Beeping

Cómo limpiar el frigorífico

Cómo limpiar el frigorífico

Somos lo que comemos. Y prácticamente todos los productos que ingerimos se guardan en el frigorífico. De ahí la importancia de mantenerlo limpio y en buen funcionamiento. Con ello, además de alargar la vida de los alimentos, evitarás los malos olores, generalmente provocados por restos de comida que se han quedado pegados a las paredes o en las bandejas.

Empecemos primero con cómo limpiar el frigorífico por dentro de forma profunda, para luego darte unos consejos para la limpieza exterior.

Cómo limpiar el frigorífico por dentro

Hablamos de una limpieza profunda de todos los compartimentos del electrodoméstico. Por ello es importante que la hagas cuando haya menos comida para que todo te sea más cómodo.

Descongelar y desmontar

El primer paso para limpiar el frigorífico de forma correcta es desenchufarlo para iniciar la descongelación. Mientras esto ocurre, puedes sacar todos los alimentos. Recuerda que si hay alguno congelado, es importante no volver a congelarlo para no romper la cadena de frío.

Cuando hayas sacado todos los alimentos, toca desmontar las distintas partes del frigorífico. Una vez estén todas fuera, deja el frigorífico abierto para acelerar la descongelación.

¿Qué productos de limpieza utilizar?

En ese tiempo puedes aprovechar para limpiar bandejas, cajones y demás piezas del interior del electrodoméstico. ¿Con qué productos? Es mejor no utilizar productos químicos que dejen un olor que afecte a los propios alimentos. Todo lo contrario, te recomendamos llenar un recipiente con agua caliente y jabón. Y si el frigorífico desprende malos olores, puedes añadir un poco de vinagre blanco, zumo de limón o bicarbonato, productos muy eficaces para acabar con las bacterias. Hazte con un estropajo para limpiar las zonas con la suciedad más dura, una bayeta limpia para recoger las impurezas y un par de trapos secos. Si prefieres pulverizar la mezcla para limpiar, puedes utilizar un atomizador.

Después de limpiar las partes y piezas del frigorífico, toca empezar con el interior. El procedimiento es el mismo que con las bandejas y demás: estropajo y bayeta con agua y jabón. No olvides limpiar las gomas de la puerta. Como ocurre con la lavadora, en las gomas se pueden acumular hongos que producen también mal olor.

Finalmente, deberás tener cuidado con dos partes del interior del frigorífico: el desagüe y el evaporador. Te explicamos cómo hacerlo a continuación tomando como ejemplo la limpieza de un frigorífico LG.

Cómo limpiar el desagüe evaporador frigorífico LG

Utilizamos como ejemplo un modelo LG, pero esta forma de limpieza se puede aplicar a otros frigoríficos y neveras. Todas ellas cuentan con un desagüe en la parte interior del frigorífico, en la parte de abajo o a media altura. Este recoge la humedad que genera el condensador y lo lleva a través de un orificio a una bandeja que hay en la parte exterior e inferior del frigorífico. ¿Cómo limpiar este desagüe? La mejor forma es con un kit específico de limpieza de desagües. Estos pequeños packs incluyen un alambre para limpiar el orificio por dentro y un tubo más un jeringuilla para extraer la suciedad. Así de sencillo.

Cómo limpiar el evaporador

El evaporador es la bandeja y paredes del congelador, generalmente ubicado en la parte superior del frigorífico. Sólo cuando este esté descongelado se puede limpiar el evaporador. Es importante no utilizar productos químicos, especialmente cloro. Bastará con que utilices un trapo con agua templada, jabón y un poco de limón o los productos naturales que te hemos indicado antes. Con ello acabarás de forma eficaz con los malos olores.

Cómo limpiar la parte exterior y trasera del frigorífico

Para las zonas exteriores de puertas y carcasa del frigorífico sí que puedes utilizar productos químicos. Uno muy económico y útil es el aerosol multiusos que limpia y, muy importante, dota de brillo a la superficie de tu frigorífico para que luzca impecable. No obstante, en la parte superior del frigo es posible que se haya acumulado polvo incluso insectos muertos. En esta parte puedes utilizar un desinfectamente, además de estropajo para las zonas de suciedad más duras.

Cuidado al mover el frigorífico para limpiar la parte trasera

Si no la tienes, una opción muy útil para mover el frigorífico es suspenderlo en una plataforma con ruedas que se puedan bloquear. Te lo recomendamos porque no serías el primero que, al mover de forma errónea el frigorífico, has roto el motocompresor, responsable de producir frío. Por supuesto, el electrodoméstico debe estar desenchufado.

En cualquier caso, la idea es aprovechar esta limpieza profunda para limpiar la parte de atrás del frigorífico. ¿Cómo hacerlo? Para evitar que se oxiden las piezas de metal o se desenchufe alguna conexión –especialmente en la parte de abajo– puedes utilizar el tubo de la aspiradora y a una distancia prudencial. Generalmente, en la parte trasera del frigorífico se suelen acumular pelusa y polvo. Con una buena pasada con la aspiradora conseguirás hacer desaparecer casi el 100% de la suciedad.

En cuanto al condensador –el serpentín de metal que se encuentra en la parte trasera del frigorífico– puedes utilizar también la aspiradora para absorber todo el polvo, pelusa y demás. Luego, con un trapo húmedo, un poco de jabón y con mucho cuidado, puedes proceder a limpiar las varillas y el serpentín que componen el condensador.

Colocar de nuevo las piezas interiores del frigorífico

De forma ordenada, toca colocar bandejas, cajones y demás elementos interiores. Tras esto, ya puedes conectar de nuevo el frigorífico para que empiece a congelar. Introduce los alimentos, cierra la puerta y ya tendrás tu frigorífico limpio.

¿Sabías que un español de media dedica 6 horas a la semana a la limpieza? Eso es un día entero en un mes. ¿Estás seguro de que no le gustaría dedicar ese tiempo a otra cosa y dejar que otra persona se encargue de la limpieza? Nosotros podemos ayudarte con eso – Beeping es una sencilla plataforma de reservas online que te conecta con profesionales de la limpieza certificados y de confianza que harán el trabajo por ti.

Para finalizar queremos recordarte que esta limpieza profunda la puedes realizar cada dos meses. Mientras que las limpiezas más superficiales se pueden realizar cada dos semanas o justo antes de hacer la compra, cuando el frigorífico esté más vacío.

Comments are closed.