¿Puede trabajar un cuidador no profesional?

cuidador no profesional

A la pregunta de si puede trabajar un cuidador no profesional en España, debemos responder con un tajante sí. De hecho, en nuestro país está establecido por ley una paga mensual por cuidar a un familiar dependiente.


Los cuidadores profesionales deben formarse antes de trabajar en ello, pero en muchos hogares, los propios familiares se ocupan de sus seres queridos y se hacen cargo del cuidado de niños con necesidades especiales o mayores dependientes.


Con objeto de dar solución a este tipo de situaciones, la administración ha actuado en consecuencia, ofreciendo ayudas a las familias que no disponen de medios económicos suficientes para contratar a empleados dedicados al cuidado.


Y es que cada vez son más los cuidadores no profesionales que cuidan a personas dependientes a quienes les une un grado de parentesco hasta tercer grado. Dada su realidad actual, las instituciones han promocionado la figura del cuidador familiar, dando algunas soluciones para facilitar el proceso a las familias.


Además, hay que tener en cuenta que muchas de las personas que atienden diariamente a sus seres queridos, deben dejar su empleo o se encuentran ante la imposibilidad de acceder a uno propio, de ahí que sea necesario compensarlos de alguna manera.


A pesar de todo, la administración no emplea recursos suficientes para atender efectivamente a las personas dependientes que deberían contar con profesionales cualificados que sepan controlar la situación. No hay que olvidar que los cuidadores no profesionales no tienen experiencia y, aunque ofrezcan sus cuidados con cariño, amabilidad y paciencia, es algo que puede repercutir en la calidad de vida del dependiente.


Las instituciones lo saben, aunque intentan eludir su responsabilidad y cargar los cuidados a familiares o incluso amigos.

Las principales funciones del cuidador no profesional

Aunque no haya recibido una preparación académica para ejercer como tal, el cuidador profesional debe desempeñar las siguientes funciones:

  • Atender a la persona dependiente y cuidar su entorno.
  • Realizar tareas del hogar y prestar atención a su higiene personal.
  • Controlar la medicación y administrarla en caso de que sea necesario.
  • Acompañar a la persona dependiente a todos los recados, ya sea al médico, al supermercado, a la farmacia o al banco.
  • Tener empatía y tratar a la persona desde una perspectiva psicológica para mejorar su estado de ánimo y bienestar personal.

¿Es posible percibir una paga por cuidar a un familiar?

La Ley de Dependencia es la que se encarga de reconocer los cuidados por parte de los familiares a través de una ayuda económica mensual. Es una modalidad planteada especialmente para la figura del cuidador familiar.
Esta figura surge cuando una persona pierde parte de su capacidad mental, física o sensorial, y ante esta situación, el familiar se hace cargo de ella. De ese modo, sin ser profesional, se encarga de realizar actividades comunes del día a día y de atender al dependiente.


Los cuidadores no profesionales pueden ser la pareja de la persona afectada o un pariente de sangre hasta el tercer grado, lo que equivaldría a tío, sobrino o bisabuelo. Si se dan las condiciones óptimas, es posible percibir una prestación, aunque hay que prestar atención a una serie de requisitos que hay que cumplir antes de presentar la solicitud correspondiente. Si no se cumplen, no será aprobada dicha ayuda. Por ejemplo, para solicitar la prestación es necesario haber cuidado a la persona dependiente al menos durante un año antes.

¿Cuánto paga un cuidador no profesional a la Seguridad Social?

Desde hace un tiempo, el cuidador no profesional que puede beneficiarse de la Ley de Dependencia cuenta con la posibilidad de suscribirse a un Convenio Especial con la Seguridad Social sin que tenga que pagar ningún tipo de cotización por ello.


De hecho, para poder adoptar el rol de cuidador familiar y recibir una ayuda mensual, es preciso estar acogido a este convenio de cuidadores, algo que sucede desde el año 2019.
La cotización social derivada no correrá a cargo del cuidador no profesional y el gasto irá a parar a la Administración General del Estado.


Estamos hablando de una figura clave que se dedica a proteger a una persona dependiente y hacerse cargo de sus cuidados, aunque para que sea reconocido como tal no debe estar dado de alta a tiempo completo en el Régimen de la Seguridad Social.

