Las 8 mejores películas para entender las enfermedades mentales

películas para entender las enfermedades mentales

Una película sobre trastornos mentales posee una parte de ficción y otra que tiene que ver estrictamente con la realidad. Esa verosimilitud hace posible que muchas personas que no estén familiarizadas con la depresión o los distintos brotes psicóticos que existen, logren comprender sus causas y parte de sus soluciones. Pero todavía más importante, podrán entender mejor a los familiares que lo padecen y mejorar sus cuidados.

Analicemos a continuación ocho películas sobre enfermedades mentales muy ilustrativas.

Una mente maravillosa (2001): una magnífica descripción de la esquizofrenia paranoide

Es una de las películas de trastornos mentales más importantes de los últimos 40 años y está avalada por cuatro óscares, entre otros premios. Dirigida por Ron Howard e interpretada en sus papeles principales por Russell Crowe y Jennifer Connelly, Una mente maravillosa aborda la vida del premio Nobel de ciencias John Nash (1928-2015), aquejado durante toda su madurez de esquizofrenia paranoide.

A diferencia de otras películas sobre enfermedades mentales, Una mente maravillosa se adentra en el mundo interior de Nash para, de forma sencilla, mostrar al espectador cómo se desarrolla esta dolencia psiquiátrica en la mente de una persona inicialmente sana.

De hecho, hasta los 30 años, el matemático estadounidense había vivido una vida más o menos normal. Es a raíz de unos episodios relacionados con el estrés cuando este tipo de psicosis se empezó a colar en su día a día, sin que Nash ni sus familiares se diera cuenta.

El magnífico guión escrito por Akiva Goldsman logra ilustrar al neófito en enfermedades mentales sobre este subtipo de esquizofrenia y, muy importante, humaniza a estos enfermos. Además, de forma sublime, se muestra al espectador la vía que el propio Nash encontró para convivir con la esquizofrenia sin la ayuda de demasiados medicamentos: ignorar los brotes psicóticos, convivir con las voces y las personas irreales que le habían acompañado durante años.

Aunque la concesión del Nobel en 2001 no tuvo nada que ver con la lucha de John Forbes Nash contra la esquizofrenia, en esa lucha el norteamericano también demostró contar con una mente maravillosa.

Despertares (1991): una de las mejores películas de psiquiátricos

Penny Marshall está al frente de esta película de psiquiátricos protagonizada por Robert de Niro, en el papel de Leonard Lowe, y Robin Williams, en el del doctor Malcolm Sayer; con la magnífica Penelope Ann Miller en el papel secundario de Paula.

La trama se desarrolla en el año 1969, en una institución psiquiátrica de Nueva York donde, entre otros enfermos, hay un grupo aquejado de un tipo de parkinson llamado vegetativo por dejar a los pacientes en un estado catatónico. Estos enfermos llevan así décadas, desde que una epidemia de encefalitis en los años 20 dejara a muchos niños “dormidos”.

Desde entonces, ningún tratamiento había tenido efectos positivos y considerables hasta que el doctor Sayer probó la nueva medicación L-Dopa, compuesto real que interviene en el sistema nervioso central. Para sorpresa de todos, su administración provoca un “despertar” colectivo en la mayoría de sus pacientes.

Ese Eureka médico, no obstante, tiene unas consecuencias también negativas: los enfermos descubren que han estado en un limbo mental durante décadas y que en ese tiempo han envejecido y, muchos de ellos, perdido a sus seres queridos. Esa terrible realidad, para el doctor Sayer, puede ser una de las causas de que las mentes de sus pacientes, poco a poco y con síntomas parkinsonianos, vuelvan a dormirse para no despertar jamás.

Más allá del drama implícito en gran parte de la historia, esta película de trastornos mentales destaca la importancia de la relación médico-paciente. Y no sólo desde un punto de vista médico-científico, también a nivel emotivo.

Shutter Island (2010): esquizofrenia paranoide por un hecho trágico

La solvencia del reparto convierte a Shutter Island es una de las mejores películas sobre enfermedades mentales, aunque en un principio el espectador piense que esté ante un thriller policíaco.

Dirigida por Martin Scorsese y con Leonardo DiCaprio, Mark Ruffalo y Ben Kingsley en los papeles principales, la trama se desarrolla en 1954 en una isla frente a Boston donde se haya la institución mental para casos graves Shutter Island. DiCaprio, como el investigador Edward “Teddy” Daniels, y Ruffalo como Chuck Aule, su ayudante, llegan a la isla para investigar la desaparición de la interna Rachel Solando. La enferma está en el hospital por haber ahogado a sus tres hijos.

En un principio, la investigación de Teddy y Aule se desarrolla con normalidad, hasta que Edward empieza a padecer alteraciones psicológicas producidas por situaciones de estrés ante la sospecha de Teddy de que los trabajadores del psiquiátrico le ocultan información e intentan manipularle. Poco a poco, lo que parecía una investigación criminal se convierte para el espectador en un análisis psicológico de los protagonistas y donde la esquizofrenia paranoide comienza a dejarse ver en el comportamiento de algunos de ellos.

