Polimialgia reumática en personas mayores: qué es, síntomas y cómo prevenirla 

Polimialgia reumática en personas mayores

La polimialgia reumática se presenta como un trastorno que puede llegar a ser realmente molesto en el desempeño de la vida cotidiana. La patología se presenta como un problema en el que se inflaman los músculos y las articulaciones de la zona de los hombros y las cervicales.


De esta forma, es muy complicado poder llevar a cabo cualquier tarea por sencilla que esta sea, por lo que se debe poner mucha atención a su aparición desde los primeros síntomas, algo que puede suceder a partir de los 50 años.

Qué es la polimialgia reumática

Las enfermedades reumáticas son aquellas que aparecen en ciertas articulaciones del cuerpo provocando dolor debido a la inflamación de los tejidos que separan las uniones de diferentes partes.


En el caso de la polimialgia reumática, el problema se encuentra principalmente en que es una enfermedad que afecta directamente a una de las zonas que mayor importancia tiene para levantar pesos o hacer un buen número de tareas. Esta no es otra que el área de los hombros y la cervicales, aunque su desarrollo también afecta de forma notable a los brazos impidiendo que estos se puedan levantar con normalidad.


Lo cierto es que es complicado afirmar dónde se encuentran las causas de la enfermedad. El diagnóstico normalmente se realiza a partir de los síntomas, ya que poco más se conoce de su aparición. Lo que sí que está más o menos claro es la edad en la que se manifiesta. Aunque hay casos de pacientes con unos 50 años, lo cierto es que la inmensa mayoría de los que desarrollan polimialgia reumática cuentan con 75 años o más, por lo que es una enfermedad que afecta enormemente a la tercera edad.

Convivir con la polimialgia reumática

Si se trata la enfermedad desde sus primeras manifestaciones, no cuesta absolutamente nada recuperar el estilo de vida normal incluyendo los ratos de ejercicio a los que se estaba acostumbrado.


Sin embargo, si la enfermedad no se detecta a tiempo o se confunde con otras, sí que puede llegar a ser completamente incapacitante para las personas que la padecen. La rigidez muscular, los problemas con el dolor y la sensación de cansancio continuo harán que los pacientes, especialmente los ancianos, dejen de llevar un estilo de vida saludable y solo quieran estar en reposo.


De ahí la importancia que tiene acudir al médico en cuanto la enfermedad muestre los primeros indicios de desarrollo. Es más, acudiendo regularmente al doctor, con una vez al año basta, se puede controlar el problema de la polimialgia reumática incluso antes de que empiece a manifestarse, ya que los análisis de sangre pueden revelar su presencia.

Tratamiento para afrontar la polimialgia reumática

Aunque no se conozcan bien las causas que motivan la aparición de esta enfermedad, sí que se sabe perfectamente cómo combatir sus síntomas hasta el punto de conseguir que desaparezcan.


En cuanto el médico detecte los primeros indicios de polimialgia reumática, recetará prednisona, un corticoesteroide muy efectivo para los problemas causados por esta dolencia. Las dosis que se requieren de este fármaco varían dependiendo del caso, aunque suelen ser bastante bajas y, además, se van retirando conforme el tratamiento consigue mostrar resultados.


Con todo, siempre hay que seguir las indicaciones de los doctores, ya que pueden ir apareciendo nuevos tratamientos que sean aún más efectivos.

¿Es posible obtener la discapacidad sufriendo polimialgia reumática?

Sí. La polimialgia reumática se encuentra dentro de la lista de enfermedades incapacitantes para el trabajo. La obtención de este reconocimiento puede ser temporal o definitiva, algo que dependerá de la edad de la persona y de la gravedad del cuadro que presente.


Normalmente, al ser una enfermedad que responde bastante bien a los tratamientos, muchos pacientes se recuperan y pueden volver a su vida cotidiana. Eso sí, no hay que olvidar que se trata de una dolencia que afecta de forma muy intensa a personas mayores. Con esto queremos decir que el problema suele estar ya en ancianos que han dejado atrás sus años de vida laboral, aunque nunca hay que descartar que se puedan dar episodios en individuos de 50 años.

Los principales síntomas de la polimialgia reumática

Como antes apuntamos, el diagnóstico de esta enfermedad se lleva a cabo a través del reconocimiento de los síntomas. Así, estos se conocen bastante bien, por lo que el médico no suele tener demasiados problemas a la hora de diagnosticar la enfermedad.
Para tenerlos claro, vamos a ver una lista con los principales síntomas de la polimialgia reumática:

  • Presencia de un intenso dolor especialmente en las zonas de los hombros y en la parte superior de los hombros que no se alivia de forma convencional.
  • Rigidez extrema en todas las zonas afectadas con una especial prelevancia en la mañana o tras un largo periodo de inactividad física.
  • Incapacidad para realizar amplios movimientos en las zonas afectadas como, por ejemplo, elevar los brazos por encima de los hombros.
  • Episodios frecuentes de fiebre.
  • Algunos ancianos también manifiestan problemas psicológicos como depresión debido a la situación.