Las ventajas del cuidador profesional con respecto a la Seguridad Social

Hace ya algunos años que el Gobierno tomo posiciones en cuanto a esta situación y decidió que el organismo de la Seguridad Social debía hacerse cargo de las cuotas de los cuidadores no profesionales.


Sin embargo, ante el gran gasto que eso supuso, en 2012 decidieron dar un paso atrás y frenar el proceso para que las arcas públicas no siguieran descendiendo en exceso. Sin embargo, con el tiempo, los cuidadores no profesionales volvieron a beneficiarse de esta situación, obteniendo con ello las siguientes ventajas:

  • Los días empleados en el cuidado de la persona dependiente se incluirán en la vida laboral del cuidador no profesional.
  • Las personas que se hayan suscrito al Convenio Especial para cuidadores no profesionales, no deberán abonar ninguna cuota al hacerse cargo de ello el Estado.

Recibe CVs de cuidadores profesionales gratis

¿Crees que un ser querido podría necesitar que le echen una mano, o a alguien que le escuche y entretenga cuando tú no puedes estar con él?

¡Nos encantaría ayudarte! Beeping te pondrá en contacto con un cuidador profesional verificado y con experiencia. SIN COSTES INICIALES.

¿Cómo solicitar el Convenio Especial de cuidadores no profesionales?

Para acceder a este tipo de ayuda, es preciso acudir al Servicio Social Municipal o bien al centro de Atención Primaria de la provincia o municipio donde resida la persona dependiente. De cualquier forma, en España, los familiares que estén a cargo de personas dependientes o mayores podrán solicitar diferentes ayudas económicas.


Puesto que muchos ancianos precisan la ayuda de alguien para desempeñar su día a día, los familiares pueden hacerse cargo de ellos y defender sus derechos por su sacrificio y esfuerzo, y es que gracias al convenio especial del cuidador no profesional, es posible trabajar y cotizar a la Seguridad Social.


Para suscribirse al convenio especial de cuidadores no profesionales existen dos alternativas diferentes:

  • La vía presencial consiste en acudir a la administración de la Tesorería General de la Seguridad Social y presentar un formulario (TA.0040), al igual que otros documentos como la resolución de la prestación económica de dependencia y los DNI del cuidador no profesional y de la persona dependiente.
  • Asimismo, puede hacerse por vía telemática, aunque en este caso es preciso contar con un certificado electrónico y seguir los pasos de la web oficial de la Seguridad Social para darse de alta en este tipo de convenio.

A algunas personas no les resulta sencillo realizar este tipo de trámites. Sin embargo, existen agencias especializadas para gestionar todos los documentos pertinentes con objeto de acelerarlo todo y que los cuidadores no profesionales puedan ejercer sus derechos cuanto antes.

Requisitos a cumplir para recibir la prestación por cuidar a una persona dependiente

Para poder percibir una ayuda con el fin de cuidar a una persona dependiente se deben cumplir diversos requisitos, los cuales vamos a detallar a continuación:

  • Ser mayor de edad.
  • El cuidador no debe tener ningún grado de dependencia.
  • Debe disponer de un informe donde quede constancia de su plena capacidad para cuidar a una persona dependiente.
  • Deberá contar con una residencia legal en la misma comunidad autónoma de la persona dependiente y estar empadronado en un municipio cuya distancia de separación del domicilio donde reside la persona atendida no supere los 20 km.
  • El cuidador no puede estar asociado a un servicio profesional de atención.
  • Si no se posee formación en asistencia o cuidado de personas dependientes, tendrá que comprometerse a llevarla a cabo.
  • A través de un documento firmado por el cuidador no profesional, deberá comprometerse a cuidar a la persona dependiente durante 12 meses como mínimo.
  • En caso de que preste su ayuda a un número de personas concreto, no podrá realizar ninguna otra actividad laboral.
  • Según el grado de dependencia, es posible que el cuidador no profesional no pueda desempeñar ningún otro trabajo. En caso de que la persona dependiente realice algún taller ocupacional o similar, el cuidador sí podrá desempeñar otra actividad profesional.
  • El cuidador familiar no podrá estar sujeto a ningún delito de violencia de género, malos tratos, agresión o delito sexual.

