Cuidados paliativos en casa: qué significa y cuándo se producen

Cuidados paliativos en casa

A lo largo de la vida las personas nos enfrentamos a innumerables enfermedades que afectan a nuestra calidad de vida. Mayoritariamente, son afecciones que logramos pasar sin mayores complicaciones y que, rara vez, necesitan de hospitalización. No obstante, en edades avanzadas es más común encontrarnos con patologías graves que pueden poner en sumo riesgo nuestra vida.

En contextos así muchos familiares de estos pacientes prefieren que sus seres queridos pasen el final de su vida en su hogar. Alejados de hospitales o zonas nada cómodas ni para el paciente ni aquellos que le rodean.

Por este motivo, a continuación, te cuento todo acerca de los cuidados paliativos en domicilio, cómo funcionan y cuál es su finalidad. Asimismo, te comentaré sobre algunos medicamentos paliativos y consejos para cuidar a estos ancianos.

¿Qué significa cuidados paliativos?

La medicina paliativa es aquella que está vinculada al cuidado de personas que se encuentran en estado terminal. Es decir, en la mayoría de los casos los cuidados paliativos son solo para enfermos terminales que tienen un pronóstico de vida corto. Por regla general, se trata de personas mayores o no tan mayores con patologías graves o sin cura.

En ningún momento, su puesta en marcha interfiere con el tratamiento que tenga el paciente. Lo que permite que estén presentes desde el primer momento en el que se diagnostica la enfermedad. Más bien estos cuidados sobre cualquier enfermo paliativo tienen la finalidad de facilitar la última etapa vitalicia del afectado.

Así que, básicamente, lo que significa cuidados paliativos se resume en comportamientos que buscan aumentar la calidad de vida del anciano. Ya sea aliviando dolores que haya desarrollado o previniendo algunos futuros. Asimismo, también es una manera de que la familia del afectado no sufra en exceso por el estado de salud de su ser querido.

Cuidados paliativos en casa o en el hospital: la dificultad del aseo personal

La higiene personal es algo imprescindible a la hora de realizar el cuidado de personas mayores. Cuando además de la edad se presenta una afección que complica estos cuidados, la delicadeza con la que hay que realizarlos aumenta. En este punto, cualquier cuidador de personas mayores o enfermos tendrá que tener en cuenta lo siguiente:

  • Si el paciente está en reposo, el aseo deberá llevarse a cabo en la propia cama. Para ello los especialistas pueden hacer uso de cubos de agua y cualquier herramienta que les facilite la tarea. El anciano tendrá que estar boca arriba y el baño abarcara todo el cuerpo, priorizando la zona génito-anal. Esto es importante para evitar que se incuben infecciones en esas zonas del cuerpo.
  • Buscar un entorno cómodo y seguro. Si se trata de una persona con posibilidades de desplazarse, es esencial que se encuentre cómoda. En estas situaciones lo mejor es utilizar algún taburete o soporte para que pueda sentarse o agarrarse. Además, debido a la superficie deslizante de los baños existe cierto riesgo de que haya caídas. A fin de evitar esto, es aconsejable colocar elementos antideslizantes y estar pendiente en todo momento.
  • Evitar tocar las zonas enrojecidas y aprovechar para percibir problemas. Cuando se realice el aseo del paciente no se debe frotar ninguna parte del cuerpo que presente enrojecimiento o este debilitada. En esos casos, dar pequeños toques de poco en poco puede ser una mejor forma de brindar la limpieza. De igual forma, durante el baño es una buena ocasión para intentar encontrar anomalías o problemas que puedan ser percibidos en la piel. De encontrarlos, se recomienda consultar con un médico.

Junto a estos consejos es recomendable utilizar pañales en ancianos terminales. Estos complementos de higiene personal pueden facilitar la labor de los cuidadores de personas mayores y aumentar el bienestar. Eso sí, si se llegan a implementar hay que mantenerlos secos siempre para evitar que aparezcan afecciones.

Recibe CVs de cuidadores profesionales gratis

¿Crees que un ser querido podría necesitar que le echen una mano, o a alguien que le escuche y entretenga cuando tú no puedes estar con él?

¡Nos encantaría ayudarte! Beeping te pondrá en contacto con un cuidador profesional verificado y con experiencia. SIN COSTES INICIALES.

Cuidados paliativos duración: diferentes situaciones

La esperanza de vida en cuidados paliativos no es algo que pueda calcularse fácilmente. Habitualmente, durarán el tiempo oportuno para asegurar un cumplimiento efectivo de las necesidades del paciente. Esto puede ser desde unos días hasta meses e incluso años.

La duración que los especialistas recomendaban hace unos años era de cerca de unos 6 meses a contar desde que se conocía el pronóstico de vida. Hoy en día, este tiempo no está tan claro, ya que su aplicación es muy diversa. Algunos pacientes comienzan a recibir cuidados paliativos Seguridad Social desde el primer día que conocen el diagnóstico de su enfermedad. Otros cuando el médico les indica su esperanza de vida. Sea una u otra situación, los motivos que llevan a que se recomienden son varios.

En los casos de cuidados paliativos en casa cáncer suelen primar desde las primeras etapas del tumor. Porque, ante todo, hay que recordar que estas acciones no solo buscan aliviar el dolor, sino también amenizar el proceso. Los pacientes que son acompañados por cuidadores desde el diagnóstico suelen tener un mejor bienestar.

Medicamentos paliativos para personas mayores y enfermas

Más allá de recibir buenos cuidados para reducir los dolores, los enfermos terminales tienden a ser medicados con algunos fármacos. La función de los mismos es clara: disminuir o hacer desaparecer el intenso dolor que sufren estas personas.

Entre los más típicos se pueden encontrar medicamentos prescritos para dolencias específicas. Aquellos que están destinados a combatir trastornos emocionales como ansiedad, depresión o estrés. O que buscan prevenir efectos secundarios de la patología como convulsiones, hinchazón, entre otros.

También cuando se trata de dolores desde leves a intensos se hace uso de analgésicos que ayudan al paciente a aliviar su sufrimiento. Si las molestias son muy graves es habitual que se receten opioides como la morfina. Esta puede utilizarse momentáneamente para el dolor o como sedante para los últimos momentos de vida.