Beeping

Cómo limpiar la nevera por dentro: paso a paso 

Cómo limpiar la nevera por dentro: paso a paso

En el frigorífico guardamos multitud de alimentos y puede convertirse en el foco de hongos, moho y bacterias si no lo limpiamos al menos una vez al mes. Y precisamente para que sepas cómo limpiar la nevera por dentro y fuera con objeto de evitar malos olores y dejarlo como nuevo, hemos elaborado una guía detallada. Además, no necesitas gastarte mucho dinero en productos para obtener una limpieza sobresaliente. ¡Empezamos!

¿Qué tener en cuenta antes de empezar?

Antes de ponerte manos a la obra, conviene que prepares todos los artículos de limpieza que emplearás, ya sea trapos, composiciones concretas o bayetas. En primer lugar deberás retirar los alimentos y dejarnos en un lugar adecuado para no alterar su calidad y evitar que se estropeen. De cualquier forma, lo recomendable es limpiar la nevera antes de comprar la comida de la semana, es decir, cuando esté medio vacía.
Te vamos a enseñar con detalle cómo limpiar bien la nevera por dentro, aunque antes de hacerlo debes desenchufarlo para evitar un derroche de energía innecesario. Una vez sacados los alimentos, quita la bandejas, los cajones y cualquier parte extraíble, y empieza a limpiar las paredes del interior.
Tras limpiar la nevera y antes de volver a colocarlo todo en su sitio, limpia las juntas de las puertas y el exterior del frigorífico, incluyendo la bandeja de drenaje. Cuando hayas terminado, vuelve a conectar el electrodoméstico a la red.
Lo cierto es que no parece tan complicado, ¿verdad? Lo único que tienes que hacer es limpiar el interior de la nevera cada 15 días y hacer una limpieza más exhaustiva cada 2 meses.

¿Qué limpiadores caseros podemos utilizar?

Antes de mostrarte cómo limpiar la nevera por dentro, debes conocer los productos naturales que puedes utilizar. Se trata de limpiadores caseros que se encuentran fácilmente en cualquier cocina. Es lo más aconsejable para limpiarla con efectividad, pues el olor de los productos químicos puede quedarse impregnado en su interior.

Jabón de lavavajillas, limón y agua caliente

Si quieres saber cómo limpiar la nevera por dentro sin desenchufar, esta mezcla resulta perfecta para los electrodomésticos que no están demasiado sucios y cuyas baldas no se han manchado con restos de alimentos o líquidos derramados. En este caso basta con verter en un aerosol entre 1 y 1,5 litros de agua caliente con zumo de limón y un poco de jabón líquido.
Antes de utilizarlo, agita bien la mezcla y aplícala en el interior de la nevera. A continuación pasa un trapo o una esponja y retira todos los restos de suciedad. Una vez termines, pasa un paño humedecido en lejía o vinagre blanco para garantizar una desinfección completa. No necesitarás emplear mucho tiempo, menos aún si se trata de limpiar una mancha puntual.

Vinagre blanco, bicarbonato, limón y agua caliente

¿Cómo limpiar la nevera por dentro con bicarbonato, limón y vinagre blanco? Es muy sencillo. Si el interior de tu nevera contiene manchas de grasa o restos de comida, puedes optar por un limpiador multiusos elaborado por ti.
Lo único que has de hacer es combinar una taza de vinagre blanco desinfectante con otra de agua caliente, el zumo de un limón y una cucharadita de bicarbonato para acabar con la grasa pegada o las manchas que no se van fácilmente con la ayuda de un paño humedecido.
Simplemente pulveriza el interior de la nevera, incluyendo techo, paredes y parte interior de la puerta, y deja que la mezcle actúe unos 15 minutos. Una vez pasado ese tiempo, pasa un trapo para eliminar cualquier rastro de suciedad.

Amoniaco y agua

Si decides utilizar amoniaco disuelto en agua, emplea la mezcla para pulverizar las áreas más sucias, dejando abierta tanto la puerta del frigorífico como la de la cocina para que el olor y el vapor fuerte que desprende se vaya.
Deja que transcurran unos minutos para que la suciedad y la grasa se ablanden, ponte unos guantes y arrastra la suciedad con ayuda de un paño humedecido en agua. Enjuágalo varias veces y no olvides limpiar también las baldas de cristal y los cajones.

Limpiadores multiusos especiales para cocinas

Si una nevera está muy sucia porque nunca antes se ha limpiado o porque se ha derramado algún colorante o producto aceitoso que dé lugar a la pérdida de su color blanco, una de las mejores opciones es recurrir a un limpiador más agresivo para eliminar el problema y terminar con el mal olor. También puedes probar con la mezcla anterior, es decir, amoniaco diluido en agua.

Pasos a seguir para limpiar un frigorífico por dentro

Sigue estos pasos tan simples y tu nevera lucirá perfecta:

  • Desenchufa el frigorífico para no malgastar energía, fruto de la luz encendida, y evitar sustos al utilizar agua durante el proceso de limpieza.
  • Retira los productos y asegúrate mientras lo haces de que están en buen estado.
  • Si se trata de una nevera antigua, elimina el hielo de su interior con un pequeño barreño de agua caliente.
  • Retira baldas y cajones, y límpialos uno por uno con agua caliente y jabón o vinagre para desinfectar y eliminar la suciedad incrustada. También puedes dejarlos reposar un tiempo en el fregadero utilizando esa misma mezcla.
  • Limpia el interior del frigorífico como ya te hemos enseñado, y no olvides limpiar la goma de las puertas con una bayeta humedecida en agua y amoniaco o vinagre para acabar con la suciedad acumulada.
  • Coloca los alimentos y añade un ambientador casero en forma de recipiente con café molido, bicarbonato o zumo de limón.

¿Sabías que un español de media dedica 6 horas a la semana a la limpieza? Eso es un día entero en un mes. ¿Estás seguro de que no le gustaría dedicar ese tiempo a otra cosa y dejar que otra persona se encargue de la limpieza? Nosotros podemos ayudarte con eso – Beeping es una sencilla plataforma de reservas online que te conecta con profesionales de la limpieza certificados y de confianza que harán el trabajo por ti.

Cómo limpiar la nevera por fuera

Limpiar el frigorífico por fuera es sencillo y sólo tendrás que hacerlo cada 3 meses, salvo que se trate de un lugar muy expuesto al polvo y la suciedad. ¡Toma nota!

  • Mezcla agua y amoniaco o jabón para limpiar el exterior. Si se trata de acero inoxidable, puedes emplear bicarbonato o vinagre.
  • Limpia la parte trasera, pero hazlo cuidadosamente para no dañar los elementos que intervienen en su funcionamiento. Aspira las bobinas y el ventilador para eliminar el polvo y con ayuda de un trapo humedecido quita la suciedad de las rejillas.
Comments are closed.