Beeping

Como limpiar el lavavajillas

como limpiar el lavavajillas

El lavavajillas es uno de esos electrodomésticos que han llegado a casa para hacernos la vida más útil. Sí, son muchos los que saben perfectamente la utilidad que tiene para ahorrarnos el tener que fregar los platos y que estos estén siempre relucientes.
Pero, por muy útil que el lavavajillas sea, también hay bastantes ocasiones en las que nos olvidamos de él. Es evidente, este electrodoméstico necesita limpiarse, ya que está en continuo contacto con muchos restos de suciedad. Para que puedas mantener el tuyo lo más limpio posible, vamos a darte una serie de trucos y consejos que vas a poder poner en práctica con toda facilidad.

Qué pasa si no se limpia el lavavajillas

No es cuestión de que este electrodoméstico esté más limpio o más sucio, es que no mantenerlo puede dar lugar a una buena cantidad de problemas que no cuesta nada evitar. Para empezar, un lavavajillas sucio no va a ser capaz de llevar a cabo su tarea con eficacia.
Sí, de él saldrán los platos o los vasos no muy limpios y, además, con un olor un tanto nauseabundo que no te gustará nada cuando uses de nuevo la vajilla.
Esto es tan fácil de evitar como lo es el hecho de llevar a cabo una correcta limpieza. Pero más allá de la suciedad y el olor, no lavar el lavavajillas puede hacer que nuestros platos, cubiertos y vasos terminen siendo una fuente de gérmenes.
El interior de este electrodoméstico es un espacio en el que la humedad y la suciedad se acumulan con facilidad siendo estos dos factores un hábitat ideal para que proliferen los parásitos de todo tipo. No es posible que haya nadie dispuesto a que su vajilla sea una fuente de infección. Por ello, lo mejor es mantenerlo siempre en perfecto estado.
No obstante, aún hay un motivo más para limpiar el lavavajillas, especialmente su filtro. Este se va atascando con el paso del tiempo y, si no se eliminan los restos de suciedad, puede crear una avería tanto en el electrodoméstico como en las tuberías encargadas de evacuar el agua. Si no quieres tener que llamar al técnico de lavavajillas o al fontanero, toma nota de los trucos de limpieza que te vamos a dar a continuación.

Antes de limpiar el lavavajillas por dentro: consejos para prevenir

Antes de iniciar el proceso de limpieza a fondo, lo cierto es que hay unos sencillos trucos que son realmente cómodos y útiles y que pueden servirnos para que el lavavajillas acumule mucha menos suciedad.
El primero de todos tiene que ver con el estado en el que dejamos la puerta cuando el ciclo de lavado termina. Saquemos o no los platos de forma instantánea, lo cierto es que conviene dejar siempre la puerta abierta en cuanto esta se desbloquea.
El motivo que nos lleva a darte el anterior consejo es muy sencillo: el interior del lavaplatos quedará cargado de humedad y puede acumular moho en diversas zonas. Sí, esto es un proceso que puede verse incluso en lavavajillas muy nuevos y evitarlo es tan sencillo como el hecho de abrir la puerta.
Es más, cuando vayas a limpiar a fondo el lavaplatos, verás que, si hay moho, este es realmente complicado de remover. Así, la mejor solución para evitar problemas es prevenir su aparición.
Por otro lado, tienes que retirar sí o sí todos los restos de comida que se queden en el lavavajillas después de uno de sus funcionamientos. Parece evidente, pero no todos los usuarios lo hacen. Cuando saques los platos limpios, verás que hay lugares en los que han quedado algunos restos. Pues bien, es el momento de retirarlos, ya que después van a terminar en lugares más complicados como el filtro obligándote a llevar a cabo una limpieza más exigente.

Diferentes métodos para lavar el lavavajillas por dentro

Vamos ya con los consejos que tenemos guardados para que puedas lavar el lavavajillas fácilmente. Como verás, puedes hacerlo incluso con productos de uso diario que tengas en casa, ya que queremos que este trabajo te resulte de lo más sencillo.

Vinagre y bicarbonato, una solución natural y barata

El primer remedio que te ofrecemos para que dejes tu lavaplatos reluciente no es otro que el de mezclar dos productos que todos tenemos en casa. La acción conjunta del vinagre y del bicarbonato sódico ha demostrado ser capaz de arrastrar toda la suciedad que se acumula en este electrodoméstico.
Además, si no tienes un bote de cada producto guardados en la despensa, comprarlos en cualquier tienda te va a costar muy poco, por lo que no podrás poner como excusa el presupuesto familiar para dejar tu lavavajillas como nuevo.
Para llevar a cabo este método, sigue estos pasos:

  • Vacía por completo el lavavajillas dejando solamente las bandejas del mismo y el resto de sus accesorios.
  • En el cajetín para el detergente, deposita tres cucharadas grandes de bicarbonato sódico.
  • Añade al fondo del lavavajillas tres tazas de vinagre blanco.
  • Cierra el lavavajillas y programa un lavado de duración media que alcance los 65 grados para que el interior del electrodoméstico quede como nuevo.

La labor de cada producto es muy distinta. Por un lado, el vinagre elimina el mal olor, mientras que el bicarbonato arrastrará toda la suciedad y las bacterias que se hayan depositado en el interior de este electrodoméstico.
Un último motivo para elegir este método: es completamente ecológico. Sí, ni el vinagre ni el bicarbonato contaminan, por lo que puedes estar tranquilo en este sentido.

Limpiamáquinas profesional

Otra opción para limpiar tu lavavajillas está en los compuestos que se venden en prácticamente cualquier supermercado o tienda. Hacerlo con estos productos es muy fácil, aunque no resultará tan económico ni ecológico como hacerlo con la solución de vinagre y bicarbonato que antes te dijimos,
Eso sí, al tratarse de productos específicos, es muy posible que los resultados sean óptimos. Estos productos están pensados para funcionar incluso con agua fría, ya que cuentan con algunos compuesto de alto rendimiento en la limpieza.
Para usarlos, solo tienes que seguir las instrucciones que indique el fabricante.

¿Sabías que un español de media dedica 6 horas a la semana a la limpieza? Eso es un día entero en un mes. ¿Estás seguro de que no le gustaría dedicar ese tiempo a otra cosa y dejar que otra persona se encargue de la limpieza? Nosotros podemos ayudarte con eso – Beeping es una sencilla plataforma de reservas online que te conecta con profesionales de la limpieza certificados y de confianza que harán el trabajo por ti.

Consejos adicionales

Aún nos quedan algunos consejos antes de terminar. Además de lo que te hemos dicho antes, no olvides que hay partes del lavavajillas que tienes que limpiar por separado. Por ejemplo, la puerta. Esta se debe limpiar con una solución de detergente y agua tibia poniendo especial atención a las gomas que sellan la máquina cuando está en funcionamiento.
Asimismo, no olvides desmontar el filtro al menos una vez al mes y limpiarlo. Para ello debes desenroscar la pieza y dejarla en remojo durante al menos una hora en una solución de agua tibia, vinagre blanco y detergente lavavajillas. Con ello conseguirás que el filtro recupere su capacidad filtrante y deje de emitir malos olores.
Como has podido ver, limpiar el lavavajillas no es tan complicado como podría parecer. Además, es algo que tiene muchas ventajas, ya que conseguirás que no se acumule la suciedad en tus platos y, además, vas a alargar la vida útil de un electrodoméstico que seguro que te hace la vida mucho más sencilla.

Comments are closed.