La importancia de los abrazos: contacto para el bienestar

La importancia de los abrazos

¿Alguna vez has pensado en la importancia de un abrazo? Lo cierto es que no solemos pensar mucho en ello, pero estamos hablando de una emoción que brinda bienestar y seguridad a la persona que lo da y a quién lo recibe.


Existe un Día Internacional del Abrazo. Se celebra cada 21 de enero y es importante tenerlo en cuenta para recordar los beneficios del abrazo principalmente en las personas mayores. En este post vamos a hablar largo y tendido sobre este gesto emotivo para que sepas cómo puede influir en la vida de los ancianos.

La importancia de dar y recibir abrazos en la tercera edad

Se trata de una práctica que puede darse en cualquier momento. Es un acto sano que potencia la autoestima, refuerza las relaciones humanas y nos hace sentir relajados y en calma. De hecho, se utiliza como herramienta terapéutica para ayudar a quienes más los necesitan.


Los abrazos de amor son necesarios para las personas mayores y su terapia está compuesta por tipos de abrazos diferentes que van desde los abrazos fugaces de gesto amistoso hasta los más emotivos que duran más tiempo.


Los abrazos en la tercera edad deben convertirse en una práctica habitual al incluir múltiples beneficios físicos y emocionales. Y tan importante es abrazado como abrazar, pues significa estrechar el vínculo entre dos personas y darse afecto, lo que puede repercutir muy positivamente en el estado de ánimo.

Los beneficios de los abrazos en la tercera edad

¿Qué significan los abrazos? Se trata de un acto afectuoso a través del cual se comunican las personas y se transmiten energías positivas. En el cuidado de las personas mayores se ha convertido en una práctica fundamental al incidir directamente en problemas tan serios como la soledad.


A nivel terapéutico podemos decir que un abrazo es algo muy íntimo y personal que permite tratar ciertas situaciones de malestar. Es como un símbolo de apoyo que trata de reconfortar y de conceder seguridad a los demás.
Los beneficios de abrazar en la tercera edad son muchos y a continuación vamos a tratar de resumirlos de la mejor manera posible:

  • Ofrecen una sensación protectora sin igual. Los abrazos transmiten calidez y generan confianza, algo que puede ayudar a relajar a la persona ante un momento de angustia o estrés.
  • Los abrazos aumentan la producción de ciertas hormonas asociadas a la felicidad y al bienestar como son las endorfinas, la oxitocina y la serotonina. De ese modo, la acción de las sustancias asociadas con la ansiedad, como la adrenalina y el cortisol, disminuyen en favor de estas otras.
  • El confort que se produce al recibir un abrazo llega más rápidamente que la comunicación a través de las palabras. La sensación que produce llega al cuerpo, más concretamente al sistema nervioso, con gran inmediatez.

Hemos hablado del plano emocional, pero el beneficio de los abrazos también abarca lo físico, principalmente cuando son recibidos por amigos y familiares:

  • Dar y recibir abrazos disminuye la presión arterial, regulando la presión sanguínea y los latidos del corazón.
  • Los abrazos mejoran el sistema inmune al aumentar la producción de glóbulos blancos.
  • Ayudan a la oxigenación, retrasando el envejecimiento y prolongando la vida de las células.

Como habrás comprobado, los beneficios de un abrazo influyen bastante en la vida de los mayores, más aún si se convierte en una práctica habitual del día a día, dando lugar a una rutina saludable.

Nuevos tipos de abrazo vigentes desde la pandemia

La Covid-19 transformó nuestras vidas por completo y tuvimos que cambiar la forma en la que nos relacionamos con los demás, incluso con nuestros allegados. Las vacunas han hecho posible que podamos recuperar parte de nuestra vida anterior y que los besos y abrazos puedan volver a formar parte de nuestro día a día.


Esto no significa que no tengamos que tener ciertas precauciones ante un problema que aún asola a la población mundial. Los abrazos con amor conceden muchos beneficios físicos y emocionales en las personas mayores, pero dada la situación que estamos viviendo es necesario tomar algunas medidas:

  • Es conveniente que las personas que vayan abrazarse utilicen mascarilla y que estén vacunadas.
  • Cuando una persona da un abrazo a un mayor, debe mirar hacia el lado opuesto, evitando hablar.
  • El abrazo puede significar mucho y ser muy emotivo, pero es preferible que no se alargue en el tiempo.
  • Después de darse el abrazo, es conveniente lavarse las manos.

Cuando no existían las vacunas, los abrazos convencionales se dejaron a un lado. Nunca se sabe si volveremos a llegar a esto, pero hay que tener en cuenta que, en este tipo de situaciones, la comunicación no verbal puede transmitir los mismos sentimientos emotivos y energías positivas. La expresión del cuerpo, la actitud o la mirada deben emplearse para transmitir a las personas mayores un grado de confianza y seguridad similar.

Recibe CVs de cuidadores profesionales gratis

¿Crees que un ser querido podría necesitar que le echen una mano, o a alguien que le escuche y entretenga cuando tú no puedes estar con él?

¡Nos encantaría ayudarte! Beeping te pondrá en contacto con un cuidador profesional verificado y con experiencia. SIN COSTES INICIALES.

Soledad y aislamiento en las personas mayores: la importancia de los abrazos

Para todo el mundo, los abrazos son muy importantes, pero en la tercera edad se hacen incluso más necesarios. No siempre somos capaces de transmitir lo que sentimos ni controlar nuestras emociones, y aunque una persona puede verse bien en apariencia, la soledad y el miedo pueden inundar su mente y llenarla de pensamientos negativos.


En ocasiones, los mayores pueden sentirse solos y el abrazo puede ser una técnica efectiva para potenciar los vínculos entre los que viven en su mismo entorno.

De esa forma, los ancianos que compartan su tiempo en una residencia pueden sentirse más integrados y evitar la sensación de estar aislados a través de esta práctica tan sencilla. Los abrazos pueden darse entre las personas mayores, pero también es conveniente que los cuidadores lleven a cabo este tipo de práctica con los ancianos a los que cuidan.


En el caso de las cuidadoras de personas mayores a domicilio, el abrazo también se convierte en una técnica terapéutica que ofrece grandes ventajas. La idea es crear un vínculo más cercano para que se convierta en una relación más estrecha y de confianza.


El abrazo no deja de ser una muestra de cariño entre seres queridos y también con otras personas que sientan afecto hacia la persona mayor. Combatir la soledad a esta edad es fundamental para evitar la tristeza y el desamparo, algo que se consigue a través de este símbolo de afecto que los reconfortará ante situaciones complicadas, brindándoles el cariño y la ternura que necesitan.