¿Cómo tratar las úlceras por presión en personas mayores?

¿Cómo tratar las úlceras por presión en personas mayores?

Las úlceras de decúbito, también llamadas úlceras por presión, afectan principalmente a aquellas personas que presentan dificultades en la movilización. Son lesiones que aparecen en la piel después de que la persona haya permanecido bastante tiempo sin poder moverse y en una misma posición. Puede tratarse de personas que están en una silla de ruedas o aquellas que deben permanecer durante una larga temporada en cama.


Las úlceras en la piel en personas mayores suelen manifestarse en la zonas que recubren las partes óseas como son la cadera, el coxis, los tobillos o los talones. Según lo expuesto anteriormente, parece lógico que las personas con mayor riesgo de padecer úlceras por presión sean las que presentan patologías médicas graves que limitan su autonomía. Esto les dificulta cambiar de postura y no tienen más remedio que pasar mucho tiempo en una silla o cama.


Las llagas en el cuerpo pueden desarrollarse en horas o incluso días. En su mayoría pueden curarse al seguir un tratamiento, aunque no todas lo hacen. Desde aquí vamos a hablar largo y tendido sobre los motivos por los que aparecen y cómo curar las escaras o prevenir su aparición.

¿Por qué aparecen las úlceras por presión?

Como ya hemos explicado brevemente, las llagas en la piel que aparecen por presión suelen tener cabida en personas mayores que pasan mucho tiempo inmovilizadas sin poder cambiar de posición.

Las lesiones se producen como consecuencia de una fricción continua en zonas concretas del cuerpo, provocando así daños en los vasos sanguíneos. Esto imposibilita la oxigenación adecuada del organismo, acarreando la muerte celular y produciendo, por tanto, lesiones en la piel como consecuencia de la postura.


Ahora bien, las personas mayores no son los únicos afectados, pues existen muchos factores que pueden acarrear la formación de úlceras. Desde aquí vamos a enumerar algunos ejemplos:

  • Quienes tienen que utilizar continuamente una silla de ruedas o permanecer en la cama tras un accidente.
  • Pueden salir a personas diabéticas o a las que sufren enfermedades vasculares.
  • Ser la consecuencia de una piel sensible.
  • Debido a la falta de nutrientes propia de una alimentación insuficiente.
  • En el caso de algunos tipos de demencia como el Alzheimer.

¿Cuáles son las zonas más afectadas?

Existen zonas más proclives que otras en lo que se refiere a la aparición de úlceras por presión. Suelen ser lugares donde la piel cubre el hueso como es el caso de los codos, la espalda, los hombros, los glúteos, los talones, los tobillos e incluso la parte posterior de la cabeza.

¿Cuándo resulta conveniente avisar al médico?

No siempre es necesario acudir urgentemente al médico, salvo que en la lesión hayan aparecido estos síntomas:

  • Zona alrededor de la lesión enrojecida.
  • Cuando la persona afectada presenta fiebre.
  • Existe dolor al tocar una zona próxima a la llaga.
  • Pus o mal olor.
  • Apreciar la zona hinchada o la piel caliente.

Principales síntomas de las úlceras de decúbito

Las úlceras por presión pueden acarrear diferentes síntomas más o menos graves que se encuentran clasificados en diferentes etapas, de forma que la etapa 1 es la menos dañina mientras que la etapa 4 es la más grave.
En el caso de las personas de edad avanzada, si las llagas en la piel se encuentran en la primera o segunda etapa se pueden curar sin problemas, siempre y cuando hayan recibido un tratamiento adecuado inmediato. Sin embargo, en lo que se refiere a las úlceras que están en la etapa 3 o 4, son más complicadas y su curación pueden prolongarse en el tiempo.

Las diferentes etapas de las úlceras de piel

A continuación vamos a nombrar las diferentes etapas por las que puede pasar una úlcera y sus principales síntomas:

  • Etapa 1. La llaga presenta un aspecto rojizo. Al ser presionada no varía su forma o color. Estamos antes la fase de inicio de la formación de la llaga.
  • Etapa 2. En este caso ha aparecido una ampolla o la llaga permanece abierta. Puede presentar un color rojo y la zona de alrededor puede estar irritada.
  • Etapa 3. La llaga permanece abierta y se ha hundido hasta formar una abertura conocida como cráter. Cuando se llega a esta etapa, las lesiones han empezado a afectar el tejido subcutáneo.
  • Etapa 4. Es la más peligrosa de todas porque los daños que ha causado la úlcera han llegado hasta los músculos e incluso al hueso.

Existen otros tipos de úlceras por decúbito que se muestran de una forma diferente y que, por lo tanto, no se pueden clasificar en las etapas anteriores:

  • Llagas envueltas en una capa de piel muerta que presentan un color marrón, verdoso o amarillento. En este caso, no es posible ver a simple vista la profundidad del daño causado.
  • Úlceras que aparecen debajo de la piel llamadas lesiones en tejidos profundos. Estas lesiones pueden aparecer en un color púrpura o marrón.

