Beeping

Algunos Trucos De Orden Y Limpieza En Casa

Orden Y Limpieza En Casa

Todos llevamos vidas muy ocupadas y necesitamos encontrar soluciones que nos ahorren tiempo, a la vez que eficaces, para mantenernos al día con tareas que pueden acumularse.

En este post, encontrarás ideas sencillas y de eficacia comprobada que te ayudarán a mantener en orden tu hogar. Nada sofisticado ni que te vaya a llevar mucho tiempo. Simplemente unos pequeños pasos que te pondrán en la senda de una vida doméstica más armoniosa. ¿Te animas a seguir leyendo?

Orden y organización de alta intensidad

Configura una alarma en tu smartphone: por ejemplo, 15 horas. Ordena, limpia y organiza todo lo que puedas y deja las tareas cuando suene la alarma. Aprecia los resultados y continúa con tu día.

Si dispones de 30 minutos, puedes emplear todo el tiempo en una habitación o utilizar intervalos de 10 minutos en 3 habitaciones distintas. Te sorprenderás de cuanto puede hacerse en una cantidad de tiempo corta y prefijada.

Comienza una sesión de limpieza y organización encendiendo tu lavadora (y cualquier otro dispositivo que puedas tener para ello)

Cada vez que limpies, empieza por poner en marcha todas las máquinas de tu casa. Pon en marcha el lavavajillas si está lleno o se puede llenar, pon algo de ropa en la lavadora y la secadora si es necesario, enciende el robot aspirador, y luego puedes continuar con el resto de tus tareas. Comprobarás que es muy agradable saber que las cosas se limpian solas mientras trabajas en otras otras habitaciones, ¡y realmente marca la pauta para una sesión de orden!

Delega

Si vives con tu pareja, tus hijos u otros familiares, distribuye tareas y pon límites de tiempo. Cuando terminen, deja que todos vean el trabajo de los demás. Enfoca lo positivo, porque la voluntad también es un punto.

Haz inventario

Puedes hacerlo de cualquier cosa que tengas en casa. Decide que quieres revisar, ya se trate de toallas, bolígrafos o vasos, por ejemplo. Echa un vistazo por la casa y reúne las cosas por categorías.

¿Realmente, necesitas 9 fundas para tu edredón? Para reducir artículos, piensa en cuántas son las razonables. ¡Una vez que tomes una decisión, no te detengas!

Comprueba las fechas de caducidad

¿Sabías que la lejía caduca a los 12 meses? Y la lejía diluida solo funciona en las primeras 24 horas. Deshazte de cualquier limpiador o producto caducado.

Antes de tirarlos, revisa la etiqueta para saber cómo hacerlo de manera segura. Revistas antiguas, juguetes rotos, recipientes a los que les faltan las tapas, ropa con agujeros… todas estas cosas también deberían desaparecer al igual que los “por si acaso”, que nunca usas.

Guarda las cosas en la zona donde se utilicen

Por ejemplo: los limpiadores de baño y sus trapos en el servicio. Así, no tendrás que andar dando vueltas para traerlos de otro sitio.

Una vez que hayas lavado los trapos y esponjas o estropajos, asegúrate de repartirlos por el resto de habitaciones para que puedas limpiar radiadores y muebles, cuando estos hayan acumulado polvo.

Programa las tareas y conseguirás una casa en orden toda la semana

No importa como te organices: simplemente escoge un esquema que te sea útil y síguelo. Con este enfoque, las tareas domésticas pueden dividirse en pequeños deberes y repartirse a lo largo de la semana. Siempre habrá cosas que tengas que hacer a diario para que la casa no se te eche encima pero, de este modo, las tareas más grandes no se te harán tan cuesta arriba.

He aquí un ejemplo de lista de tareas en casa, para ordenar a diario e ir tachando cuando las cumplas:

  • 1. Ordenar el baño.
  • 2. Aspirar las zonas de paso.
  • 3. Colocar los cacharros.
  • 4. Pasar una bayeta a la cocina y la mesa del comedor.
  • 5. Tender la colada.
  • 6. Hacer las camas.

Resulta útil asignar una tarea o habitación por día/semana, especialmente para las que no necesitan una frecuencia diaria, pero que no hay que descuidar, como las que siguen.

Los cajones

Concéntrate en un único cajón. Saca todo lo que haya en su interior, incluso las bandejas o separadores. Utiliza el aspirador para eliminar el polvo y la suciedad y, después, pasa un paño húmedo.

¿Sabías que un español de media dedica 6 horas a la semana a la limpieza? Eso es un día entero en un mes. ¿Estás seguro de que no le gustaría dedicar ese tiempo a otra cosa y dejar que otra persona se encargue de la limpieza? Nosotros podemos ayudarte con eso – Beeping es una sencilla plataforma de reservas online que te conecta con profesionales de la limpieza certificados y de confianza que harán el trabajo por ti.

Deshazte de todos los artículos que no uses o necesites, y organiza el resto en grupos. Piensa en cuál es la mejor manera de utilizar el espacio. Por ejemplo, para separar los calcetines de bragas o calzoncillos, puedes colocar cajas de zapatos.

