Beeping

Cómo limpiar un colchón

Cómo limpiar un colchón

El colchón es una pieza principal para un garantizar un descanso de calidad y saludable que nos permita recobrar energías. Es por ello que hay que mantenerlo siempre a punto, revisándolo periódicamente.

Limpiar un colchón y dejarlo como si fuera uno nuevo no es una tarea sencilla. Los colchones pueden mancharse por múltiples causas (normalmente surgen las máculas biológicas) y de diversas formas, pero lo normal es que encontremos manchas de sudor u orina. Son esas típicas manchas que crean una área amarillenta que absorbe el colchón, que son feas, muy aparatosas y ciertamente difíciles de eliminar. Seguro que has visto alguna mancha de este estilo y has comprobado que no se acaban con ellas fácilmente.

En este artículo te vamos a enseñar como limpiar un colchón. Con un poco de paciencia, sentido común, nociones básicas de limpieza y varios productos asequibles vamos a dejarlo en perfectas condiciones de uso. La premisa es dejar el colchón fresco, libre de suciedad, hongos, bacterias y ácaros. Queremos que nos de gusto descansar en él y prolongar su vida útil.

Consejo esencial: presta mucha atención al tipo de colchón que quieres limpiar

Existen muchos tipos de colchones en el mercado y cada uno exige unos cuidados diferentes según sus características de fabricación. Están los clásicos colchones viscoelásticos, los de látex, aquellos de espuma de poliuretano, los hinchables de aire, de muelle, de lana o los especiales (todos aquellos que están diseñados para personas con algún tipo de enfermedad o dolor crónico).

Es lógico que si vamos a limpiar un colchón nos fijemos previamente en las características físicas y de fabricación del mismo, pues no todos los colchones se limpian igual ni admiten los mismos productos químicos. En este artículo damos una guía de limpieza de un colchón convencional, ya sea viscoelástico, de espuma o de muelle.

Preparativos para limpiar las manchas del colchón

El primer paso para realizar una limpieza profunda de un colchón es recopilar todos los productos necesarios para la misma. Hagamos previamente una lista: cepillos, unos paños nuevos, agua destilada para la limpieza, una vaporeta (si disponemos de ella), bicarbonato, un poco de limón (ayuda mucho a desincrustrar las manchas), un poco de agua oxigenada y algún jabón especializado, con oxígeno activo, para telas y tapices. No olvides una esponja y, si quieres proteger tus manos, unos guantes especializados en limpieza. También el cepillo, la fregona y el recogedor para recogerlo todo una vez realizada la misma.

El segundo paso es habilitar un área de trabajo. Vamos a despejar una zona de nuestra casa (si es posible una zona exterior o un garaje) que será el centro de operaciones de limpieza. Debemos cubrirlo con un plástico grande que aguante bien el vertido de líquidos y productos desinfectantes. El objetivo es aislar el suelo y el mobiliario de nuestra casa para que no se vean perjudicados.

Y el tercero es desnudar completamente el colchón, desprotegiéndolo de todo tipo de sábanas, cobertores, plásticos o fundas. Para limpiarlo ha de estar tal y como lo recibimos cuando lo compramos. Ni más ni menos.

Cómo quitar las manchas del colchón

Con todo el material líquido anteriormente citado vamos a fabricar nuestro propio producto de limpieza. Nos referimos a una solución casera. Haremos una mezcla en un recipiente que tenga cierta profundidad. Un consejo básico; las manchas saldrán mejor con agua caliente, así que pon el agua destilada un rato en una olla a calentar hasta que esté, al menos, templada.

Las medidas de estas soluciones caseras varían dependiendo del libro de estilo de cada cual. Nuestra recomendación es la siguiente: un litro de agua con jugo de limón, 100 ml de agua oxigenada y un toque de bicarbonato. A elección de cada cual está añadir 50 gr de jabón en polvo o 100 ml si este es líquido. Y te remitimos un consejo; mucho cuidado con las mezclas, hay sustancias (como el vinagre con el agua oxigenada, por ejemplo) que conjuntamente se invalidan y pueden ser contraproducente.

Antes de ponerte a frotar, debes probar la solución casera en una pequeña parcela del colchón. La idea es cerciorarnos de que nuestro conglomerado no daña o desgasta el colchón. El modo de frotar debe ser intenso e incesante, pero también cuidadoso. Frota realizando movimientos circulares y armoniosos. Queremos que quede impecable, pero sobre todo, que no sufra cortes o desgarros.

¿Sabías que un español de media dedica 6 horas a la semana a la limpieza? Eso es un día entero en un mes. ¿Estás seguro de que no le gustaría dedicar ese tiempo a otra cosa y dejar que otra persona se encargue de la limpieza? Nosotros podemos ayudarte con eso – Beeping es una sencilla plataforma de reservas online que te conecta con profesionales de la limpieza certificados y de confianza que harán el trabajo por ti.