Recibe CVs de cuidadores profesionales gratis

¿Crees que un ser querido podría necesitar que le echen una mano, o a alguien que le escuche y entretenga cuando tú no puedes estar con él?

¡Nos encantaría ayudarte! Beeping te pondrá en contacto con un cuidador profesional verificado y con experiencia. SIN COSTES INICIALES.

¿Cómo prevenir las úlceras por presión en el caso de las personas mayores?

Si estás al cuidado de un anciano, es conveniente saber actuar para evitar problemas mayores en el futuro. Estas recomendaciones que queremos mostrarte tienen como cometido evitar que aparezcan las llagas por presión. La idea es reducir la presión sobre la piel a través de estos cuidados para impedir que lleguen a formarse.

Cuidar la piel

Hidratar la piel de forma regular es algo clave que hay que tener en cuenta, al igual que mantener una dieta sana y equilibrada. También es importante lavar la piel con jabón neutro y agua tibia, al mismo tiempo que inspeccionamos el cuerpo de la persona mayor para advertir cualquier señal de aparición. Al final del día puede ser conveniente masajear diferentes zonas del cuerpo para activar la circulación.


En el caso de las personas mayores con incontinencia que utilizan pañales, hay que asegurarse de cambiarlos con regularidad. Para evitar que se formen úlceras al dormir, es conveniente que las sábanas no tengan arrugas y esténn perfectamente lisas.

Favorecer su movilidad

Si hacemos lo posible para que la persona mayor trate de moverse por sí misma, conseguiremos dos cosas muy importantes: mejorar su autonomía y evitar la aparición de llagas.

También es conveniente cambiar la postura de las personas que deben permanecer en cama al menos cada 2 horas, salvo que se encuentren sentadas, en cuyo caso deberíamos hacer lo propio cada 30 minutos. En este último caso, bastará con levantar un poco a la persona o inclinarla hacia un lado u otro.

Utilizar artículos antiescaras

Existen diversos productos en el mercado que pueden ayudar a evitar la aparición de llagas. Es el caso de algunos protectores que minimizan la presión en las zonas más afectadas, como coderas, taloneras o rodilleras especialmente indicadas para prevenir su aparición.

También podemos decantarnos por cojines y colchones para la prevención de úlceras por presión que pueden encontrarse en diferentes materiales como silicona, gel o aire. Lo más recomendable es que el médico nos aconseje sobre cuál es el producto más apropiado.

Cómo curar las ulceras por presión en ancianos en cada una de sus etapas

Por regla general, en las primeras etapas de las llagas posturales, las heridas deben limpiarse bien y, tras cada lavado, hay que cambiar el vendaje para evitar posibles infecciones. Sin embargo, dependiendo de la etapa donde se encuentre la úlcera, se necesitarán seguir unos cuidados u otros:

  • Etapa 1. Basta con lavar la zona con jabón neutro y agua tibia para después aplicar un poco de crema hidratante.
  • Etapa 2. En vez de utilizar agua tibia y jabón neutro, se empleará una solución salina para deshacernos del tejido muerto. Hay que tener cuidado de no utilizar ciertos productos que pueden dañar la piel como el agua oxigenada. Tras limpiar la llaga, hay que vendar la zona. Con estos cuidados mínimos, facilitaremos la recuperación y cicatrización de la herida, evitando cualquier tipo de infección.
  • Etapas 3 y 4. Cuando la herida llega a estas etapas, deben ser intervenidas por profesionales sanitarios. Hay que tener en cuenta que las llagas son más graves y no se pueden tratar de cualquier forma. De hecho, si hay que seguir el cuidado desde casa, hay que prestar atención a las instrucciones del médico o sanitario.

Recibe CVs de cuidadores profesionales gratis

¿Crees que un ser querido podría necesitar que le echen una mano, o a alguien que le escuche y entretenga cuando tú no puedes estar con él?

¡Nos encantaría ayudarte! Beeping te pondrá en contacto con un cuidador profesional verificado y con experiencia. SIN COSTES INICIALES.

Consejos sobre el cuidado para las úlceras por presión

Estas recomendaciones son muy efectivas en el cuidado de las llagas por decúbito:

  • En el caso de las personas mayores que pasan mucho tiempo en cama, aplicar polvo de talco en las sábanas para evitar tanto como sea posible la fricción o roce de la piel.
  • Mantener la piel perfectamente limpia e hidratada.
  • Cambiar la posición de la persona afectada cada cierto tiempo.
  • Si la llaga cambia la forma o el color, consultarlo con el médico.
  • Hacer una exploración del cuerpo al menos una vez al día para cerciorarnos de que no ha aparecido ninguna úlcera.