufrir una cofosis bilateral o si han aprendido con una unilateral. En cuanto a los casos graves, son los que padecen los bebés nacidos con esta discapacidad y que desarrollan una anartria total si no se trata.

En cuanto a los tratamientos, además de la intervención de foniatras, en el caso de las cofosis unilaterales el uso de audífono es esencial. Para el caso de las bilaterales de nacimiento o antes de que el niño aprenda a hablar, el implante coclear es la solución para luego realizar el desarrollo lingüístico.