Los armarios

Los armarios son un lugar donde resulta fácil esconder cosas que no tienen un sitio propiamente dicho. Para ordenarlos, no quieras hacerlo todo de golpe, sacando todo su contenido y poniéndolo sobre la cama. Haz las cosas poco a poco: primero limpia una balda, después organiza lo que esté colgado; más tarde alinea correctamente el calzado…

Una forma de centrar tus esfuerzos es utilizar la regla del año: si no te has puesto algo durante todo un año, dónalo, véndelo o tíralo. No comiences con tus cosas favoritas. Si te gusta la lectura, no empieces con tus libros. O si te encanta el diseño de interiores, deja la decoración de tu hogar para el final. Si amas la moda, no empieces con tu ropa. Comienza con algo que te resulte fácil dejar ir.

Los agujeros negros

En todo los hogares hay una zona (¡o más de una!) donde las cosas desaparecen, ocultadas por unos mejor que por otros. Echa un vistazo a tu casa y localiza estas áreas. Puede tratarse de una estantería, de un rincón de una habitación, o de un armario donde da la impresión de que las cosas tienden a acumularse, cuando no tienen otro lugar al que ir.

Lo más probable es que en estas zonas se hayan ido acumulando artículos desde hace un tiempo.

Despeja tu cocina

Deshazte de los artículos no utilizados o vencidos. Pregúntate sobre los artículos que estás guardando porque, la mayoría de las veces, no necesitas alrededor de un tercio de lo que hay en tu cocina. ¿Reemplazarías este artículo si se rompiera? ¿Estás guardando este artículo por culpa? ¿Sabes para qué se supone que se utiliza este producto?

Retira los embalajes para liberar espacio valioso. El empaque es voluminoso y ocupa mucho en tu cocina y despensa. Desechar los artículos de su envoltorio reducirá el desorden visual y liberará espacio. Tampoco guardes las cajas vacías de los electrodomésticos. Con el ticket y la garantía te basta, en caso de avería o error de fábrica.

Por último, organiza tu cocina para que sea más fácil de usar. Coloca los artículos dentro de un radio de 1 o 2 metros de donde los usarás: coloca las ollas y sartenes cerca de la placa, las tablas de cortar cerca de los cuchillos, etc. Al hacerla fácil de usar, cocinarás más rápido y más fácilmente.

Crea hábitos de orden en casa

Acostúmbrate a hacer la cama

La cama ocupa una gran cantidad del espacio físico y visual de tu dormitorio. Una forma estupenda de dar impresión de orden es, sencillamente, tener siempre la cama hecha.

No hace falta que esté al nivel de los hoteles de lujo. Simplemente, estira las sábanas, el nórdico o colcha, y coloca la almohada en su sitio.

Ordena sobre la marcha

Usa la regla de los 2 minutos y arregla siempre los pequeños desastres cuando los veas. Si algo lo puedes hacer tan rápido, no hay pretexto alguno para que no lo soluciones en el momento. Cada noche, antes de irte a la cama, revisa las zonas de mayor uso y retira las cosas que no deban estar en ellas. Igualmente, deja preparada la ropa que te vas a poner al día siguiente y evitarás andar rebuscando por los cajones, a toda prisa por la mañana.

Un lugar para cada cosa… y cada cosa en su lugar

Probablemente se trate del mayor cliché en cuanto a mantenimiento del orden, pero… Cada cosa debe ir en su lugar. ¿A qué el mando de la tele lo tienes siempre cerca de ella?

Para que no pierdas el tiempo y la paciencia buscando artículos por toda la casa, piensa cuál es el lugar de cada cosa y asegúrate de que el resto de habitantes de tu hogar lo conoce. A los niños (y a algunos adultos), quizás tengas que recordárselo, pero al final valdrá la pena. Lo mejor es dejar las cosas dónde es más probable que se busquen.

Las cosas de una en una

Si estás ordenando la habitación y te encuentras unas tazas y platos, que no te pueda la tentación de llevarlos a la cocina. ¡Seguro que allí hay más tareas que te distraerán!

En lugar de ello, permanece en la habitación que estás ordenando tanto tiempo como te sea posible. Guarda las cosas de otro sitio solo cuando hayas hecho progresos y no puedas avanzar más.

Friega y ordena la cocina mientras haces la comida

Es una forma productiva de matar esos períodos de tiempo aleatorios mientras esperas que hierva el agua de la pasta o que se hornee el asado. De igual manera, si tienes lavavajillas, coloca los platos y cubiertos de la cena dentro o, en su defecto, friégalos directamente. A la hora del desayuno, lo agradecerás.

¿Sabías que un español de media dedica 6 horas a la semana a la limpieza? Eso es un día entero en un mes. ¿Estás seguro de que no le gustaría dedicar ese tiempo a otra cosa y dejar que otra persona se encargue de la limpieza? Nosotros podemos ayudarte con eso – Beeping es una sencilla plataforma de reservas online que te conecta con profesionales de la limpieza certificados y de confianza que harán el trabajo por ti.

Pequeñas victorias a conseguir diariamente en tu orden en casa

  • Hacer la cama.
  • Ahuecar almohadas y cojines.
  • Abrir las cortinas/levantar estores.
  • Guardar los cacharros.
  • Aspirar.
  • Poner una lavadora.
  • Darle una pasada al baño.

¡Uf! Buen trabajo, ahora siéntate y disfruta de tu casa ordenada.

Comments are closed.