Beeping

Como limpiar las puertas de madera

Como limpiar las puertas de madera

Las puertas de madera son de esas piezas que hacen que una casa cobre una estética única. Eso sí, son también elementos delicados a los que hay que prestar especial atención. Las diferentes maderas que se usan en la fabricación de puertas y otros detalles como los acabados barnizados o lacados por citar algunos son cosas importantes en la limpieza.
Aquí vamos a darte todos los consejos que necesitas para saber perfectamente cómo se limpian tus puertas de madera. Eso incluye tanto las que están fuera de casa como las de interior, por lo que no deberías perderte ninguno de estos consejos para conseguir unos resultados espectaculares.

La limpieza de las puertas de madera de exterior

Seguro que no hace falta que te lo digamos, pero las puertas de exterior están sometidas a agentes mucho más agresivos que las de interior. Especialmente si tu puerta da directamente a la calle, caso en el que la lluvia o el sol pueden hacer que su superficie sufra de una forma considerable.
No obstante, tampoco tienes que preocuparte demasiado, ya que son muy sencillos los trucos que te vamos a dar para que la puerta exterior de casa esté siempre en perfecto estado. Ten en cuenta que la madera no se lleva nada bien con agentes como la humedad y que incluso puede suceder que aparezcan hongos en algunas de sus zonas, detalles que hay que saber prevenir adecuadamente.
Un detalle que tampoco debes olvidar es que la mayoría de las puertas de exterior se encuentran barnizadas. El motivo de ello es evidente, ya que la capa de barniz que se aplica sobre la puerta aísla en parte la madera de todos los agentes que pueden dañarla. Pero esto es algo que debes tener muy en cuenta porque no es para nada lo mismo limpiar una puerta barnizada que una que no lo esté.
Con todo, queremos que tengas presentes estos materiales de limpieza que son los que no te pueden faltar para dejar tu puerta de exterior completamente limpia:

  • Trapos de microfibra que no dejen rastro en absoluto
  • Jabón con pH neutro y un poco de vinagre
  • Bayetas de secado
  • Cera impermeabilizante

El proceso para dejar la puerta de madera de casa limpia es de lo más sencillo. Lo primero que debes hacer es dar un repaso visual a toda la superficie para detectar si hay hongos que deban ser tratados por separado. Si los hay, basta con que limpies la zona con mucho cuidado con un producto antifúngico, aunque también te puede servir un poco de amoniaco diluido en agua.
Hecho lo anterior, usa los trapos de microfibra para comenzar a retirar el polvo que lógicamente hay acumulado en la superficie de la puerta. Hazlo con detenimiento para que la posterior limpieza sea más eficaz.
Retirado el polvo, tienes que mezclar en un barreño con agua tibia una porción de jabón y una cucharada de vinagre. Este último producto es muy importante, ya que eliminará posibles microorganismos que puedan crecer posteriormente sobre tu puerta y, además, devolverá parte del brillo a la capa de barniz.
Limpia con cuidado de no inundar demasiado la superficie de la puerta y, cuando hayas cubierto toda la superficie, seca con las bayetas hasta que no quede ni rastro. Por último, puedes aplicar una capa de cera de forma opcional para dar más brillo a la puerta y para añadir una capa extra que proteja de la humedad y los rayos del sol.

Limpiar las puertas de madera del interior de casa

En el interior de casa puedes contar tanto con puertas barnizadas como no barnizadas. En este entorno, el principal problema es el polvo, por lo que puedes olvidarte en la mayoría de las ocasiones de aspectos como la humedad o el sol. Vamos a ver por separado cómo limpiar una puerta que tenga barniz y otra que no lo tenga.

Puertas no barnizadas

Las puertas sin barniz son más fáciles de limpiar por el simple hecho de que no vas a retirar la capa de barniz que las cubre. Sin embargo, también son más sensibles a la humedad, por lo que no deberías en ningún caso usar demasiada agua en su limpieza si no quieres que la madera la termine absorbiendo.
Lo único que necesitas para llevar a cabo la limpieza es un trapo para retirar el polvo y una solución en la que mezcles agua tibia, jabón especial para madera y un poco de amoniaco.
Retira todo el polvo que pueda haber en la superficie de la puerta y aplica con una bayeta la solución líquida que te hemos dicho siguiendo en todo momento la veta de la madera. Con ello vas a evitar que queden demasiadas marcas que luego te costará retirar.
Seca profundamente la puerta asegurándote de que no queda ni el más mínimo rastro de humedad y habrás terminado con tu puerta de madera sin barnizar.

Puertas barnizadas

Las capas de barniz de las puertas de interior suelen ser más finas que las de exterior. La consecuencia es clara: puedes dañarlas a poco que te pases con la limpieza, por lo que debes poner mucha atención a que esto no pase.
Por ello, te aconsejamos que para la limpieza de este tipo de puerta uses una esponja muy suave con la que no arañarás en ningún caso la superficie. Comienza retirando el polvo que haya en la superficie de la madera barnizada con un paño especial.
Luego, tienes que usar una combinación de jabón con pH neutro y un poco de vinagre natural. Con una cucharada grande de este último producto en tu barreño con agua tibia te servirá. Empapa la esponja, pero escúrrela muy bien antes de pasarla por la puerta para no aplicar una excesiva humedad a esta.

¿Sabías que un español de media dedica 6 horas a la semana a la limpieza? Eso es un día entero en un mes. ¿Estás seguro de que no le gustaría dedicar ese tiempo a otra cosa y dejar que otra persona se encargue de la limpieza? Nosotros podemos ayudarte con eso – Beeping es una sencilla plataforma de reservas online que te conecta con profesionales de la limpieza certificados y de confianza que harán el trabajo por ti.

Sigue siempre la veta frotando con mucha suavidad y en poco tiempo habrás dejado la puerta completamente brillante. Por último, seca a conciencia la puerta y, en caso de que creas que es necesario, aplica un poco de abrillantador para que la puerta vuelva a tener una apariencia magnífica.
En definitiva, ya has visto que limpiar tus puertas de madera, sean de interior, de exterior, barnizadas o no, es de lo más sencillo. Solo necesitas los productos adecuados y un poco de paciencia para llevar a cabo una completa limpieza. Tus puertas te lo van a agradecer manteniendo una estupenda apariencia, pero es que, además, con ello conseguirás alargar su vida útil impidiendo que la madera pueda llegar a dañarse por agentes como la humedad o los hongos

Comments are closed.