Tras el trabajo de frotación, es preciso retirar los restos sólidos que puedan haber quedado. Son restos que proceden de las partículas que se originan con el producto que hemos preparado. Nos ayudaremos del cepillo y el recogedor. Acto seguido, con una toalla seca y limpia vamos a secar toda la superficie. Presionemos y saquemos todo el exceso de agua sucia.

Por último, dejaremos el colchón secar al aire libre, si es posible en un espacio amplio, soleado y con corrientes de aire. Si no lo es, podemos utilizar, pasadas unas horas, un secador durante 10-15 minutos para acelerar el proceso. Hay que aplicar su aire caliente sobre el colchón con suavidad, a unos tres o cuatro metros, sin estar demasiado cerca del mismo.

Cómo terminar con los malos olores del colchón

Los malos olores en los colchones puede deberse a varias causas: el tabaco, la orina, la humedad, los vómitos, etc. La persistencia de estos desagradables olores es un contratiempo bastante habitual que puede solucionarse con relativa facilidad.

Como limpiar el colchón con bicarbonato

El principal método contra los malos olores es el bicarbonato sódico. No solo es una solución desinfectante muy potente, sino que no apenas deja olor después de usarlo. ¿Cuál es el método a seguir? Es sencillo:

  • Retira todas las sábanas y las fundas o el cubrecolchón y mételos en la lavadora.
  • Con ayuda de un paño, cubre toda la superficie de bicarbonato.
  • Espera unas horas que haga su efecto y deja que actúe sobre el colchón
  • Retira todo el bicarbonato con ayuda de un cepillo y un paño. Pasa la aspiradora.
  • Al cabo de una hora más o menos, utiliza un producto que le otorgue buen olor: un ambientador, limón o sucedáneo.

El bicarbonato es probablemente la opción más extendida para eliminar los malos olores, pero no es la única. Muchas personas utilizan métodos como el limón, el vinagre blanco (ojo, porque esta solución requiere de mayor tiempo de secado), los aceites esenciales o los perfumes. Prueba, con el método de ensayo y error, con la que más te guste.

Consejos para mantener un colchón convencional limpio

Los colchones son unos objetos muy delicados que pueden acompañarnos muchos años si sabemos cómo cuidarlos. Todos los fabricantes coinciden en que los usuarios han de seguir unas pautas de conservación y protección para conservar en buenas condiciones el colchón.

Una recomendación especial es darle la vuelta al colchón una vez al mes. ¿Por qué? Pues para que este transpire, que deje correr el aire, se equilibre, evitemos el desgaste por un solo lado y vuelva su disposición original. Evitaremos las temidas deformaciones. La ventilación es de suma importancia en su conservación. Por ello debemos asegurarnos de que las ventanas de la habitación están abiertas nada más despertarnos.

Un consejo básico es no hacer la cama nada más levantarnos. Lo recomendable es, una vez nos hemos levantado, estirar las sábanas y airear bien el colchón y la cama. Al paso de una o dos horas, ya podemos hacer la cama sin esa humedad que se ha concentrado durante la noche.

También es importante cubrir bien el colchón. Sobre todo si este pertenece a personas que permanecen mucho tiempo en el mismo por enfermedad o casos de movilidad reducida. Podemos investigar en el mercado hasta dar con un cubre colchón de máxima calidad o una funda decente. Este complemento será un aliado en la higiene en vuestro dormitorio. Conviene que tenga el grosor y las medidas adecuadas, que se ajuste perfectamente a las dimensiones del mismo. Evitaremos que las partículas penetren en el colchón, alargando su tiempo de vida.

Otro consejo infalible de mantenimiento es realizar cada 45 días un trabajo de aspiración en el colchón y en los recovecos de la cama. Existen en el mercado aspiradoras de mano especializadas que son muy manejables y útiles, no solo para el colchón, también para dejar limpio el coche o los sofás. Así que te recomendamos que te hagas con una de estas aspiradoras.

¿Sabías que un español de media dedica 6 horas a la semana a la limpieza? Eso es un día entero en un mes. ¿Estás seguro de que no le gustaría dedicar ese tiempo a otra cosa y dejar que otra persona se encargue de la limpieza? Nosotros podemos ayudarte con eso – Beeping es una sencilla plataforma de reservas online que te conecta con profesionales de la limpieza certificados y de confianza que harán el trabajo por ti.

La importancia de la limpieza para un descanso óptimo

Un colchón limpio es importante para el bienestar a la hora de descansar. El descanso es salud. Así de sencillo. Hemos de garantizarnos al menos ocho horas al día de buen descanso.

Cuando descansamos, el cuerpo se va recuperando del desgaste diario y se reinicia. Un sueño profundo (con una buena postura) potencia el sistema inmunitario, hace que el cerebro al día siguiente esté más activo, mejora nuestro humor y nos protege el corazón. ¿Hay mejores razones para tener en perfecto estado nuestro colchón?

Por otro lado, es imprescindible la desinfección para la gente alérgica, asmática o que necesitan entornos saludables y relajados. La higiene en el dormitorio es ineludible para estar descansados e ir sintiendo, poco a poco, los innumerables beneficios que apareja la limpieza.

Comments are closed.