Beeping

Como limpiar sofa de piel

como limpiar sofa de piel

La piel es uno de los materiales de mayor calidad de todos los que pueden servir para tapizar un sofá. Su calidad es evidente, tanto como su agradable tacto y una apariencia que encaja incluso con las decoraciones más sofisticadas.
Pero todo eso tiene una contrapartida: necesita que se le cuide adecuadamente. Sí, un sofá de piel requiere de unos cuidados muy concretos para no acabar estropeado o envejecido mucho antes de lo que tocaría. Es más, con los consejos que te vamos a dar sobre cómo limpiar un sofá de piel, el tuyo podrá durar casi indefinidamente.

¿Importa el color para limpiar un sofá de cuero?

Vamos a comenzar por un aspecto que no está del todo relacionado con los métodos de limpieza, pero que preocupa a muchas personas. Este no es otro que el de si se puede limpiar de la misma forma un sofá de cuero blanco o uno negro.
Lo cierto es que no, aunque hay algunos detalles a tener en cuenta. Para empezar, en ambos casos habrá que aplicar el mismo sistema de limpieza que luego te vamos a mostrar. Ten en cuenta que la piel es a fin de cuentas el mismo material sea del color que sea, por lo que no se debe variar la forma de la limpieza en absoluto.
En lo que sí que hay diferencia es tanto en la frecuencia de la limpieza como en la intensidad que habrá que tener en algunos pasos. Un sofá de cuero blanco es más propenso a ensuciarse por el simple uso. De esta forma, habrá que repetir la limpieza con más frecuencia y dar al paso de retirar la suciedad a una mayor profundidad.
Con todo, lo que te hemos dicho también depende de otros aspectos como las horas diarias que se use el sofá o el lugar en el que esté colocado, aunque estos dos aspectos tienes que valorarlos tú mismo.

¿Qué productos para limpiar sofás de piel son necesarios?

En la introducción ya te dijimos que la piel es delicada y que necesita de un tratamiento especial para no echarse a perder rápidamente. Por eso mismo, es fundamental que cuentes con productos específicos para su limpieza.
Por suerte, no te va a costar demasiado conseguirlos y no son caros, por lo que no debes preocuparte por ello. Es fundamental que cuentes siempre con un equipo completo de estos productos, así que te los resumimos en esta lista para que puedas verlos mejor:

  • Producto de limpieza especial para piel. El compuesto que compres debe indicar expresamente que está hecho para superficies de cuero, algo que te dará la tranquilidad de saber que estás aplicando un buen producto sobre el sofá.
  • Paños suaves de microfibra o de algodón que no dejen rastros de pelusas y cepillos de cerdas finas y suaves para evitar que la superficie de cuero del sofá pueda llegar a dañarse.
  • Productos hidratantes para terminar con el proceso de limpieza aplicando una profunda capa que sea capaz de nutrir la piel y dejarla como nueva.

Vaya por delante que también puedes limpiar un sofá de piel con algunos productos caseros. El jabón con pH neutro o las cremas para pieles sensibles son útiles. Ahora bien, te aconsejamos que elijas los detergentes pensados para pieles, ya que tienen una mayor capacidad de darle a esta superficie todos los nutrientes que son necesarios.

¿Cómo limpiar el sofá de piel?

Si ya te has hecho con el equipo completo de productos para limpiar el sofá, sigue la siguiente guía para limpiarlo de la mejor forma:

  • Retira el polvo: el primer paso para limpiar un sofá de piel es eliminar el polvo de la superficie a fondo. Para ello puedes usar un trapo completamente seco, aunque es incluso mejor si te sirves de una aspiradora que tenga accesorio para sofás.
  • Humedece la superficie: en un barreño tienes que diluir el limpiador que has comprado con un poco de agua tibia. Elige un paño de microfibra y ve humedeciendo y frotando con él la superficie del sofá. Verás que poco a poco se va levantando una fina capa de suciedad que es posible que incluso no notaras a simple vista.
  • Retira la suciedad: cuando hayas terminado de frotar con el paño húmedo, la suciedad del sofá de piel quedará sobre el mismo y estará dispuesta para que puedas retirarla definitivamente sin que esto te cueste demasiado esfuerzo. Esto puedes hacerlo con una toalla o un paño completamente seco fijándote bien que no queda ni rastro de la suciedad que ha ido apareciendo durante la limpieza.

¿Sabías que un español de media dedica 6 horas a la semana a la limpieza? Eso es un día entero en un mes. ¿Estás seguro de que no le gustaría dedicar ese tiempo a otra cosa y dejar que otra persona se encargue de la limpieza? Nosotros podemos ayudarte con eso – Beeping es una sencilla plataforma de reservas online que te conecta con profesionales de la limpieza certificados y de confianza que harán el trabajo por ti.

¿Hay que hidratar el sofá de piel limpio?

Nuestro consejo es que, al menos una vez al año, hidrates a fondo el sofá. Por supuesto, esto hay que hacerlo justo después de haberlo limpiado, ya que, de lo contrario, la suciedad se mezclará con la crema que emplees.
Pues bien, una vez que el sofá esté limpio siguiendo los pasos anteriores, tienes que proceder a hidratarlo. Toma una crema adecuada, valen incluso las de uso personal, y aplica una fina película sobre todo el sofá. Deja sin uso el mueble durante dos o tres horas para que la crema se absorba por completo y tu sofá recuperará su brillo natural consiguiendo que la piel esté como el primer día en el que este mueble llegó a tu casa.

Comments are closed.