El desenlace acaba mal para Teddy, quien se convierte en el enfermo. De hecho, la realidad es que está recluido en Shutter Island por haber asesinado a su mujer, quien previamente había ahogado a sus tres hijos. Su diagnóstico: esquizofrenia paranoide provocada por un hecho trágico.

¿Y tú quién eres? (2007): película salud mental en ancianos

El paso de los años perjudica de forma natural a la mente de las personas, pero si además estás se ven aquejadas de enfermedades como el Alzheimer, la pérdida de memoria es flagrante y sume a los enfermos y enfermas en una gran frustración.

La película de Antonio Mercero reúne a Manuel Alexandre (Ricardo), José Luis López Vázquez (Andrés), Álvaro de Luna (Luis), Cristina Brondo (Ana) y otros actores y actrices españoles para tratar la enfermedad del Alzheimer, desde los primeros síntomas hasta ese momento en el que los propios enfermos pierden la noción del espacio, el tiempo y hasta olvidan sus nombres.

Como película de trastornos mentales, ¿Y tú quién eres? también aborda los servicios asistenciales para personas con enfermedades como el Alzheimer y la propia relación entre familiares y enfermos.

Psicosis (1960): película de enfermedades mentales por antonomasia

La película de Alfred Hitchcock da nombre a una de las patologías psiquiátricas más comunes en las personas: la psicosis. Esta alteración de la percepción de la realidad, a su vez, puede derivar en trastornos mentales más concretos como la paranoia o la esquizofrenia.

Basada en la novela del mismo nombre escrita por Robert Bloch, la película nos descubre a un joven Anthony Perkins en el papel de Norman Bates, nombre que ha llegado a ser casi sinónimo de la propia enfermedad. El reparto lo completan Janet Leigh en el papel de Marion Crane, o Vera Miles, quien interpreta a la hermana de Marion Lila.

Rodada con pocos recursos y en blanco y negro, la trama se desarrolla en gran parte en un solitario motel de California donde, en una noche de tormenta, se refugia Marion Crane huyendo de la policía por un robo. Desde un primer momento, Hitchcook deja claro que Norman Bates es una persona inestable psicológicamente y que la madre de éste tiene mucho que ver con ello.

Durante el desarrollo de la historia empezamos a ver uno de los trastornos mentales más comunes en familias: la dependencia emocional de unos miembros a otros y también la anulación de la personalidad de la persona dominadora sobre la dominante. Curiosamente, en el caso de Psicosis y otras películas similares es la víctima (Norman Bates) quien acaba convirtiéndose en el verdugo. En este caso, en un psicópata capaz de matar sin escrúpulos a personas indefensas y totalmente dominado por una segunda personalidad, la de la propia madre del protagonista.

Recibe CVs de cuidadores profesionales gratis

¿Crees que un ser querido podría necesitar que le echen una mano, o a alguien que le escuche y entretenga cuando tú no puedes estar con él?

¡Nos encantaría ayudarte! Beeping te pondrá en contacto con un cuidador profesional verificado y con experiencia. SIN COSTES INICIALES.

Más allá de los sueños (1988): la depresión y la pérdida de sentido a la vida

¿Qué trastorno mental es el que más suicidios produce? La depresión y ese uno de los temas principales de la película de Vincent Ward Más allá de los sueños.

Chris (Robin Williams) y Anne (Annabella Sciorra) son un matrimonio feliz hasta que sus dos hijos mueren en un accidente de coche. La reacción de Chris es más positiva que la de Anne, quien acaba ingresando en un centro psiquiátrico para intentar recuperarse de la pérdida. Algo que consigue gracias a la ayuda de su esposo.

Recobrada parte de la normalidad, el matrimonio vuelve a la senda de la felicidad, pero esta se trunca cuando, de nuevo en un accidente de carretera, Chris muere. A partir de este momento, la película se adentra en el mundo de lo sobrenatural. En un primer momento, Chris no es consciente de que está muerto.

Cuando ya lo es, se traslada a un Cielo muy particular desde donde quiere comunicarse con su esposa. Pero esta, dominada por el sentimiento de culpa y la pena acaba suicidándose, algo que Chris descubre.

Confuso, Chris quiere ir en busca de Anne, pero dos ángeles que le acompañan le dicen que los suicidas van al infierno, donde él no puede ir. Y, aun encontrando a su mujer, no podría sacarla de allí.

Chris hace caso omiso y busca la manera de llegar a su esposa, para lo que necesitará un “rastreador” que le ayude a encontrarla. Ese no es otro Albert Lewis (Max von Sydow), mentor de Chris cuando este empezaba a trabajar como médico.

Ese viaje hacia el infierno es de una gran riqueza artística. De hecho, está basada en el libro de Dante la Divina Comedia. Una vez Chris encuentra a su mujer en el infierno, aún alertado de que sólo podrá quedarse unos segundos con ella sino quiere perder la razón, decide hacerlo.

