Beeping

10 primeros síntomas del Alzheimer 

primeros síntomas del Alzheimer

El Alzheimer es una de las enfermedades más frecuentes en la tercera edad. A pesar de su carácter irreversible e incurable, una detección temprana de sus síntomas puede mejorar la calidad de vida de las personas afectadas y ayudar en la planificación familiar. La dificultad radica principalmente en la confusión de los síntomas del Alzheimer con los comportamientos típicos derivados de la demencia por la vejez.

Resulta imprescindible, por lo tanto, reconocer los primeros síntomas del Alzheimer para aplicar un diagnóstico adecuado y trabajar con antelación en la contención de la degeneración cerebral. En el presente artículo expondremos cuáles son los 10 primeros síntomas Alzheimer, basados en la observación de una importante muestra de pacientes que han experimentado síntomas de Alzheimer precoz.

Primeros síntomas de Alzheimer

1. Transformación repentina del estado de ánimo.

Uno de los primeros signos de Alzheimer es el cambio del humor y de la personalidad de manera brusca. El anciano se puede sentir contento o alegre en un momento dado, y cambiar repentinamente a un estado de ansiedad, nerviosismo, tristeza o depresión. Esto es especialmente difícil para la familia, puesto que no puede prever con exactitud cuál será el comportamiento de su familiar.

Lo recomendado en estos casos es ser muy comprensivo con el paciente que sufre éste y otros sintomas del Alzheimer. No debemos hacerlo sentir culpable por experimentar la transformación instantánea de la personalidad. El cariño y el afecto siempre son los mejores consejeros para tratar a una persona que está experimentando los primeros signos de Alzheimer.

La transformación repentina del estado de ánimo ocurre por una desviación de los niveles neuronales, que conlleva que la persona sienta que su estado interior ha sufrido un cambio radical. Tanto si la transformación se produce de la alegría a la tristeza, como si lo hace en sentido inverso, la exhibición de tal cambio puede ser tremendamente impactante.

2. Mayor pasividad.

Una persona que se ha mostrado muy activa y con iniciativa a lo largo de toda su vida, puede experimentar que sus ganas de emprender acciones y llevar a cabo planes han disminuido de manera drástica. Ocurre el caso, por ejemplo, de que unos padres que siempre estaban fuera de casa, deseen en este momento permanecer en el hogar para llevar una existencia tranquila y sin contratiempos.

La mayor pasividad es, por lo tanto, otra de las señales sobre como empieza el Alzheimer. La vida social de estas personas decae en un breve lapso de tiempo, y las reuniones con amigos y con la familia dejan paso a largas horas frente al televisor o haciendo tareas de manera solitaria.

Los familiares deben mantenerse doblemente activos en estas situaciones para animar a las personas con sintomas Alzheimer prematuro a salir a la calle y relacionarse con sus semejantes. La interacción con otras personas es la mejor medicina para que los afectados por Alzheimer mejoren su bienestar.

3. Dificultad en la interpretación de la realidad.

El sentido común es uno de los principales valores de los que dispone cualquier persona. Se trata de una llave maestra para moverse por el mundo e interpretar de manera correcta las señales y los contextos que manifiesta la realidad. Pues bien, la enfermedad referida trastoca este sentido común y las personas con sintomas de Alzheimer comienzan a comportarse de manera extraña, como nunca antes lo habían hecho.

El aseo personal o la manera de vestir pueden verse modificadas en un modo extraño y extravagante. Los familiares y amigos verán como el individuo con síntomas Alzheimer precoz interpreta su manera de vivir en un sentido imprevisible e inesperado. La cordura que imperaba en la vida del paciente salta por los aires, y ahora exhibe una gran dificultad para actuar con cierta normalidad.

La toma de decisiones es, en este momento, ilógica. Por esta razón, resulta clave detectar los Alzheimer síntomas iniciales para que la persona afectada pueda tomar las disposiciones importantes en su vida cuando su cerebro presenta la más absoluta lucidez.

4. Pérdida de objetos propios.

Si en los síntomas Alzheimer anteriores nos referíamos a consecuencias internas, en este estamos situando la lupa sobre un aspecto externo: la pérdida de objetos propios y personales. Este hecho está íntimamente ligado con la pérdida de memoria, uno de los Alzheimer síntomas por antonomasia.