Aunque estos sean los síntomas que cualquier médico va a buscar para diagnosticar la polimialgia reumática, lo cierto es que no tienen que darse todos. Basta con que haya algunos para que se pueda hacer el diagnóstico. Eso sí, los más importantes son siempre los que causan dolor y rigidez en la zona de los hombros y las cervicales, ya que esta es la principal zona de acción de la enfermedad que estamos describiendo.

Recibe CVs de cuidadores profesionales gratis

¿Crees que un ser querido podría necesitar que le echen una mano, o a alguien que le escuche y entretenga cuando tú no puedes estar con él?

¡Nos encantaría ayudarte! Beeping te pondrá en contacto con un cuidador profesional verificado y con experiencia. SIN COSTES INICIALES.

Las causas de la polimialgia reumática

Por mucho que se ha investigado al respecto, las causas de la polimialgia reumática siguen siendo un misterio para la comunidad médica. Lo que sí que se conoce es el perfil medio de los pacientes que la sufren.


Normalmente, esta es una enfermedad que afecta a personas caucásicas con una especial relevancia en mujeres de más de 70 años. Así, es este grupo al que se controla especialmente, aunque nada evita que la polimialgia reumática aparezca también en personas pertenecientes a otros grupos de población.


También hay que preguntarse si es una enfermedad hereditaria. Aunque antes se pensaba que sí, lo cierto es que no hay estudios que demuestren que existe una conexión entre los genes heredados y esta enfermedad, por lo que parece que no se pueden encontrar las causas en ello.

Tratamiento natural para la polimialgia reumática

Los tratamientos naturales pueden ayudar, pero jamás pueden convertirse en la solución al problema o en sustitutos de los medicamentos que los doctores tienen que recetar cuando se diagnostica un cuadro de polimialgia reumática.
Es decir, hay plantas que ayudan como complemento, pero nunca van a curar ellas solas el problema. Si quieres conocer cuáles son las principales, te las dejamos en esta lista:

  • Plantas como la anagra y la ortiga siempre han sido muy buenos recursos para aliviar los problemas relacionados con las afecciones reumáticas, por lo que se pueden emplear cuando se tiene diagnosticada la polimialgia que estamos describiendo.
  • Llevar una dieta rica en verduras y frutas y eliminar todos los alimentos procesados y los productos ricos en grasas es una muy buena idea. El cambio de dieta hará que con el paso del tiempo se mitiguen los efectos secundarios de la enfermedad.
  • Bañar la zona con agua caliente y cúrcuma es también muy aconsejable. Este producto natural tiene unas excelentes propiedades antiinflamatorias, por lo que se puede usar para conseguir aliviar todos los dolores provocados por la inflamación de las articulaciones.
  • Otro producto al que se puede acudir es el jengibre. Incluirlo en la dieta en crudo o en infusiones es ideal para reducir algunos de los principales problemas que la enfermedad causa en el organismo.
  • Hay que llenar la mesa de productos ricos en magnesio. Este mineral es fundamental para el correcto comportamiento y el bienestar de las articulaciones, por lo que hay que incluirlo en la dieta.
  • El ejercicio físico suave es también un remedio excelente frente a algunos de los problemas que causa la polimialgia reumática, por lo que es importante que los pacientes no dejen de caminar pese a que puedan sentir dolor.

Una vez más, tenemos que recordar que estos productos naturales o consejos no son sustitutos del tratamiento que recete el médico. Solo este puede combatir los problemas principales de la enfermedad, por lo que se debe seguir a rajatabla.

La posible recuperación de la polimialgia reumática

Recuperarse de la polimialgia reumática es posible. Como ya apuntamos antes, los tratamientos con prednisona son muy efectivos, aunque hay otros corticoesteroides que también pueden funcionar realmente bien para aliviar los problemas de la enfermedad.


Tampoco es mala idea acudir a los remedios naturales que antes hemos expuesto, aunque estos solo son recursos complementarios para el tratamiento farmacológico, el único capaz de curar la enfermedad.


Si la polimialgia reumática no se trata, entonces hay que estar seguros de que irá a peor en todos los casos. Los dolores avanzarán e incluso podrán hacer que las personas terminen siendo grandes dependientes, ya que no tendrán capacidad para afrontar la mayoría de las tareas del día a día con autonomía.