Este momento, obviamente dentro de una película de ficción, es un aspecto muy interesante a considerar cuando se trata o se convive con una persona depresiva.

Es decir ¿hasta dónde hay que implicarse emocionalmente? La medicina clásica apuesta por tomar distancia y aplicar un tratamiento médico sin implicarse. Sin embargo, en la película se apuesta por asumir el dolor de la persona depresiva (“bajar a los infiernos” con ella) para luego tenderle la mano para salir de esa situación.

Aunque la alegoría cinematográfica no pueda encajar totalmente con la realidad, sí que pone el acento en la importancia de la empatía que hay que tener con los enfermos mentales para ayudarles a salir de su situación.

El rey pescador (1991): la enajenación que lleva al abandono

Muchas personas que acaban en la calle lo hacen debido a que padecen problemas psicológicos y psiquiátricos que no han sido tratados de forma adecuada. Además, la exposición a las penurias de vivir a la intemperie intensifica más la enfermedad.

Sobre esta realidad trata El rey pescador, otra de las famosas películas sobre trastornos mentales dirigida por Terry Gilliam y protagonizada por Robin Williams, Jeff Bridges y Mercedes Ruehl, entre otros.

La trama de la historia está basada en el relato artúrico que habla de uno de los últimos protectores del Santo Grial y al que se denomina Rey Pescador. Parry (Robin Williams) es un vagabundo antiguo profesor de historia apasionado por la Edad Media que padece esquizofrenia y que está convencido de que es el último protector del Santo Grial.

Por otro lado, Jack Lucas (Jeff Bridges) es un famoso locutor de radio que se ve envuelto en un terrible suceso que le lleva a la depresión: uno de los oyentes, interpretando mal las palabras de Jack Lucas, ha asesinado a siete hombres en un bar. Jack, aquejado por la culpa, se da a la bebida durante tres años hasta que un día, paseando por los bajos fondos de la ciudad, decide suicidarse.

Sin embargo, gracias a la intervención de Parry y sus amigos mendigos, Jack no se suicida y comienza una relación de amistad con su salvador y a convivir con él. En esa experiencia se puede apreciar como la esquizofrenia de Parry se va contagiando poco a poco en Jack. Este, no obstante, acaba por volver a su mundo de éxito, pero tras un tiempo, decide contactar con Parry para ayudarle.

De nuevo, encontramos la amistad o la empatía como vínculo entre personas enfermas y la ayuda mutua como salida para superar esas dolencias.

El resplandor (1980): el alcohol y los problemas mentales

Además del estrés, el alcoholismo es un mal compañero para personas con afecciones psicológicas y psiquiátricas. Es el caso de Jack Torrance (Jack Nicholson), un escritor venido a menos que acepta el trabajo de conserje durante los meses de invierno en el Hotel Overlook. La película, dirigida por el gran Stanley Kubrick, está basada en la novela homónima de Stephen King y se ha convertido con los años en uno de los thrillers psicológicos más aclamados.

Desde un principio, la trama de la película deja claro que Torrance tiene problemas de conducta provocados por el alcohol y una personalidad agresiva y dominante con su mujer Wendy (Shelly Duval) y su hijo Danny (Danny Lloyd). Todos creen que una estancia de varios meses en un lugar tranquilo como es el Hotel Overlook en una estación de esquí de Colorado será beneficiosa.

Ya instalados en el hotel, aparece un nuevo elemento negativo para las personas con problemas psicológicos y psiquiátricos: la soledad y el aislamiento. De hecho, muchos mayores llegan a la depresión precisamente por sufrir estas situaciones.

Aunque la película mezcla aspectos sobrenaturales con los más estrictamente psiquiátricos, la trama deja claro que esa soledad, la frustración de Jack por no superar su bloqueo como escritor y el ser alcohólico acaban haciéndole enloquecer. A esto hay que sumarle su personalidad agresiva que le llevan a convertirse en un auténtico asesino sometido a un brote psicótico muy severo.

Recibe CVs de cuidadores profesionales gratis

¿Crees que un ser querido podría necesitar que le echen una mano, o a alguien que le escuche y entretenga cuando tú no puedes estar con él?

¡Nos encantaría ayudarte! Beeping te pondrá en contacto con un cuidador profesional verificado y con experiencia. SIN COSTES INICIALES.

El cuidado de ancianos con problemas mentales

Después de esta breve revisión acerca de películas sobre trastornos mentales, hay que destacar que son los ancianos los que más sufren estas dolencias. De ahí la importancia de recurrir a centros especializados en cuidados psiquiátricos u optando por la figura del cuidador profesional a domicilio.

Además, es importante señalar que la mayoría de las dolencias descritas aparecen de forma paulatina. Por lo que es crucial detectarlas los antes posible para ralentizar sus efectos. En todo este proceso, la familia es esencial. No prestar atención a estas personas de forma adecuada puede provocar que sea demasiado tarde y ya no sólo baste el cuidado en casa, sino que haya que internar al enfermo en un centro psiquiátrico.