La persona afectada por los Alzheimer sintomas experimentará una gran dificultad para recordar dónde ha dejado objetos personales que son importantes para su vida. La imposibilidad para volver sobre sus propios pasos y para recordar son un verdadero lastre en el discurrir diario de la persona afectada por los sintomas iniciales del Alzheimer.

Una vez más, la labor de los familiares y amigos es reducir al máximo las consecuencias negativas que pueda tener este síntoma que afecta a las personas con Alzheimer precoz o incipiente. Por ejemplo, será clave evitar que se porten joyas u objetos personales de muy alto valor, por el miedo evidente de su más que posible pérdida. En algunos casos la persona con Alzheimer culpa del robo de sus objetos cuando, en realidad, solo ha existido un olvido.

¿Siente que su ser querido apreciaría una mano extra o un oído empático cuando usted no pueda estar allí? ¡Estamos aquí para ayudarle! Beeping le pone directamente en contacto con profesionales del cuidado de personas mayores verificados y acreditados en sólo 3 sencillos pasos. Así se sentirá menos culpable cuando no esté presente.

5. Dificultad en la expresión.

A todos nos ocurre que en determinados casos no encontramos la palabra que estamos pensando en una conversación. Es algo normal que el discurso no sea del todo fluido en algunos momentos, sobre todo si estamos experimentando una situación de nerviosismo o estrés. No obstante, entre los sintomas iniciales Alzheimer se encuentra la alta frecuencia con que se da esta circunstancia: el afectado por Alzheimer no se expresa del todo bien y es difícil entenderlo.

Si una persona muestra falta de coherencia en su discurso, de traba de manera repetida, no encuentra palabras con frecuencia, pierde el hilo del relato o divaga, estará presentando un cuadro completo de Alzheimer precoz. Hay que estar alerta a estos Alzheimer precoz sintomas para entrenar el habla y evitar que el deterioro en la dicción se acelere sobremanera.

El entrenamiento cognitivo, a nivel cerebral y de logopeda, ayudará en el cien por cien de los casos a que la persona afectada por Alzheimer siga expresando sus ideas de la manera en que lo ha hecho siempre: con fluidez, inteligencia, agilidad, madurez y soltura.

6. Complicaciones visuales.

Los problemas visuales son otros de los Alzheimer sintomas iniciales. No nos referimos a las clásicas afectaciones de miopía, hipermetropía, astigmatismo o cataratas, sino a algo mucho más complejo. La persona puede tener problemas para leer aunque sus ojos funcionen de manera correcta. Serán los neurotransmisores del cerebro los que evitarán, debido a los sintomas iniciales del Alzheimer, que la persona en cuestión interprete adecuadamente la información transmitida por el ojo.

Junto a esta dificultad para leer, la persona que exhiba un Alzheimer precoz no se verá totalmente capacitada para juzgar las distancias o para discernir colores o contrastes en los mismos. Un objeto situado cerca puede ser interpretado en una ubicación muy lejana para este tipo de personas, que darán también señales de daltonismo.

El transporte y la movilidad por la ciudad se hacen entonces más difíciles, y las personas deberán ser acompañadas en todo momento para evitar caídas o accidentes de una mayor gravedad.

7. Desorientación total o parcial.

La desorientación total o parcial es otro de los síntomas clásicos del Alzheimer. La persona puede desnortarse en un momento concreto, y perder totalmente la noción de dónde se encuentra. Aunque se trate de su propia ciudad, la cual ha recorrido en numerosas ocasiones a lo largo de su vida, la persona no se ve capacitada para volver a casa o transitar calles por las que siempre ha pasado.

La pérdida de personas con Alzheimer es uno de los mayores miedos que exponen los familiares. Se debe maximizar, por lo tanto, el control de estas personas y evitar que salgan solas a dar largos paseos o que se alejen demasiado de la zona de confort.

El repaso en voz alta de los recorridos puede ser en ese sentido una gran herramienta para evitar la desorientación parcial o total en el futuro. En casos de extrema gravedad o urgencia la persona tratada puede perderse o desorientarse en su propia casa.