¿Qué es el Convenio Especial de cuidadores no profesionales?

Es un acuerdo con la Seguridad Social a través del cual los cuidadores familiares pueden cotizar por cuidar a un familiar. Así, la persona que haya dedicado sus años a cuidar a esa persona dependiente, contarán como parte de su vida laboral y tendrá derecho a recibir prestaciones comunes en caso de incapacidad permanente o jubilación.


Los cuidadores no profesionales que no pudieran beneficiarse de la antigua Ley de Dependencia, a través de la suscripción al Convenio Especial con la Seguridad Social, no deberán hacer frente ellos mismos a las cotizaciones.

Los requisitos para ser cuidador no profesional

Los cuidadores no profesionales que quieran suscribirse al convenio especial deberán prestar atención a estos requisitos:

  • El cuidador familiar no podrá estar dado de alta a tiempo completo en el Régimen de la Seguridad Social, figurar como desempleado o percibir prestaciones concretas.
  • Si se percibe una pensión por viudedad, para poder figurar en la Seguridad Social como cuidador no profesional, es necesario haber cumplido más de 65 años.
  • El cuidador no profesional que quiera figurar como tal en la Seguridad Social no puede cobrar ninguna prestación por jubilación, incapacidad permanente o desempleo.

Las incompatibilidades del cuidador familiar

Como ya hemos mencionado, para figurar en la Seguridad Social como cuidador no profesional se han de cumplir una serie de requisitos, tanto igual sucede a la hora de percibir una prestación por cuidar a un familiar dependiente. Según hemos explicado, hay ciertos factores que resultan incompatibles a la hora de acceder al rol de cuidador no profesional.


Aunque ya hemos hablado de estas incompatibilidades, hemos hecho un pequeño listado de ellas para tenerlas en cuenta:

  • Estar dado de alta en la Seguridad Social.
  • Recibir alguna prestación asociada a una incapacidad permanente, desempleo, jubilación o viudedad (en este último caso, no será incompatible si la persona ha cumplido más de 65 años).
  • Llevar a cabo algún tipo de servicio de atención profesional.
  • Estar asociado a algún tipo de delito, ya sea de malos tratos, violencia de género, agresión o de índole sexual.

La solicitud de cuidador no profesional varía según la comunidad

A la hora de solicitar el alta en el Régimen de la Seguridad Social como cuidador familiar, el procedimiento a seguir puede diferir según la comunidad autónoma que se trate. La legislación puede variar y, por ende, las ayudas por cuidar a una persona dependiente. Tanto igual sucede en el caso de los requisitos exigidos, que pueden ser diferentes dependiendo de la comunidad donde resida la persona mayor o dependiente.


Sea como fuere, la Ley de Dependencia recoge las siguientes ayudas para las personas dependientes: Centro de día y de noche, ayuda a domicilio, teleasistencia, atención residencial, subvenciones para viajar, ayudas para sillas eléctricas o prótesis, y diferentes prestaciones económicas.

Resumen

A partir del momento en el que los cuidadores no profesionales tuvieron la oportunidad de suscribirse a este Convenio Especial para cotizar en la Seguridad Social por la labor realizada, el número de personas suscritas ha ido en aumento.


Según los datos que se manejan, la mayor parte de los cuidadores familiares en España son mujeres. Además, gracias a este Convenio con la Seguridad Social, se han creado numerosos puestos como cuidadores no profesionales. De hecho, si este tipo de labor estuviera reconocida por ley como una profesión, llegaría a representar casi el 10% del empleo en nuestro país.


De cualquier forma, los familiares no deben olvidar que es posible contar con la atención personalizada de profesionales que se ajustan a todas sus necesidades. Así, si el cuidador no profesional no puede hacerse cargo de la persona dependiente a tiempo completo, podrá solicitar su ayuda por horas o fines de semana. Además, las personas encargadas del cuidado de su familiar dependiente no deben dejar de lado su vida personal y familiar para evitar el Síndrome del Cuidador Quemado.