Atención domiciliaria: datos que demuestran su necesidad

Atención domiciliaria

Si combinamos en un mismo espacio una población con una mayor esperanza de vida, las enfermedades propias del envejecimiento y el ritmo de vida que tienen las personas que potencialmente podrían cuidar a los ancianos, el resultado es que nos encontramos con personas mayores desatendidas. Para evitar este problema es para lo que existe la atención domiciliaria, un servicio que se ha convertido en la tabla de salvación de muchas familias para dar a sus mayores una vejez digna.

Atención domiciliaria: datos que demuestran su necesidad

Como dijimos en la introducción, la cifra de personas que se adentran en la tercera edad es cada vez mayor. Para comprobar que esto es una realidad solo hace falta echar un ojo a las cifras oficiales.
Según el INE, en España contamos con más de 9 millones de personas que han superado los 64 años en la actualidad. Es cierto que a esta edad muchos de ellos todavía se valen por sí mismos y lo van a continuar haciendo durante unos años. Sin embargo, el progresivo envejecimiento de la población es algo que va a seguir creciendo.


Por ello, son cada vez más los mayores que se ven solos a edades muy avanzadas. No es que las familias no quieran hacerse cargo de ellos, es que con los actuales horarios de trabajo y ritmos de vida es imposible hacerlo. De esta forma, se da la situación de encontrarnos con una población que requiere de una atención especializada y que no tiene forma en muchos casos de recibirla.


Pero para una necesidad siempre hay una solución posible. Para la que hemos descrito, se trata de la atención domiciliaria, un servicio que tenemos que ver con mayor profundidad.

¿Quién puede disfrutar de la atención domiciliaria?

Aunque en el contexto que hemos descrito antes se ha apuntado de forma mayoritaria a los ancianos, lo cierto es que no es este el único grupo de población que puede ayudarse de estos servicios.


Lo cierto es que son muchas más las personas que acuden a este tipo de profesionales del cuidado para solucionar algún problema. Así, podríamos decir que cualquier persona que vea reducida su autonomía debido a una enfermedad o un accidente podrá encontrar en la atención domiciliaria la ayuda que necesita para cubrir todas sus necesidades de una forma sencilla y efectiva.


Esto incluye a un amplio número de personas. Es el colectivo que conocemos como dependientes y que, en muchos casos, requieren de un profesional para un cuidado adecuado que pueda cubrir sus necesidades.
Hay que tener en cuenta que estas personas pueden tener necesidades muy específicas. En algunos casos, los problemas que arrastran llegan incluso a hacer imposible el que puedan moverse o hacer acciones de lo más cotidianas como podría ser tomar una ducha o alimentarse.

Recibe CVs de cuidadores profesionales gratis

¿Crees que un ser querido podría necesitar que le echen una mano, o a alguien que le escuche y entretenga cuando tú no puedes estar con él?

¡Nos encantaría ayudarte! Beeping te pondrá en contacto con un cuidador profesional verificado y con experiencia. SIN COSTES INICIALES.

Esto es complicado que pueda ser solucionado por personas de su entorno. Los motivos de ello van tanto desde la falta de tiempo como a la nula preparación. Sí, cuidar a una persona que tiene problemas, como puede ser un anciano o alguien privado de autonomía, es algo que requiere de profundos conocimientos que aseguren el bienestar del paciente, por lo que no se puede llevar a cabo de cualquier forma.
Con todo, muchas personas no acuden a los servicios profesionales de atención domiciliaria por no tener claro lo que son.

¿Qué son los servicios de atención domiciliaria?

Lo primero que hay que tener claro cuando se habla de servicios de atención domiciliaria es que nos estamos refiriendo a un trabajo que engloba tanto una parte sanitaria como otra social.
Esto es importante, ya que hace que este trabajo de atención y servicio sea uno de los más especiales de los que se llevan a cabo por parte de un personal preparado normalmente para trabajos sanitarios.


Otra cosa que hace que la atención domiciliaria sea peculiar es su lugar de desempeño. Este no es otro que el hogar de la persona que recibe la ayuda, lo que hace que el profesional tenga que adaptarse en lugar de contar con las ventajas técnicas que tienen normalmente los espacios de trabajo de las clínicas de atención.


Esta falta de equipamiento, lógica en un hogar, es otro de los motivos que hacen que se necesite una mano de obra capaz para llevar a cabo las tareas que la atención domiciliaria requiere.