8. Dificultades para la resolución de problemas cotidianos.

La realización de tareas cotidianas o diarias, como hacer la compra, la comida, las labores del hogar, vestirse o cuidar de otras personas, pueden suponer todo un reto para las personas que comienzan a sufrir los síntomas derivados del Alzheimer. Si en otro momento la capacidad de resolución de problemas era muy alta, ahora todo supone una montaña difícil de escalar.

Debemos ser tremendamente pacientes con las personas que manifiestan los primeros síntomas del Alzheimer. La transformación personal es todo un hecho y es inútil esperar que nuestro familiar se comporte de la misma manera como lo hacía antes. El Alzheimer es, de algún modo, una regresión a la infancia y una pérdida gradual de la independencia.

En la mayoría de los casos las personas afectadas por Alzheimer deben recorrer nuevamente el camino del aprendizaje: lo que se conoce como reaprender. Por ejemplo, se dará el caso de tener que guiar otra vez en el proceso de hacer una cama o de poner una lavadora.

9. Problemas para el autodesarrollo diario.

Una de las pérdidas más importantes del paciente con Alzheimer es la del control de su propia vida. Todo se convierte en una masa confusa, desde los deseos, hasta los planes o el propio estado de ánimo. No se encuentra una ruta exacta hacia la felicidad y el desarrollo personal y diario entran en un estado de apatía general.

Hablando coloquialmente, las personas que muestran los primeros síntomas del Alzheimer no saben qué quieren hacer, qué les apetece o qué les gusta. Experimentan una gran dificultad para elegir entre varias opciones cuál es su favorita o cómo quieren pasar el resto del día. Los familiares, dado el gran conocimiento que tienen de la persona, deben ser la guía para que el paciente alcance el estado del bienestar.

Encontraremos, por ejemplo, que el que ha sido el mayor hobby de la persona afectada por Alzheimer se convierte ahora en un pasatiempo sin importancia o en algo fácilmente prescindible para él.

10. Olvido de información.

Finalmente alcanzamos el síntoma más retratado en el cine y en la literatura en la temática del Alzheimer. Nos referimos, cómo no, a la pérdida de la memoria, que desemboca en la pérdida de información importante para nuestras vidas. Los recuerdos se alejan del cerebro y eso crea una despersonalización tremendamente triste, tanto para la persona que lo sufre como para su círculo de allegados.

La persona puede perder información crucial, como por ejemplo el día de su cumpleaños o la fecha de nacimiento de sus hijos, u otra más banal como el menú de la cena del día anterior. En casos graves se puede manifestar en un problema para reconocer caras conocidas de amigos y en la confusión con otras personas.

El olvido de información recién aprendida se exhibe como otro de los síntomas paradigmáticos del Alzheimer. La paciencia y la repetición constantes de la información aparecen nuevamente como las mejores aliadas para sobrellevar esta nueva y difícil manera de vivir.

¿Siente que su ser querido apreciaría una mano extra o un oído empático cuando usted no pueda estar allí? ¡Estamos aquí para ayudarle! Beeping le pone directamente en contacto con profesionales del cuidado de personas mayores verificados y acreditados en sólo 3 sencillos pasos. Así se sentirá menos culpable cuando no esté presente.

Cómo detectar el Alzheimer

Como hemos comentado anteriormente, los síntomas del Alzheimer descritos en el listado no deben confundirse con otros 10 síntomas de demencia ocasionados por el deterioro lógico y normal de la vejez. Nuestro cerebro, debido al irremediable paso de los años, va perdiendo facultades y no necesariamente tiene que significar que la persona afectada sufra la enfermedad del Alzheimer.

En ese sentido, y tras repasar estos 10 primeros síntomas del Alzheimer, animamos a cualquier persona que pueda intuir que se encuentra en la fase inicial de la enfermedad a acudir a su consulta médica para someterse a las pruebas pertinentes y conseguir un diagnóstico completo, personalizado y exhaustivo. Será el especialista cerebral el que determine con exactitud si esos primeros sintomas Alzheimer son, verdaderamente, la señal de alarma que determina que el anciano sufre esta enfermedad.

Comments are closed.