Pero aún con todo lo dicho, no podemos entender la atención domiciliaria como un bloque de medidas a adoptar, sino más bien como un conjunto de tareas que pueden darse o no según el caso. Por ello, vamos a ver con más atención las tareas que componen lo que estamos llamando como atención domiciliaria.

Higiene y curas

Este es uno de los aspectos más importantes de este tipo de atención y donde se necesita de una forma más notable la presencia de un profesional para llevar a cabo las diferentes tareas y actividades.
Las personas mayores, incluso cuando están en perfectas condiciones físicas, pueden tener problemas para llevar a cabo su higiene diaria. La falta de movilidad o los problemas mentales degenerativos son motivos más que suficientes para que ello se descuide.


Si a ello se le suma la presencia de heridas o de intervenciones que requieren de curas profesionales, todo lleva a indicar que la actividad de un profesional es fundamental en cualquier caso.

Ayuda psicomotriz

Levantarse, caminar o trasladarse de un lugar a otro es algo que parece cotidiano para la mayoría de las personas, pero que puede llegar a ser toda una pesadilla para quienes sufren de problemas de todo tipo.
Es más, los cuidadores familiares no tienen las técnicas que son necesarias para poder mover a personas sin riesgo de lesionarse ellos ni al cuidado.

Todo esto puede ser resuelto de forma muy eficiente por un profesional de los cuidados a domicilio como los que ofrecen las empresas de atención.
Con ello es posible mejorar notablemente la vida de cualquier paciente, algo que no hay que perder de vista de ninguna forma.

Alimentación

Lo que puede llevar a cabo el personal de atención domiciliaria en favor de la alimentación de las personas que necesiten sus servicios se agrupan en dos aspectos. Por un lado, estas personas muchas veces no pueden comer por sí solas, por lo que necesitan la atención de un cuidador para conseguirlo.
Pero, aunque puedan comer por ellos mismos, hay ocasiones en las que no pueden desarrollar una alimentación adecuada acorde a sus necesidades nutricionales. Por ello, estos profesionales pueden encargarse fácilmente de crear menús para paliar el problema.
Es más, son muchas las empresas dedicadas al cuidado de personas con problemas que incluso ofertan como extra las comidas diarias. Esto es una enorme ventaja, ya que, gracias a ello, es posible saber que los mayores están recibiendo los nutrientes que necesitan para mejorar de sus problemas de salud y estar en mejores condiciones físicas.

Acompañamiento

La soledad es uno de los grandes problemas en la tercera edad. Puede parecer que son los problemas del cuerpo los que más dañan a las personas dependientes, pero tras ellos puede darse el caso de depresiones motivadas precisamente por la falta de acompañamiento.
En muchos casos, la atención domiciliaria pasa precisamente por esto. Los cuidadores se dedican a hacer compañía y a incentivar que las personas que requieren de sus cuidados amplíen sus círculos de intereses a través de actividades.
Está comprobado que los mayores que no pierden la vida social muestran mayores niveles de salud y son más autónomos, por lo que es fundamental cuidar y vigilar de cerca el que las personas con cierta edad no pasen demasiado tiempo solas.

Razones para confiar en profesionales y empresas de atención domiciliaria

Tras todo lo que hemos dicho hasta el momento, es evidente que la atención domiciliaria no es una tarea sencilla. Es más, los familiares que se hacen cargo de ella pueden ser presas de problemas como el síndrome del cuidador quemado, un problema que hará que la atención que se preste sea peor y que la propia salud se vea dañada.
Es por ello que lo más aconsejable es siempre acudir a profesionales del sector. Además, son ellos los que saben perfectamente cómo cuidar a una persona con merma en su autonomía por cualquier motivo.

Recibe CVs de cuidadores profesionales gratis

¿Crees que un ser querido podría necesitar que le echen una mano, o a alguien que le escuche y entretenga cuando tú no puedes estar con él?

¡Nos encantaría ayudarte! Beeping te pondrá en contacto con un cuidador profesional verificado y con experiencia. SIN COSTES INICIALES.

Tareas tan sencillas como duchar a alguien o crear un menú especializado solo son fáciles vistas desde fuera. En el momento en el que hay que hacerse cargo de ellas, se nota que son los profesionales del sector los que tienen las habilidades necesarias para llevar a cabo esta serie de trabajos que resultan de vital importancia.


En definitiva, es importante comprender las necesidades que tienen las personas que requieren de cuidados en casa. En muchas ocasiones, estos solo pueden y deben ser prestados por empresas profesionales del sector, algo que redundará en la salud del cuidado y en la de todos aquellos que este tenga cerca.